“Hay que dejar claro quien es el que manda”

La temática referíl suele ser de permanente impacto en el fútbol salteño. Y en la medida que avanza la disputa de cada torneo, las designaciones desde el Colegio, generan la sistemática especulaciones. Es del caso desde EL PUEBLO, recrear cuestiones esenciales. Han coincidido los grandes del arbitraje en el mundo del fútbol. Repasemos.
*********
“Si no se tiene personalidad el partido se puede escapar de las manos fácilmente. Los jugadores se suben a las barbas y no hay nada que hacer. Hay que imponerse desde el primer minuto y dejar claro quién manda. Eso no significa sacar tarjetas a diestro y siniestro. Una simple mirada o un par de palabras convincentes es suficiente para que los jugadores te respeten”
**********
“El típico árbitro protagonista no llega muy lejos en el mundo del fútbol. Los protagonistas deben ser los jugadores.
Cuando eso no es así, todo el mundo está pendiente de lo que va a señalar el colegiado, que normalmente pierde los papeles y no pita con el reglamento en la mano.
No hay nada peor que un árbitro protagonista. El secreto de un buen árbitro es pasar desapercibido.
Si nadie habla de él es que ha hecho muy bien su trabajo”
**********
Para terminar, hay que hacer un llamamiento al diálogo. Ser de tarjeta fácil no lo convierte en un árbitro muy respetado. En todo caso te tendrán miedo por esa forma de actuar, pero no será el preferido para pitar partidos de alto voltaje. Para ello la necesidad de determinado dialogo, pero siempre demostrando quién es el que tiene la última palabra”.