Hay cuatro personas indagadas por el crimen de Yamila Rodríguez

Los padres y dos hermanas de Yamila Rodríguez, la adolescente de 15 años que apareció decapitada en la zona de El Jaguel, en Maldonado, fueron citados a declarar a la Justicia informaron a El Observador fuentes de la investigación.
El cuarto de la casa de su hermana en el que dormía la adolescente se parece a la escena de un crimen. A simple vista, se percibe solo una mancha tenue sobre la moquet gris del piso. Pero el ensayo de luminol realizado por la Policía en la noche del lunes detectó un charco de sangre, que intentó ser borrado, junto a un rastro que indica el arrastre de un cuerpo ensangrentado, informaron fuentes del caso a El Observador. El luminol es una prueba que genera reacción de quimioluminiscencia sobre la sangre.
Debajo de la moquet que cubre al piso de madera, la Policía encontró una sábana, funda de un colchón, ensangrentada de arriba abajo. Los técnicos también extrajeron de ese cuarto muestras de un mechón de pelo con sangre, y gotas de sangre que había sobre un sillón, cerca de la cama. La colilla de un cigarrillo, un chicle y huellas dactilares en el cenicero completan lo relevado en la escena.
Por estas horas, Policía Científica coteja el ADN extraído de los restos de sangre y pelos con el de Yamila. En su vagina, se detectó semen, aunque el médico forense Gustavo Ventura, apuntó que no había señales de violación. El semen también podría orientar la investigación, ya que contiene ADN.
En caso de que la sangre encontrada en el cuarto donde dormía en casa de su hermana pertenezca a Yamila, la investigación se concentrará en su familia y, concretamente, en su hermana.
Nuevo allanamiento en casa de la hermana
En la mañana de este miércoles, el juez Gerardo Fogliaco allanó nuevamente la casa de la hermana de Yamila donde se encontró la sangre. En la tarde, el juez dispuso la libertad de dos detenidos. Se trata de un hombre 38 y una mujer de 18, con las personas que se vio a Yamila por última vez en la noche del domingo 2 de noviembre al subir a una camioneta gris 4×4, informó el vocero de la Jefatura de Policía de Maldonado, Víctor Iraola, a El Observador.
Una mujer de 19 años y otro de 24, que habían sido detenidos este martes, permanecen como indagados. A su vez, en la tarde de este miércoles, se sumaron dos indagados. Se trata de una muchacha de 19 años y un hombre de 32. En definitiva, tras la liberación y las nuevas detenciones, hay cuatro indagados.
Tres escenarios
El forense del caso distingue tres escenarios del crimen, según informaron las fuentes consultadas: el lugar donde fue asesinada, la calle en la que apareció la cabeza y la cuneta en la que después apareció el cuerpo.
Ventura explicó a FM Gente que la causa de la muerte fue un golpe en la cabeza que le provocó la fractura de huesos del cráneo. “Las amputaciones fueron realizadas después de muerta”, agregó.
“No fue una sierra. Fue un corte perfecto. Bien delineado. Cortó los músculos al ras, al mismo tiempo”, relató. Según explicó, el corte se hizo a nivel de las vértebras; mientras que la incisión en el brazo se hizo a nivel de la articulación con la misma arma. “Es muy factible que (el asesino) tenga conocimiento” sobre el uso de una cuchilla, apuntó el forense.

Los padres y dos hermanas de Yamila Rodríguez, la adolescente de 15 años que apareció decapitada en la zona de El Jaguel, en Maldonado, fueron citados a declarar a la Justicia informaron a El Observador fuentes de la investigación.

El cuarto de la casa de su hermana en el que dormía la adolescente se parece a la escena de un crimen. A simple vista, se percibe solo una mancha tenue sobre la moquet gris del piso. Pero el ensayo de luminol realizado por la Policía en la noche del lunes detectó un charco de sangre, que intentó ser borrado, junto a un rastro que indica el arrastre de un cuerpo ensangrentado, informaron fuentes del caso a El Observador. El luminol es una prueba que genera reacción de quimioluminiscencia sobre la sangre.

Debajo de la moquet que cubre al piso de madera, la Policía encontró una sábana, funda de un colchón, ensangrentada de arriba abajo. Los técnicos también extrajeron de ese cuarto muestras de un mechón de pelo con sangre, y gotas de sangre que había sobre un sillón, cerca de la cama. La colilla de un cigarrillo, un chicle y huellas dactilares en el cenicero completan lo relevado en la escena.

Por estas horas, Policía Científica coteja el ADN extraído de los restos de sangre y pelos con el de Yamila. En su vagina, se detectó semen, aunque el médico forense Gustavo Ventura, apuntó que no había señales de violación. El semen también podría orientar la investigación, ya que contiene ADN.

En caso de que la sangre encontrada en el cuarto donde dormía en casa de su hermana pertenezca a Yamila, la investigación se concentrará en su familia y, concretamente, en su hermana.

Nuevo allanamiento en casa de la hermana

En la mañana de este miércoles, el juez Gerardo Fogliaco allanó nuevamente la casa de la hermana de Yamila donde se encontró la sangre. En la tarde, el juez dispuso la libertad de dos detenidos. Se trata de un hombre 38 y una mujer de 18, con las personas que se vio a Yamila por última vez en la noche del domingo 2 de noviembre al subir a una camioneta gris 4×4, informó el vocero de la Jefatura de Policía de Maldonado, Víctor Iraola, a El Observador.

Una mujer de 19 años y otro de 24, que habían sido detenidos este martes, permanecen como indagados. A su vez, en la tarde de este miércoles, se sumaron dos indagados. Se trata de una muchacha de 19 años y un hombre de 32. En definitiva, tras la liberación y las nuevas detenciones, hay cuatro indagados.

Tres escenarios

El forense del caso distingue tres escenarios del crimen, según informaron las fuentes consultadas: el lugar donde fue asesinada, la calle en la que apareció la cabeza y la cuneta en la que después apareció el cuerpo.

Ventura explicó a FM Gente que la causa de la muerte fue un golpe en la cabeza que le provocó la fractura de huesos del cráneo. “Las amputaciones fueron realizadas después de muerta”, agregó.

“No fue una sierra. Fue un corte perfecto. Bien delineado. Cortó los músculos al ras, al mismo tiempo”, relató. Según explicó, el corte se hizo a nivel de las vértebras; mientras que la incisión en el brazo se hizo a nivel de la articulación con la misma arma. “Es muy factible que (el asesino) tenga conocimiento” sobre el uso de una cuchilla, apuntó el forense.