Hace cuatro años los medicamentos para la hepatitis C valían unos 80.000 dólares y actualmente se adquieren a 200 dólares

«Estamos muy de acuerdo con el proyecto que envía el presidente, Tabaré Vázquez, al mandatario electo, Luis Lacalle Pou, sobre algunas modificaciones al Fondo Nacional de Recursos (FNR)», aseguró el titular interino de Salud Pública, Jorge Quian. Recordó que la industria es la que valora los medicamentos de alto precio y que el Gobierno debe negociar esos costos para que todos los pacientes puedan acceder a ellos.
La propuesta presentada por el presidente Vázquez a su sucesor para que sea incluida en la ley de urgente consideración que votará el Gobierno entrante consiste básicamente en que el FNR no debería contemplar las solicitudes de medicación de alto precio y otros procedimientos que no estén incluidos en los protocolos del Ministerio de Salud Pública (MSP).
Recientemente, el mandatario argumentó que surgen a diario medicamentos tremendamente costosos, cuyos efectos terapéuticos no están garantizados por la validez científica.
«Los jueces muchas veces dictaminan su aplicación por razones humanitarias», arriesgando indirectamente la viabilidad del fondo, dijo este lunes 30 el ministro interino de Salud Pública, Jorge Quian, consultado por la Secretaría de Comunicación Institucional de Presidencia.
«Uruguay tiene un joya, que es el FNR, por el cual desde el año 2005, además de procedimientos, se incorporaron más de 50 medicamentos de precio alto, que curan o mejoran notoriamente la calidad de vida de los pacientes», indicó.
Asimismo, recordó, a modo de ejemplo, que hace cuatro años los medicamentos para la hepatitis C valían unos 80.000 dólares y que actualmente se adquieren a 200 dólares o menos.
«Cuando salían 80.000 dólares se pretendía que el FNR los otorgara y, gracias a que el país buscó precios accesibles, hoy todos los pacientes con esa patología los reciben», agregó.
Quian explicó que hace unos 20 días en una reunión mantenida en la sede de la Presidencia uruguaya, junto con las cátedras de Oncología y Medicina Legal y el Poder Judicial, «se estuvo hablando de que este no es un problema del Uruguay, es un problema del mundo, porque los medicamentos de alto precio los valora la industria, lo cual hace que los gobiernos de presupuestos limitados, como el nuestro, se enfrenten a problemas difíciles de resolver».
La mayoría de los medicamentos que los pacientes reclaman por la vía legal al Fondo Nacional de Recursos son oncológicos, de precios inviables, y que pueden llegar a extender la vida solo algunos pocos meses, y presentan efectos secundarios.