Guardias carcelarios iniciaron huelga y no dejan ingresar comida ni visitas al Penal de Libertad

Dicen que las autoridades no han cumplido compromiso de condiciones de trabajo

El Sindicato Policial (SUPU) está en «pie de guerra» ante las autoridades carcelarias nacionales, porque las mismas no respetaron, según el sindicato, el acuerdo alcanzado en cuanto a las condiciones de trabajo.

En las últimas horas, varios integrantes del sindicato se levantaron en huelga, no permitiendo el ingreso de comida ni visitas al Penal de Libertad.

Desde las autoridades del Sistema Nacional de Cárceles se dijo a El Espectador al día, que las condiciones actuales de trabajo son infinitamente mejores a las de hace unos años atrás, y afirman que esta movida es un «mandado que están haciendo a personas externas al sistema».

Esta situación ya se dio a esta altura del año pasado y por las mismas reivindicaciones que se hacen ahora.

Los guardias realizaron la medida de protesta por estar cansados de trabajar 18 horas y tener a cargo decenas de reclusos por sector. De acuerdo a lo informado, los efectivos estaban ayunando y no descartaban iniciar una huelga de hambre.

PÉSIMAS CONDICIONES LABORALES

El Espectador dialogó con Isidoro Zuluaga, integrante del SUPU, quien dio detalles de la situación laboral actual.

«En el día de hoy que hay un día tremendo con temperaturas gélidas en las garitas donde están no tienen vidrios, no tienen puertas y ellos pasan hasta 18 y 20 horas allí y los que les toca estar en las torres no pueden bajar y tienen que buscar la manera de hacer sus necesidades en el mismo lugar allí que no tienen baños. A veces lo hacen en bolsitas que luego tiran hacia abajo. Nos dicen que se están cayendo de cansados, que no dan más, que tienen temor de desatender sus obligaciones y hace mucho tiempo que siguen pidiendo.

Las autoridades prometen que van a tomar recaudos pero hasta el día de ayer y desde el año pasado la situación sigue incambiada. Las personas están agotadas y no dan más en su físico y su equilibrio mental (…)», indicó Zuluaga.

Zuluaga describió la situación que se  vivió en el penal entre los policías que llevaron adelante la medida y las autoridades que se hicieron presentes.

«Posterior a la toma de las medidas se hicieron presentes allí las jerarquías: el coordinador Pereira Cuadra y otro coordinador y decidieron que como forma de negociar, depusieran las medidas y que no iba a haber represalia. Antes que eso ellos habían tomado a cuatro compañeros a los cuales les habían dicho que, si no deponían la actitud, los demás compañeros iban a ser sumario y baja. La negociación empezó muy mal (…)», expresó Zuloaga.

Según Zuluaga, las jerarquías, luego de hacer formar al personal, tomaron a dos de los cuatro que habían iniciado estas acciones y los enviaron a sus respectivas casas, cosa que molestó mucho a los policías.

«APAGANDO EL FUEGO CON FUEGO»

Y agregó: «No entendemos la situación, nos llama a la suspicacia porque estamos apagando el fuego con fuego y agravando aún más la situación y debilitando aún más a la guardia».

«Un tema que no es menor es la declaración de Inteligencia del Ejército de que narcos han comprado terrenos adyacentes al Penal de Libertad y los sistemas de información de Inteligencia del Ejército temen que se estén llevando allí bases de operaciones tendientes a rescatar a los narcotraficantes que están recluidos en Libertad. No entendemos  cómo manejan esta situación las autoridades que lejos de levantar la moral y solucionar los problemas graves de personal que tienen allí, los están agravando», sostuvo Zuluaga.

Por otra parte, El Espectador también dialogó con el coordinador del Aérea Metropolitana, del Sistema Nacional de Cárceles, Eduardo Pereira Cuadra, quién también se mostró muy molesto con lo expresado hasta el momento por algunos integrantes del sindicato policial.

DECLARACIONES «FUERA DE LUGAR»

«No voy a tratar de polemizar con subalternos míos porque no es correcto y no estaría bien. Involucran como que estuvo en el lugar el inspector general Alcides Caballero, y Alcides Caballero está en un congreso en México y volvía anoche, ni siquiera estaba en el país. Al que hizo las declaraciones para con el medio de ustedes ni siquiera lo conozco. No estuvo en el lugar ni estuvo conmigo. Me llama la atención que haya cuestiones que se deforman y que no tienen nada que ver con la realidad. Nadie hizo salir de formación a alguien por tal y cual causa en particular y mucho menos selectivo.

Lo que se hizo fue a pedido por orden del coordinador ejecutivo tomarle acta a determinados elementos que él entendió que estaban desubicados desde el punto de vista administrativo», aclaró Pereira Cuadra.

Pereira Cuadra dijo que están totalmente fuera de lugar las declaraciones de los integrantes del sindicato, tratándolos a los jerarcas de «nazis con actitudes similares a los que se dio en la Francia ocupada», ya que entiende que las condiciones de trabajo actuales son mejores.

«Desde que nos hicimos cargo de la Dirección Nacional de Cárceles y ahora del INR hemos tratado por todos los medios de solucionar, de mejorar las condiciones laborales y de mejorar la calidad de vida de los propios presos. A la prueba está cuántas inauguraciones se han hecho, cómo se ha mejorado el régimen alimenticio, en cuántas calorías estaban y en cuántas estamos ahora. De eso tenemos que hablar. Nosotros nunca nos hemos opuesto a que el personal plantee sus inquietudes y sus cosas en forma arreglada a derecho y a reglamento. Tiene que hacerlo en forma individual por escrito y no colectiva. Están acostumbrados a que se subieron al carro de los ganadores y esto no es así», estableció Pereira Cuadra.

RECONOCEN QUE LAS CONDICIONES «NO SON ÓPTIMAS»

Pereira Cuadra dijo que los mandos reconocen que las condiciones laborales no son óptimas, que aún hay carencias pero se están haciendo muchas mejoras desde que se dispuso de una nueva partida de dinero.

Hay mejoras «como en el Comcar, en el módulo 7 y en barracas hasta donde los propios internos han colaborado y reconocen que la infraestructura está mejorando», aseveró Pereira Cuadra.

«Hay otras acciones de carácter social que nos ha permitido el actual ministro del Interior llevar a cabo. Nosotros tenemos la pretensión, tenemos y queremos lograrlo, conjuntar las partes y hacer un plan nacional de vivienda para el personal subalterno. Nos han permitido hacer acciones de esta naturaleza y contactos. Estas cosas no se dicen, no se hablan. No es una vivienda para el que ingresó ayer. Tendrá que tener determinadas condiciones el policía y tener una antigüedad determinada. Queremos no hacer un plan nacional de vivienda y prometerle que le vamos a hacer 3, 4000 viviendas. Queremos que se hagan 200, 300 por año, pero que se haga hasta que se termine la necesidad básica», manifestó Pereira Cuadra.

NO SE TRATA DE «HACER MANDADOS»

El jerarca dijo que «estas cosas son las que él quiere que escuchen los funcionarios y no que les hagan mandados a personas ajenas al Ministerio del Interior».

«Hay indicios suficientes y hay gente inteligente que piensa y razona y esto no hay duda que es así. Eso se comunicó por email, eso se dijo a nivel público que iban a hacer tal o cual movida o no es significativo. Las noticias que rozan todo el espectro de lo que es la Dirección Nacional de Cárceles antigua y hoy en día Instituto Nacional de Rehabilitación no tiene razón de ser. Me parece que hay un vaso comunicante clarito entre una cosa y la otra», afirmó Pereira Cuadra.

En el correr de la semana, Zuluaga dijo que puede haber nuevos desacatos policiales ante el trato que recibieron por parte de los jerarcas.