Hoy se estrena la conclusión de la historia de amor entre Edward y Bella con la segunda parte de “Amanecer”

Llega a su fin una nueva saga cinematográfica, la segunda en los últimos tiempos luego del joven mago Harry Potter. En este caso una nueva historia sacada de la imaginación literaria de otra ex desconocida, la estadounidense Stephenie Meyer.
Se trata de la quinta película que cierra una historia salida de la imaginación de quien publicó su primera novela, “Twilight” (Crepúsculo), en 2005. Una hábil mezcla de vampiros, hombres lobo y amores adolescentes que daría lugar a otros tres libros -“New moon” (Nueva Luna), “Eclipse” y “Breaking dawn” (Amanecer).
Una saga distribuida en 50 países y que ha vendido 116 millones de copias, según los datos de la web oficial de la escritora. El inmediato éxito de la historia atrajo rápidamente el interés de Hollywood (hubiese sido extraño que así no sucediese), que se puso manos a la obra para así estrenar en el año 2008 la primera película protagonizada por los casi desconocidos Robert Pattinson (Harry Potter, alguna película de la saga, hace del personaje que muere al final del Cáliz de Fuego), Kristen Stewart (Zathura) y Taylor Lautner (Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl).
Parece que el cine hoy por hoy se llena con jóvenes adolescentes que creen en la fantasía de niños y jóvenes magos, así como también en las historias de vampiros que se enamoran de jóvenes humanas y conviven con amigos que son hombres lobos. Tan es así, que salieron inmediatamente copias de relativa calidad, como la serie televisiva “Crónicas Vampíricas” (The Vampire Diaries), donde se agregan las brujas. Algo que por cierto molestó a Pattinson por haber perdido el monopolio del vampiro guapo y joven seduciendo a una chica triste, sola y desamparada.
Con un presupuesto de 37 millones de dólares, la película consiguió situarse en el puesto 13 de las más vistas del año, recaudó 392 millones de dólares y, sobre todo, desató un fenómeno de fans como hacía tiempo que no se veía.
Pattinson y Stewart pasaron de la noche a la mañana a ser la pareja más deseada por todo adolescente que se preciara y su posterior relación personal cumplió los sueños de todos los seguidores de la saga. Algo parecido a la historia de amor rioplatense entre Peter y Paula, pero sin mordiscos en el cuello.
Cuatro años después y tras cinco películas interpretando a los mismos personajes, la pareja está saturada de Edward y Bella y se muestran encantados con que la aventura llegue a su fin.
En la presentación en Los Ángeles de “Amanecer, Parte 2″, Pattinson aseguró que el hecho de que las cinco películas se hubieran convertido en una franquicia era “aterrador” porque “te atrapa” y hace que “asuste cambiar”, que a su juicio es “lo peor que puede ocurrir a cualquier que quiera ser artista”.
Y de la misma opinión es la autora, que aseguró en una reciente entrevista que “poner fin a algo que ha sido parte de tu vida durante tanto tiempo tiene siempre algo de amargura”. Sin embargo Meyer se olvidará sin mayores problemas porque dentro de unos meses se estrenará una nueva película basada en otro de sus libros, solo que aquí deja de lado los monstruos terrenales y se pasa para los extraterrestres lindos invasores, con “El Huésped”. Es por ello, justamente, que descartó continuar con la historia que le ha dado fama.
Lo cierto es que los y las adolescentes del mundo están contentos/as, pues llega a su fin aquello que ya saben cómo termina pues previamente se leyeron los libros, algo que parece poco importarles. Sin mayores comentarios entonces, en todo el país se estrena hoy esta conclusión a una historia que durante algunos años ha tenido en vilo a las generaciones más jóvenes.

Llega a su fin una nueva saga cinematográfica, la segunda en los últimos tiempos luego del joven mago Harry Potter. En este caso una nueva historia sacada de la imaginación literaria de otra ex desconocida, la estadounidense Stephenie Meyer.

Se trata de la quinta película que cierra una historia salida de la imaginación de quien publicó su primera novela, “Twilight” (Crepúsculo), en 2005. Una hábil mezcla de vampiros, hombres lobo y amores adolescentes que daría lugar a otros tres libros -“New moon” (Nueva Luna), “Eclipse” y “Breaking dawn” (Amanecer).

Una saga distribuida en 50 países y que ha vendido 116 millones de copias, según los datos de la web oficial de la escritora. Elpageinmediato éxito de la historia atrajo rápidamente el interés de Hollywood (hubiese sido extraño que así no sucediese), que se puso manos a la obra para así estrenar en el año 2008 la primera película protagonizada por los casi desconocidos Robert Pattinson (Harry Potter, alguna película de la saga, hace del personaje que muere al final del Cáliz de Fuego), Kristen Stewart (Zathura) y Taylor Lautner (Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl).

Parece que el cine hoy por hoy se llena con jóvenes adolescentes que creen en la fantasía de niños y jóvenes magos, así como también en las historias de vampiros que se enamoran de jóvenes humanas y conviven con amigos que son hombres lobos. Tan es así, que salieron inmediatamente copias de relativa calidad, como la serie televisiva “Crónicas Vampíricas” (The Vampire Diaries), donde se agregan las brujas. Algo que por cierto molestó a Pattinson por haber perdido el monopolio del vampiro guapo y joven seduciendo a una chica triste, sola y desamparada.

Con un presupuesto de 37 millones de dólares, la película consiguió situarse en el puesto 13 de las más vistas del año, recaudó 392 millones de dólares y, sobre todo, desató un fenómeno de fans como hacía tiempo que no se veía.

Pattinson y Stewart pasaron de la noche a la mañana a ser la pareja más deseada por todo adolescente que se preciara y su posterior relación personal cumplió los sueños de todos los seguidores de la saga. Algo parecido a la historia de amor rioplatense entre Peter y Paula, pero sin mordiscos en el cuello.

Cuatro años después y tras cinco películas interpretando a los mismos personajes, la pareja está saturada de Edward y Bella y se muestran encantados con que la aventura llegue a su fin.

En la presentación en Los Ángeles de “Amanecer, Parte 2″, Pattinson aseguró que el hecho de que las cinco películas se hubieran convertido en una franquicia era “aterrador” porque “te atrapa” y hace que “asuste cambiar”, que a su juicio es “lo peor que puede ocurrir a cualquier que quiera ser artista”.

Y de la misma opinión es la autora, que aseguró en una reciente entrevista que “poner fin a algo que ha sido parte de tu vida durante tanto tiempo tiene siempre algo de amargura”. Sin embargo Meyer se olvidará sin mayores problemas porque dentro de unos meses se estrenará una nueva película basada en otro de sus libros, solo que aquí deja de lado los monstruos terrenales y se pasa para los extraterrestres lindos invasores, con “El Huésped”. Es por ello, justamente, que descartó continuar con la historia que le ha dado fama.

Lo cierto es que los y las adolescentes del mundo están contentos/as, pues llega a su fin aquello que ya saben cómo termina pues previamente se leyeron los libros, algo que parece poco importarles. Sin mayores comentarios entonces, en todo el país se estrena hoy esta conclusión a una historia que durante algunos años ha tenido en vilo a las generaciones más jóvenes.