Guerrilla liberará a menonita a cambio de reparto de víveres a campesinos

Asunción, 21 ene (EFE).- La guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) condicionó la liberación de Franz Wiebe, el menonita de 17 años secuestrado en julio, a que su familia reparta alimentos por valor de 100.000 dólares en dos comunidades campesinas, dijo hoy a Efe Alberto Torres, fiscal del caso.
Torres señaló que esa exigencia insta al reparto de víveres en las comunidades de Antebi Cue, en el norteño departamento de Concepción, y en Guahory (centro), donde los campesinos mantienen una disputa por la titularidad de las tierras con los colonos de la zona, en su mayoría de origen brasileño.
Los panfletos fueron hallados el miércoles dentro de unas bolsas plásticas adheridas al portón que separa las estancias Ciervo y Terranova, en el norteño departamento de San Pedro, donde fue secuestrado Wiebe, por cuya libertad la guerrilla pidió inicialmente el pago de 700.000 dólares.
Torres indicó que entre el material había una tarjeta de memoria que prueba que Wiebe se encuentra con vida, aunque no dio más detalles debido a que la investigación sigue en curso.
Por su parte, Marcial Gómez, dirigente de la Federación Nacional Campesina, dijo hoy a Efe que los campesinos de Guahory no aceptarán la entrega de víveres por rechazar los métodos del EPP, que además tiene secuestrado a un policía y a otro colono menonita.
Wiebe es el segundo miembro de la comunidad menonita de Paraguay secuestrado por el EPP, que desde hace más de un año tiene cautivo a Abraham Fehr, de 37 años, y por cuya liberación pidieron el pago de medio millón de dólares.
Desde hace más de dos años el EPP tiene en su poder al suboficial de la Policía Edelio Morínigo, de 27 años, por cuya libertad se ofreció un canje de prisioneros de la guerrilla que el Gobierno no aceptó.
En la zona norte de Paraguay, donde opera el EPP, fue secuestrado el pasado octubre el empresario ganadero Félix Urbieta, de 67 años, un hecho que apunta a un grupo escindido del EPP, que habría pedido una suma de medio millón de dólares, según los medios locales.
La familia de Urbieta comunicó esta semana que estaba dispuesta a pagar la suma, pero solicitaron una prueba de vida antes de hacer efectivo el monto.
El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008.