Hasta que Bernasconi dijo…¡basta!

River Plate (2) – Parque Solari (1)

Basta al River Plate de querer y no poder. Basta al River Plate que manejó más la pelota en la recta final, pero sin cuota de llegada. Basta a las limitaciones ofensivas que River Plate desnudó y basta a la desolación que en el hincha padeció, cuando en los 25’ de esa recta final, Nicolás Márquez rechazó el impacto de Julio Santín en el penal. Basta con las dudas porque River reclamaba ganar, para ir expulsando las dudas. Basta con más de una bronca por las pelotas que se fueron perdiendo en el destino incierto. Sobre los 35’, a diez minutos del final, la mano en el área. El segundo penal inapelablemente sancionado por Marcelo Díaz. Y basta de suspenso. Fue la decisión por Pablo Bernasconi. Contra el palo derecho y a media altura. Taponazo con fiereza incluída. El “Nico” no llegó, pese a que intuyó. Fue el 2 a 1 de River Plate.
Sufrido. Pero también soñado. 6 puntos en 6. Se fue a 19. Oxígeno a los pulmones.
ESO DE PARQUE: ESO
El punto de Parque Solari en la tabla. Sin embargo, fue digno sobre todo en el primer tiempo. Después del golazo de Saldivia, llegó al empate por el autogol de Jorge Dalmao. Incluso en el segundo fabricó dos chances netas. Primero Barcellos y después  Albernaz. Fue la hora de Robert Campos, el golero de River. Qué fue pasándole a Parque?: la merma física. Hasta el descontrol táctico en la zona de volantes, aunque en defensa fue haciendo germinar el funcionamiento unitario, sólido, a la medida.
River Plate con la pelota, pero sin explotar arriba. La ausencia de variantes. Fue y se repitió. Sin Ángelo Sagradini, le cuesta más. Le costo más. De todas maneras, hay que admitirle la vocación para ir y buscar. Hasta de puro porfiado. Hasta el suspenso por ese primer penal que no fue y ese segundo a manera de desquite. Cuando en medio de un partido que nunca dejó de ofrecer dinámica puntual y entrega generosa, Bernasconi le dijo basta a la maldición gitana. Perforó con dinamita. Gritó a los cuatro  vientos. En la noche del River que llegó a la costa. Tres puntos más. ¿Los definitivos?. Por lo menos River sabe que fue noche de oxígeno en  los pulmones. Y bien que lo sabe.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Basta al River Plate de querer y no poder. Basta al River Plate que manejó más la pelota en la recta final, pero sin cuota de llegada. Basta a las limitaciones ofensivas que River Plate desnudó y basta a la desolación que en el hincha padeció, cuando en los 25’ de esa recta final, Nicolás Márquez rechazó el impacto de Julio Santín en el penal. Basta con las dudas porque River reclamaba ganar, para ir expulsando las dudas. Basta con más de una bronca por las pelotas que se fueron perdiendo en el destino incierto. Sobre los 35’, a diez minutos del final, la mano en el área. El segundo penal inapelablemente sancionado por Marcelo Díaz. Y basta de suspenso. Fue la decisión por Pablo Bernasconi. Contra el palo derecho y a media altura. Taponazo con fiereza incluída. El “Nico” no llegó, pese a que intuyó. Fue el 2 a 1 de River Plate.

Sufrido. Pero también soñado. 6 puntos en 6. Se fue a 19. Oxígeno a los pulmones.

ESO DE PARQUE: ESO

El punto de Parque Solari en la tabla. Sin embargo, fue digno sobre todo en el primer tiempo. Después del golazo de29 8 12 030 Saldivia, llegó al empate por el autogol de Jorge Dalmao. Incluso en el segundo fabricó dos chances netas. Primero Barcellos y después  Albernaz. Fue la hora de Robert Campos, el golero de River. Qué fue pasándole a Parque?: la merma física. Hasta el descontrol táctico en la zona de volantes, aunque en defensa fue haciendo germinar el funcionamiento unitario, sólido, a la medida.

River Plate con la pelota, pero sin explotar arriba. La ausencia de variantes. Fue y se repitió. Sin Ángelo Sagradini, le cuesta más. Le costo más. De todas maneras, hay que admitirle la vocación para ir y buscar. Hasta de puro porfiado. Hasta el suspenso por ese primer penal que no fue y ese segundo a manera de desquite. Cuando en medio de un partido que nunca dejó de ofrecer dinámica puntual y entrega generosa, Bernasconi le dijo basta a la maldición gitana. Perforó con dinamita. Gritó a los cuatro  vientos. En la noche del River que llegó a la costa. Tres puntos más. ¿Los definitivos?. Por lo menos River sabe que fue noche de oxígeno en  los pulmones. Y bien que lo sabe.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

ASÍ PASÓ
Campo de juego: Parque Ernesto Dickinson. Árbitro central: Marcelo Díaz (Muy bien). Asistentes: Éver Fernández-Julio Andrade. Entradas vendidas: 42. Recaudación: $ 3.500. Asistencia: 120 aficionados.
RIVER PLATE (2)- Robert Campos 4; José Rodríguez 3, Jorge Dalmao 3, Bernardo De Cuadro 2 (Pertuzatti), Adrián Bidart 3; Walter Monchetti 3, Edgard Sequeira 2; Anthony Saldivia 2, Pablo Bernasconi 4; Ignacio López 2, Julio Santín 2. Director Técnico: Eduardo Noel Mazzarino.
PARQUE SOLARI (1)-Nicolás Márquez 3; Federico Da Costa 2 (Castro), Ruben Bidondo 3, Ignacio Da Silva 2, Marco Rodríguez; Sebastián León 2, Alejandro Bravo 3, Eduardo Barcellos 3; Alejandro Olivera 2, Bruno Paulino 2, Alexander Albernaz 3.
Director Técnico: Walter Farías-Juan Mintegui.
GOLES: 10’ Saldivia (RP); 14’ autogol de Dalmao (PS). Segundo tiempo: 35’ de penal, Pablo Bernasconi (R.P).
Observaciones: a los 25’ del segundo tiempo, Nicolás Márquez le rechazó un remate a Santín, desde el punto penal.
EL MEJOR DE LA CANCHA: Robert Campos-Pablo Bernasconi.
EL MEJOR DE PARQUE SOLARI: Alexander Albernaz.






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...