Hay padres que ya tienen a sus hijos en el liceo y emociona verlos cada año dando una mano al Jardín 103 en este día

Gabriel Ferrére es hijo de la Maestra Graciela Castellini, cuyo Jardín 103 lleva su nombre desde 1988 por haber sido la precursora de dicho centro de estudios. Gabriel Ferrére es contador público, y por lo que él llama su formación profesional, se le hace difícil hablar de ciertos temas, pero es hablar del Día de la Madre y los festejos que desde hace más de treinta años se celebran en el Jardín 103 y sus sentimientos afloran rápidamente, y emocionado nos habla del especial momento que vive cuando llega este día.

- Ante un nuevo Día de la Madre, ya es un clásico los festejos del Jardín 103, ¿cuántos años ya?
– Esta tradición la viene impulsando la Comisión de Fomento desde ya hace prácticamente treinta años, el Jardín

Perfil de: Gabriel Ferrere Casado, tiene tres hijos. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser futbolista. Es hincha de Nacional y de Ferro. ¿Una asignatura pendiente? Varias que se van a ir dando.  ¿Una comida? Lomo a la pimienta.  ¿Un libro? La Biblia.  ¿Una película? Gandhi.  ¿Un hobby? Fútbol Sénior.  ¿Qué música escucha? Variada, de todo tipo.  ¿Qué le gusta de la gente? La capacidad de sonreír y disfrutar.  ¿Qué no le gusta de la gente? El negativismo y la mediocridad.

Perfil de: Gabriel Ferrere
Casado, tiene tres hijos. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser futbolista. Es hincha de Nacional y de Ferro.
¿Una asignatura pendiente? Varias que se van a ir dando.
¿Una comida? Lomo a la pimienta.
¿Un libro? La Biblia.
¿Una película? Gandhi.
¿Un hobby? Fútbol Sénior.
¿Qué música escucha? Variada, de todo tipo.
¿Qué le gusta de la gente? La capacidad de sonreír y disfrutar.
¿Qué no le gusta de la gente? El negativismo y la mediocridad.

tiene mayor antigüedad, pero el festival de hacerlo con fines de festejos y de recaudación de fondos para los gastos recurrentes del Jardín en materia de inversiones ya tiene más de treinta años.

- ¿Cómo recuerda su primer Día de la Madre en el Jardín 103?
– Mi primer Día de la Madre data ya de inicios de los 70, como niño que concurrí al Jardín 103 en su local viejo (de calle Chiazzaro, alquilado a la familia Popelka). En el último año de Jardín participamos de la inauguración de su nuevo local, que se inauguró en 1975, en avenida Barbieri.
Ya después, al retorno de estar estudiando y trabajando en Montevideo hicimos la etapa como padre con nuestro hijo y ya después, como integrante de la Comisión de Fomento.

- Recordemos qué une a su familia con el Jardín 103.
– El Jardín 103 es parte de la idiosincrasia de nuestra familia y los valores que pregonamos… (se emociona) Mi mamá tuvo cáncer, yo tenía tres o cuatro años, y los últimos años que tuvo cáncer, ella como que fue esperando para poder ver inaugurado el Jardín.
A los pocos días, no alcanzó dos semanas de que se inauguró, y falleció. Entonces, todo tiene una connotación muy importante.

- Su familia siempre estuvo muy involucrada en la historia del Jardín 103.
– Mi familia no tiene mucho capital, lo que siempre hizo fue meterle cariño y laburo al Jardín.
Hubo otras familias, estuvo la Curia también que donaron parte del predio, y familias que donaron parte del capital al arranque de lo que fue el Jardín. Siempre se trabajó en donaciones pequeñas, como la campaña del ladrillo, donde cada madre llevaba un ladrillo, nunca hubo un gran mecenas que apalancó al Jardín.

- ¿Por qué siempre esa predilección especial por los niños?
– Mi mamá fue una precursora en el tema de niños en el interior.
Según me dicen, fue una estudiosa del tema, tenía un cariño especial para atraer y estimular a los chicos, como con la música y otro tipo de actividades que sacaban lo mejor del niño, más allá de su entorno o de la situación complicada o no de la familia, tenían en el Jardín siempre un espacio donde poder expresarse y poder desarrollar su intelecto y sus capacidades motivacionales.

- A medida que van pasando los años, cada vez que llega este día, pareciera que usted reforzara ese compromiso que tiene con el Jardín.
– Sí, pero estoy yo junto a un montón de papás que tienen ya, como en el caso mío y de mi familia, a sus chicos en el liceo y siguen colaborando. Hay gente de muy bajos recursos que va y sabe que parte de su retorno a la comunidad es con sus gurises…

- Y con los que vendrán…
– Claro, ese es el tema. En una sociedad cada vez menos solidaria, para laburar sin rédito, por la comunidad, cada vez hay menos gente en el entorno. Y acá hay gente que hace años que viene metiendo. La verdad que es emocionante.

- ¿A qué le adjudicaría el éxito que implica en particular el festejo de este día tan especial para las madres organizado cada año por el Jardín 103?
– Pienso que las mamás son intocables, no solo en Uruguay, en el mundo entero. Entonces, es difícil que vos pidas algo para una madre y te digan que no o que te cierren una puerta. También creo que los papás que trabajamos en esta fiesta, estamos enseñando a nuestros hijos lo que es el trabajo comunitario y el trabajar por ellos.
Uno piensa que también a los niños les debe gustar ver a sus papás trabajando en esto, en su Jardín y que con eso se está construyendo para poder pagar a los auxiliares, para gastos, para arreglar los aires acondicionados, las goteras, mobiliario nuevo, un montón de cosas como tener que reponer cosas que nos han robado porque hemos sido víctimas de robos, roturas de vidrios…

- En un mundo tan materialista, enseñar valores con ejemplos debe de ser lo más importante…
– Efectivamente. Esa es un poco la idea. Y cada vez que publicamos el librillo del Día de la Madre con publicidad de padres y empresas amigas, siempre igual hay espacio para transmitir valores, algo que siempre fue parte del Jardín.
Más allá que se personifica en mi mamá, se trata de valores. Es toda la gente que trabajó en la Comisión de Fomento, desde el inicio que fue vital para poder liderar todo el tema de recaudar fondos para construir esto.

- ¿Qué lo llevó a los números?
– Tradición familiar. Mi abuelo fue bancario, mi padre fue funcionario público de DGI. Siempre me gustaron los números.
Hoy cada vez los números son menos parte de mi vida, hoy trato de concentrarme más en generar valor económico, no tanto en los números que para eso tengo un muy buen equipo de doce chicos que me ayudan a poder redondear los números.
También lo hacemos en el Jardín, donde básicamente estoy en la parte de las finanzas, que es una de las comisiones, desde donde damos apoyo a otras comisiones, como la de asado, la de publicidad, repostería, manualidades, que son cada una de las líneas de negocios que tenemos en el Día de la Madre.

- Pasan los años y siempre se lo ha visto trabajando en la Comisión de Fomento del Jardín 103, es como si nunca se hubiese ido…
– Fui a estudiar a Montevideo de Contador en el 88, después quedé trabajando allá. Cada vez que venía a Salto sentía como la necesidad de venir a vivir acá. En un momento, teniendo mi estudio montado en Montevideo, optamos por hacer la aventura de mudarnos a Salto con nuestros chicos y me vine a trabajar. Me gusta mi trabajo y hoy por hoy lo puedo hacer perfectamente acá, tengo muchos clientes de Montevideo, la mayoría. Entonces, en 2007 volvimos a Salto.
Llegamos, mi hermana era presidente de la Comisión de Fomento hasta ese momento y me entregó el trono en bandeja (risas), y a partir de ahí estamos trabajando en el Jardín.
Entré a la Comisión de Fomento en esa época, siempre priorizo a que otros papás tengan el cargo de secretaría, presidencia, yo siempre estoy apoyando en todo lo que sea pero nunca siendo cabeza de lanza.

- También lo hemos visto siempre interesado en las distintas instancias que propone el Centro Comercial, como con las videoconferencias de los Almuerzos de ADM, siempre interesado en los temas económicos del país.
– Sin duda, en esos temas y también en esos proyectos locos que surgen en Salto, pocos probables que salgan pero hay que hacerle un seguimiento para ver si efectivamente hay alguna oportunidad, porque según la forma de ver, cada uno puede contribuir a que su terruño tenga un desarrollo distinto al que se está acostumbrado.
Sin duda que Salto es un hermoso lugar para vivir y pienso que la gurisada debería tener mayor oportunidad para poder desarrollarse profesional y laboralmente.
Entonces, todo lo que anda en la vuelta, nos arrimamos a aprender, a escuchar a la gente que opina otras cosas, y también para participar en proyectos que por más disparatados que puedan parecer, hay que estudiarlos.

- Hasta por una cuestión de la biología, uno trabaja hasta cierta edad para uno mismo, pero después ya comienza a trabajar para mejorar el mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos.
– Es lindo trabajar pensando en el futuro. Es lindo también cuando ves que el trabajo que aquí se hace trasunta en obras y en chicos que están bien atendidos. Ya hay muchos casos de chicos con capacidades diferentes que se han integrado aquí en el Jardín 103 junto a un auxiliar de tutelaje, y van saliendo adelante dentro de lo posible. Aparte se reciben reconocimientos que este trabajo rinde y que se retroalimenta permanentemente.

- Cuando llega el Día de la Madre es un día muy especial para usted.
– Si… la verdad que sí. Arranco generalmente a eso de las 7.30 primero que nada y paso por EL PUEBLO a levantar los diarios, y le pido a Adriana (Martínez) un montón de papeles aparte porque nos sirve para apoyar y envolver el asado, así que la gente de EL PUEBLO nos da una mano muy importante.
A esa hora ya hay gente que está armando el fuego para poder tener todo pronto cosa que a eso de las 10 ya estemos entregando asado, porque hay gente que va antes a comprar el asado. Ahora también dos de mis hijas trabajan en la parte de repostería, hacen masas, mi mujer ayuda en la parte de fijar los precios.
Estamos todos ahí colaborando, porque se viene la vorágine de gente para hacer sus compras entre las 10.30 hasta las 12.30, estamos tapando agujeros donde falte gente estamos trabajando ahí. Y hasta las 15.30 estamos haciendo arqueos de caja y cerrando cuentas. Generalmente, no hay almuerzo en el Día de la Madre en casa, estamos en el Jardín acompañando a toda la gente que trabaja todo el día junto a nosotros, y el festejo familiar se posterga hasta la noche.

- ¿Qué mensaje le gustaría dejar a todas las madres en su día?
– Que este domingo Dios bendiga a todas las madres del mundo y en especial a la mía.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...