…Hoy nos acompaña: Oscár Fabián Amaral García – Periodista

En lo que va de su trayectoria profesional con aproximadamente treinta años, desde sus catorce Oscar ya amaba las radios.
Fue incursionando en este mundo y dándose cuenta cada ves más de que era lo suyo.
Actualmente, sus programas por la mañana son: “Informativo Libertadores” en Radio Libertadores y “El semáforo” en América CNN, con Gabriela Cardozo.
Dialogamos con Oscar animadamente, ya que tiene mucho para compartir con nosotros:Oscar Amaral
“Desde muy pequeño, hacía turismo radial”, comienza diciéndonos.
Soy salteño, pero me radiqué nuevamente aquí, después de haber crecido por varios departamentos, por motivos laborales de mi papá.
Por lo general cuando un niño viaja, desea conocer atracciones propias del lugar adonde va.
Yo lo primero que quería conocer eran las radios. Tenía para mí un significado y una fascinación especial.
¿Lo traías incorporado a través de algún familiar?
No. Simplemente mi despertador era una radio, ya que por costumbre en mi casa, mi padre le llevaba el mate a la cama a mi madre y desde mi dormitorio los oía.
Una de las cosas que imaginaba cuando era pequeño, en los programas de pedidos como “Aquí está su disco”, era que todas las orquestas estaban en la radio, esperando que la gente llamara y dijera que deseaba escuchar tal tema y ellos, se acercaban al micrófono, cantaban y tocaban.
Era una fantasía que tenía.
¿Cómo fue conocer las radios por dentro?
Me di cuenta de que los que estaban allí, eran capaces de crear un mundo en la cabeza de la gente, totalmente diferente de cómo uno lo pensaba.
Crear un paisaje, una situación una imagen de dolor, de alegría de frustración, de euforia con la voz. Y eso es fantástico.
Muy pocos recursos sensitivos que le llegan a la gente, pueden lograr ese efecto.
¿Cómo incursionas en el medio?
En el año ´83 en Salto, pero anteriormente, en Paysandú, en turismo radial. Una pequeña radio que se llama Charrúa, donde la idea de hacer un programa para la juventud, era buenísimo.
Me venía a Salto y junto a Sergio Hornos que era D.J en Makennon, grabábamos allí un programa, que luego enviábamos en cassette por ómnibus a Paysandú.
Viajo a Bella Unión y me encuentro con Roberto Murillo, importante empresario de los medios, que en ese momento tenía una radio en el lugar. Le comento lo que estaba haciendo y me pide “mandame una prueba”.
A los pocos días me avisa, que lo iban a pasar en Artigas, porque era muy bueno.
¿Qué tipo de música era?
Básicamente la de los ´80, cantada en inglés, con una  influencia mediterránea. Mucho de Italia, Francia, incluso del norte de África. Recibiendo mucha influencia de las primeras transmisiones nacionales de televisión.
Como es el caso de la RED Televisión Color, con programas como: Verano del…
Y los grandes medios en aquel entonces, pasaban música en español: Rafaella Carrá, Camilo Sesto y muchos más.
¿Ves cambiados a los medios y en qué aspecto?
Antes aprendíamos muchísimo de maestros que estaban en la radio anteriormente a nosotros. Nos debíamos a un vocabulario muy estricto, cuidando mucho el lenguaje.
El hecho de que el medio de comunicación era difusor de la cultura general, era algo que no se tomaba a la ligera.
No se decía una sola grosería. Y en eso ha cambiado.
Yo no digo que los medios cambian la sociedad, sí digo que reflejan la sociedad. Que son cosas muy distintas.
¿Cómo te defines en cuanto a tu profesión?
A mí me gusta ser periodista, pero soy una mezcla extraña, porque he hecho muchas cosas.
He tenido la oportunidad de capacitarme, mediante Radio Tabaré. Un medio salteño, que escuchando nuestras emisiones y viendo lo interesante del programa, en otros departamentos nos da un espacio.
Recuerdo con mucho cariño a su director del momento Inocencio Di Giácomo, que tuvo la valentía de incorporar a unos gurises, que pasaban música en inglés, cuando todos le decían que iba a perder audiencia y me pregunta si deseaba capacitarme, ya que la radio, además de abonar el curso, me daba el tiempo necesario para hacerlo.
En aquel momento había una inversión muy grande en el capital humano, que podía generarse en las radios.
Pero además, he tenido mucha suerte de haber nacido profesionalmente, al lado de gente generosa, valiente y con un sentido estético de lo que debe ser la radio al aire, que yo agradezco infinitamente.
¿Qué es lo más importante que debe tener un periodista para ser bueno en lo suyo?
Distancia de la realidad.
Para poder observarla desde todos los ángulos.
Gana objetividad, alejándose, porque si se mete demasiado dentro de lo que está pasando, se contamina.
Hay que ser detallista, pero marcar siempre distancia para poder fijarse en las opiniones de unos u otros y además tener su propia opinión.
Para no contaminar con su propia opinión lo que va a decir.
Luego, hay que tener formación en un diario, saber escribirla, en radio saber relatarla y en la televisión, saber mostrarla.
O sea que además de la distancia necesaria para poder observar, debe tener la capacitación para poder contarla.
¿Cómo ves la prensa hoy?
Creo que hoy en día se está fallando en algunas cosas, como por ejemplo en comprometerse con la realidad.
Existen los periodistas militantes, que para mí no existen como periodistas y batallan con la noticia, aferrados a ella.
El periodista toma distancia, ofrece el relato de un hecho y es la gente la que tomará eventualmente una posición. Con un análisis lo más objetivo posible.
Lamentablemente hoy parece que estamos entre los buenos y los malos, según de qué lado esté. Y el periodista por esencia, no debe estar en ninguno, para ser periodista de verdad.
Si hablamos de Salto: o a favor de Coutinho o favor de Lima o Contra Coutinho o contra Lima.
En realidad cuando un periodista trabaja para un medio de comunicación de Salto, tiene que estar a favor de Salto.
Y cualquiera de las cosas que hagan los dos mencionados, no tiene que tener ningún tipo de empacho en decirlas.
La prensa actualmente está con un desafío muy grande y un poco deformado, por causas de las redes sociales. Cuando en forma viral, muchas veces, circula una información errónea.
Siendo que la garantía del ciudadano, debe ser esperar leer esa noticia en medios que se han ganado credibilidad.
En el caso de la prensa radial y televisiva, muchas veces, no tiene que perder ese objetivo y correr detrás de la inmediatez. Hay que esperar a ver la noticia en Diario EL PUEBLO, para finalmente saber cuál es la verdad de la misma.
¿Te irías al extranjero a trabajar?
Me han tentado de algunos lugares, como por ejemplo EE:UU, pero creo firmemente que el lugar en el que vivo cumple todas mis expectativas.
¿Cómo conjugas trabajo-hogar?
Disfruto mucho con las dos cosas, pero en el trabajo debemos aprender a imponer algunos límites.
Y con mi familia, también disfruto mucho. Con mi pareja, con mis tres hijos y los dos de ella. En una muy buena armonía y compañerismo.
¿Lo más lindo y lo más feo de tu trayectoria?
La profesión a mi no me ha dado disgustos.
Cuando a uno le pasa algo y no ha aprendido nada, eso es una desilusión. En cambio cuando pasó y aprendimos, para no repetirlo en el futuro, es un costo de aprendizaje, o sea que es una buena experiencia.
¿A quién admiras?
A Jorge Gestoso, hijo de un antiguo propietario de Radio Tabaré, periodista de CNN en español. Un hombre de capacidades extraordinarias.
A Inocencio Digiácomo, que mucho de lo que ha sido mi vida profesional, tiene que ver con parte de sus enseñanzas.
A mis compañeros. Desde las secretarias, hasta la señora que viene y deja todo ordenadito, para que uno hasta huela el estudio y pueda decir, “es un placer trabajar aquí”. Porque tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo cuando salimos al aire.
A los compañeros operadores y locutores que me han acompañado durante estos años y enseñado cosas, dejándome hermosos recuerdos.
Un saludo a mis colegas actuales: Sandra Caño, Ernesto Castro, y José Ferreira, y a toda esa familia de las dos radios en las que tengo la oportunidad de realizar esta tan grata tarea.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2017
L M X J V S D
« ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930