Heroína adulterada mata a 80 personas en la costa Este

Las autoridades alertan de que el aumento de adictos en EE UU hace que estén más expuestos al fentanilo, opiáceo muy potente.
En las últimas semanas han fallecido 80 personas en la costa Este de Estados Unidos por consumir heroína adulterada con fentanilo, un opiáceo sintético 100 veces más potente que la morfina y que puede ser letal, según han informado fuentes policiales este lunes. El consumo de esta droga y el número de muertes por sobredosis se han incrementado en el país en la última década, debido, en gran parte, a los altos precios y a la dificultad que tienen los pacientes para que un médico les recete narcóticos, analgésicos para tratar el dolor crónico.
Normalmente, el fentanilo -opiáceo sintético- se administra en hospitales a personas que padecen esta enfermedad, incluyendo a aquellos que se encuentran en los estadios terminales de un cáncer. También se usa como anestésico y se suministra en ampollas, parches y con forma de chupa chups.
“Los proveedores ilegales venden el fentanilo como más potente, pero tan solo una pequeña dosis puede ser letal -normalmente, por parada respiratoria- que la heroína”, ha asegurado Ellen Unterwald, directora del Centro de Investigación de Abuso de Substancias de la Universidad de Medicina de Temple (Filadelfia), a The Wall Street Journal.
Exactamente en las últimas semanas, y de acuerdo con fuentes federales, han fallecido 37 personas en Maryland, 22 en Pensilvania, 25 en Rhode Island y varios más en los Estados de Nueva York y Ohio por inyectarse esta droga adulterada que, según los expertos, es también el doble de potente que la heroína por sí sola.
Mientras que en las décadas de los sesenta y los ochenta el abuso se concentró en los centros de grandes ciudades, en la actualidad, la droga está causando estragos en los suburbios y en las zonas rurales.
En Vermont, las autoridades han alertado que “el fentanilo puro se está vendiendo cómo heroína”.
Las autoridades sanitarias alertan de que el hecho de que haya, cada vez más adictos en EE UU puede provocar que las personas estén más expuestas a este opiáceo sintético y “que se den más muertes que en el último  repunte de adictos a la heroína en 2006, cuando centenares de personas perdieron la vida por su causa en Estados desde Chicago a Filadelfia”.
El último estudio sobre Abuso de Drogas y Salud (NSDUH), elaborado por el Departamento de Abuso de Drogas y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés) ratificó que 669.000 estadounidenses habían consumido heroína por lo menos una vez en 2012 (un 80% más que en 2007).
La Agencia de Control de Drogas de EE UU (DEA, por sus siglas en inglés) ya dio la voz de la alarma, el mes pasado, sobre la “heroína mortal y adulterada” y urgió a las autoridades locales afectadas a “actuar con extremada preocupación cuando entraran en contacto con alguien que hubiera consumido esta sustancia, ya que el fentalino –del cual se desconoce la procedencia- se puede absorber también por la piel”, indicaron.

Las autoridades alertan de que el aumento de adictos en EE UU hace que estén más expuestos al fentanilo, opiáceo muy potente.

En las últimas semanas han fallecido 80 personas en la costa Este de Estados Unidos por consumir heroína adulterada con fentanilo, un opiáceo sintético 100 veces más potente que la morfina y que puede ser letal, según han informado fuentes policiales este lunes. El consumo de esta droga y el número de muertes por sobredosis se han incrementado en el país en la última década, debido, en gran parte, a los altos precios y a la dificultad que tienen los pacientes para que un médico les recete narcóticos, analgésicos para tratar el dolor crónico.

Normalmente, el fentanilo -opiáceo sintético- se administra en hospitales a personas que padecen esta enfermedad, incluyendo a aquellos que se encuentran en los estadios terminales de un cáncer. También se usa como anestésico y se suministra en ampollas, parches y con forma de chupa chups.

“Los proveedores ilegales venden el fentanilo como más potente, pero tan solo una pequeña dosis puede ser letal -normalmente, por parada respiratoria- que la heroína”, ha asegurado Ellen Unterwald, directora del Centro de Investigación de Abuso de Substancias de la Universidad de Medicina de Temple (Filadelfia), a The Wall Street Journal.

Exactamente en las últimas semanas, y de acuerdo con fuentes federales, han fallecido 37 personas en Maryland, 22 en Pensilvania, 25 en Rhode Island y varios más en los Estados de Nueva York y Ohio por inyectarse esta droga adulterada que, según los expertos, es también el doble de potente que la heroína por sí sola.

Mientras que en las décadas de los sesenta y los ochenta el abuso se concentró en los centros de grandes ciudades, en la actualidad, la droga está causando estragos en los suburbios y en las zonas rurales.

En Vermont, las autoridades han alertado que “el fentanilo puro se está vendiendo cómo heroína”.

Las autoridades sanitarias alertan de que el hecho de que haya, cada vez más adictos en EE UU puede provocar que las personas estén más expuestas a este opiáceo sintético y “que se den más muertes que en el último  repunte de adictos a la heroína en 2006, cuando centenares de personas perdieron la vida por su causa en Estados desde Chicago a Filadelfia”.

El último estudio sobre Abuso de Drogas y Salud (NSDUH), elaborado por el Departamento de Abuso de Drogas y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés) ratificó que 669.000 estadounidenses habían consumido heroína por lo menos una vez en 2012 (un 80% más que en 2007).

La Agencia de Control de Drogas de EE UU (DEA, por sus siglas en inglés) ya dio la voz de la alarma, el mes pasado, sobre la “heroína mortal y adulterada” y urgió a las autoridades locales afectadas a “actuar con extremada preocupación cuando entraran en contacto con alguien que hubiera consumido esta sustancia, ya que el fentalino –del cual se desconoce la procedencia- se puede absorber también por la piel”, indicaron.







Recepción de Avisos Clasificados