Hay que disfrutar del cierre del carnaval con costos que no se ven todos los meses

Con una inflación de precios que llega al 10 por ciento sin temor a equivocarnos, pero que aún así el Gobierno afirma que “no hay descontrol de precios”, los salteños nos pusimos a sacar cuentas para ver si podemos asistir al cierre del carnaval, última fiesta de una serie de eventos que comenzaron hace como un mes y que tiene a los lugareños con ganas de más, por el destaque que tuvo la fiesta este año.
Este sábado es el cierre del carnaval con el último desfile que irá por calle Uruguay desde las diez de la noche y que trae espectáculos de primer nivel, como broche de oro a lo que fue, con aciertos y errores una gran fiesta popular.
Pero como toda gran fiesta hay que abrir la billetera y ver cuánto nos cuesta poder acceder a la misma, de lo contrario, la veremos por televisión y aún así, siempre habrá que pagar algo.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuanto sale sentarse en una mesa del centro de la ciudad para disfrutar del desfile del carnaval y usted verá que eso de popular y gratuito, no tiene tanto.
LISTOS PARA EL BAILE
Bañarse y vestirse quizás no tengan un costo en sí mismo, a no ser por el gasto de agua y electricidad, así como también en el caso de que la salida haya sido motivo de compras de alguna prenda especial para lucir en la noche de cita. Aunque a sabiendas de que el carnaval es una celebración en la que la gente concurre en forma espontánea, por lo general no hay salidas de fiesta ni gastos mayúsculos en ese aspecto.
Aunque el solo hecho de aprontarse para ir a cenar a una mesa en la noche de carnaval ya impone otro estilo y la gente gasta. Un arreglo en la peluquería femenina ronda los 850 pesos y una compra mínima, llámese blusa, pollera o sandalias promedia los 1.200 pesos.
Pero el salir de casa es el hecho, y eso cuesta, ya sea por si nos tomamos un ómnibus y pagamos 6 pesos de boleto, o por si nos tomamos un taxi y pagamos por lo menos 150 pesos. Ni hablar si nos movemos en conducción propia y ponemos nafta, pero además vamos con el riesgo de sufrir una rotura o peor aún el robo del vehículo.
Aunque mejor pensemos en forma positiva, y digamos que ya llegamos a la fiesta. Entonces tenemos que pagar por una mesa en una pizzería del centro, cuyo precio oscila en los 1 mil pesos para cuatro personas, y un poco más dependiendo de la cantidad de asistentes.
El tema es el costo de una cena para cuatro personas, cuyo monto ronda los 1.500 pesos uruguayos. Dependiendo siempre de lo que consuma cada uno, pero aún así, el costo promedio es ese, ya que los precios lejos de bajar, subieron.
Por lo tanto, tomarse un refresco oscila entre los 60 y 85 pesos, una cerveza se paga entre 110 y 140 pesos la botella, mientras que una pizza con muzzarella de tamaño familiar, cuesta entre 190 y 210 pesos, y un chivito al plato puede valer entre 165 pesos y los 285, dependiendo de cómo quiera consumir cada uno.
Asimismo, hay platos más baratos como las hamburguesas que cuestan entre 115 y 145 pesos en promedio, o si nos vamos para el otro lado pagamos un entrecot con guarnición de 320 pesos, en adelante.
Luego viene un postre, que puede ser la compra de un helado para el nene, con precios que van a partir de los 50 pesos uruguayos, hasta alguna torta helada o un postre similar con un precio promedio de 120 pesos.
En total, si uno suma el dinero que gasta desde que salió de la casa, se sentó en la pizzería, se dio una panzada una vez en la vida sin temor a tener que comer arroz al día siguiente para reponer lo gastado, el gasto ronda 200 pesos por persona, por lo menos en promedio, a lo que le sumamos el costo de la mesa y siempre suponiendo que se trata de cuatro personas, el costo total al final ronda entre los 2.100 y los 2.500 pesos por familia que pretenda ir a pasarla bien.
También están aquellos que deben conformarse con haber comprado una silla por 40 pesos y tomarse una coca cola de 20 pesos el vaso y un pancho de 35 pesos. Con lo cual el costo por persona ascendería a los 100 pesos, que en el caso de una familia de cuatro personas tendría un gasto no menor a los 500 pesos.
Más de esto, aunque hay que escribirlo porque hablar de números es el ley motive de esta sección, lo más importante es celebrar y vivir a pleno, de la mejor manera posible el carnaval, que ya termina.
Pero no desespere que para gastar siempre hay tiempo. Ahora se viene el arranque de clases y en cinco semanas más, la semana Santa Criolla o de Turismo.

Con una inflación de precios que llega al 10 por ciento sin temor a equivocarnos, pero que aún así el Gobierno afirma que “no hay descontrol de precios”, los salteños nos pusimos a sacar cuentas para ver si podemos asistir al cierre del carnaval, última fiesta de una serie de eventos que comenzaron hace como un mes y que tiene a los lugareños con ganas de más, por el destaque que tuvo la fiesta este año.

Este sábado es el cierre del carnaval con el último desfile que irá por calle Uruguay desde las diez de la noche y que trae espectáculos de primer nivel, como broche de oro a lo que fue, con aciertos y errores una gran fiesta popular.

Pero como toda gran fiesta hay que abrir la billetera y ver cuánto nos cuesta poder acceder a la misma, de lo contrario, la veremos por televisión y aún así, siempre habrá que pagar algo.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuanto sale sentarse en una mesa del centro de la ciudad para disfrutar del desfile del carnaval y usted verá que eso de popular y gratuito, no tiene tanto.

LISTOS PARA EL BAILE

Bañarse y vestirse quizás no tengan un costo en sí mismo, a no ser por el gasto de agua y electricidad, así como también en el caso de que la salida haya sido motivo de compras de alguna prenda especial para lucir en la noche de cita. Aunque a sabiendas de que el carnaval es una celebración en la que la gente concurre en forma espontánea, por lo general no hay salidas de fiesta ni gastos mayúsculos en ese aspecto.

Aunque el solo hecho de aprontarse para ir a cenar a una mesa en la noche de carnaval ya impone otro estilo y la gente gasta. Un arreglo en la peluquería femenina ronda los 850 pesos y una compra mínima, llámese blusa, pollera o sandalias promedia los 1.200 pesos.

Pero el salir de casa es el hecho, y eso cuesta, ya sea por si nos tomamos un ómnibus y pagamos 6 pesos de boleto, o por si nos tomamos un taxi y pagamos por lo menos 150 pesos. Ni hablar si nos movemos en conducción propia y ponemos nafta, pero además vamos con el riesgo de sufrir una rotura o peor aún el robo del vehículo.

Aunque mejor pensemos en forma positiva, y digamos que ya llegamos a la fiesta. Entonces tenemos que pagar por una mesa en una pizzería del centro, cuyo precio oscila en los 1 mil pesos para cuatro personas, y un poco más dependiendo de la cantidad de asistentes.

El tema es el costo de una cena para cuatro personas, cuyo monto ronda los 1.500 pesos uruguayos. Dependiendo siempre de lo que consuma cada uno, pero aún así, el costo promedio es ese, ya que los precios lejos de bajar, subieron.

Por lo tanto, tomarse un refresco oscila entre los 60 y 85 pesos, una cerveza se paga entre 110 y 140 pesos la botella, mientras que una pizza con muzzarella de tamaño familiar, cuesta entre 190 y 210 pesos, y un chivito al plato puede valer entre 165 pesos y los 285, dependiendo de cómo quiera consumir cada uno.

Asimismo, hay platos más baratos como las hamburguesas que cuestan entre 115 y 145 pesos en promedio, o si nos vamos para el otro lado pagamos un entrecot con guarnición de 320 pesos, en adelante.

Luego viene un postre, que puede ser la compra de un helado para el nene, con precios que van a partir de los 50 pesos uruguayos, hasta alguna torta helada o un postre similar con un precio promedio de 120 pesos.

En total, si uno suma el dinero que gasta desde que salió de la casa, se sentó en la pizzería, se dio una panzada una vez en la vida sin temor a tener que comer arroz al día siguiente para reponer lo gastado, el gasto ronda 200 pesos por persona, por lo menos en promedio, a lo que le sumamos el costo de la mesa y siempre suponiendo que se trata de cuatro personas, el costo total al final ronda entre los 2.100 y los 2.500 pesos por familia que pretenda ir a pasarla bien.

También están aquellos que deben conformarse con haber comprado una silla por 40 pesos y tomarse una coca cola de 20 pesos el vaso y un pancho de 35 pesos. Con lo cual el costo por persona ascendería a los 100 pesos, que en el caso de una familia de cuatro personas tendría un gasto no menor a los 500 pesos.

Más de esto, aunque hay que escribirlo porque hablar de números es el ley motive de esta sección, lo más importante es celebrar y vivir a pleno, de la mejor manera posible el carnaval, que ya termina.

Pero no desespere que para gastar siempre hay tiempo. Ahora se viene el arranque de clases y en cinco semanas más, la semana Santa Criolla o de Turismo.

Los Números:

85 pesos un refresco

140 pesos la cerveza

190 pesos la muzzarella familiar

285 un chivito completo al plato

1000 pesos la mesa para cuatro