¿Hay que tomarse bien a pecho una caída Sub 18?

Alguna vez habría que ponerse de acuerdo. Por lo menos para saber de qué estamos hablando. Porque existen conceptos que guardan relación con el fútbol, que aquí en Salto solemos manejar-aplicar, sin tener en claro hasta dónde abarcan o qué implican.
Establecemos: categorías juveniles y categorías formativas. ¿De qué edades hablamos?
La Sub 15 y Sub 18….¿son formativas o ya comienza a regir la prioridad del resultado?.

A la cancha la sub 18. Protagonismo real que no faltó

A la cancha la sub 18. Protagonismo real que no faltó

No faltan quienes admiten que la formación tiene un límite «científico» hasta los 13 años, cuando nace la competencia.
Pero cabe preguntarse: ¿en el Baby Fútbol no se compite acaso? ¿Pero también se forma o no se forma? Acudirán igualmente los que sostienen más filosóficamente: el aprendizaje no cesa nunca y siempre es posible establecer lineamientos de evolución, de mejoría.
**********
Todo viene a cuenta de la reciente caída de la selección Sub 18 salteña, a manos de Colonia, a la hora misma de la final del Torneo del Interior. ¿Hay que tomársela a pecho e invocar la palabra fracaso de los nuestros o el hecho mismo de llegar a la final, abre la puerta de la alabanza misma?
Si ellos perdieron una final….¿es realmente un pecado o más trasciende LA APTITUD TÉCNICA Y CONCEPTUAL DE CADA UNO, teniendo en cuenta el adolescente tiempo por el que transitan?
¿Trasciende una consagración O EL FUTURO DE CADA UNO DE ELLOS EN EL FÚTBOL?
A los 17 o 18 años, importa lo aprendido o importa lo alcanzado en materia de consagración.
Ese es el punto.
**********
Salto resultó finalista en la última edición del Campeonato Sub 15 y resignó por penales. Ahora en Sub 18 la misma situación. ¿No tiene validez acaso haber llegado a esa definición, tras superar escollos, rivales, etc, etc o es necesario quedarse con esa imagen del infortunio y punto?
De lo que no hay dudas: bajarle el pulgar a un adolescente por una final no ganada, bien que podría convertirse en un cachetazo al sentido común. Después de todo, siendo campeón a esa edad, no es tocar el cielo con las manos y padecer una derrota, no implicará reconocer el infierno.
En estos casos, los extremos son tan descomedidos, como absurdos. Formar o ganar, esa también es la cuestión. La compleja cuestión de la respuesta sometida.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo

Ediciones anteriores

agosto 2017
L M X J V S D
« jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031