Humildad, constancia y esfuerzo: la receta del bicampeón de LUB

Juan Salvador Zanotta Dalmao

El pasado martes visitó la redacción de EL PUEBLO el bicampeón de la Liga Uruguaya de Básquetbol con Hebraica y Macabi, Salvador Zanotta. El salteño que tuvo un gran año en el básquetbol capitalino, nos contó sobre sus inicios, los primeros pasos en Montevideo, quiénes eran sus referentes en Salto, y varias cosas más con respecto a su carrera deportiva.
SUS INICIOS
Salvador Zanotta comenzó a jugar al básquetbol a los 7 años de edad, en el club Círculo Sportivo. Según lo que él IMG-20170508-WA0029expresó, a esa edad tuvo que tomar la decisión de jugar al fútbol o al básquetbol; “justo se dio la casualidad de que me había mudado a media cuadra de Círculo, empecé a practicar ahí y fue en ese momento que me decidí por el básquet”.
Sus primeros entrenadores fueron Valentín Luzuriaga y Roberto Figueredo y por lo que nos comentó Zanotta, ellos fueron quienes más influencia tuvieron al principio de su carrera.
¿Qué recordás de la época en que comenzaste a jugar?
“Recuerdo que fueron momentos muy lindos. Arranqué desde muy chico, sin saber nada y de a poco empecé a aprender y a mejorar. Después a pulir cosas de mi juego para poder ir a Montevideo a seguir trabajando y entrenando. Hoy en día creo que tengo el bicampeonato de un largo trabajo y esfuerzo que he hecho”.
¿Cómo era el Círculo de tu niñez?
“Cuando apenas arrancaba era un Círculo que estaba bastante bien, competía y ganaba algún título, pero a medida que los años pasaron fue bajando el nivel de la competencia. En mi caso creo que me fui en el momento justo, sino creo que hubiera seguido estancado. Ahora creo que el club sigue en las mismas condiciones, pero se que se esta trabajando para que vuelva a ser el Círculo que era antes”.
¿Quiénes eran tus referentes cuando eras niño?
“De niño me gustaba mucho Leonardo Félix, Mauricio Velázquez, Valentín Luzuriaga, Santiago Yemini y Marcelo Alfieri. Me gustaba como jugaban ellos, siempre los observé mucho”.
SU LLEGADA A HEBRAICA
Salvador a los 13 comenzó a jugar en Hebraica y Macabi. En ese momento él viajaba junto a Octavio Medina, los fines de semana a jugar los partidos. Pero en poco tiempo tuvo que irse a vivir a la capital ya que era uno de los convocados a la selección uruguaya.
¿Cómo llegas a Hebraica?
“Llego por medio de Miguel Medina. Al principio con Octavio Medina viajábamos los fines de semana a jugar, habíamos ido a algunas prácticas a aprender las jugadas y a conocernos con nuestros compañeros; pero después a mitad de año me tuve que quedar porque estaban las selecciones formativas y de un momento para otro me tuve que ir a Montevideo, acostumbrarme y adaptarme”.
¿Cómo fue el proceso de formativas en Macabi?
“Fue un proceso bueno, largo, donde había muchos gurises del interior, estaba bueno eso porque uno no se sentía como el único que viajaba a jugar, sino que había varios en la misma condición. Siempre sentí que éramos un grupo de amigos que iba a jugar al básquetbol y eso ayudó un poco a que cada uno de nosotros siguiera en Montevideo entrenando, estando el día a día juntos y por más que algunos hayan dejado de jugar, las formativas son lo más lindo, el jugador juega sin tanta presión y lo hace para divertirse, creo que fue un largo proceso que estuvo muy bueno”.
A nivel de formativas tuviste la oportunidad de ser campeón varias veces…
“Si. Creo que fueron de los mas importantes esos campeonatos. También tuvimos derrotas pero por suerte tuvimos finales donde pudimos ganarlas y la verdad que eso nos hace sentir muy bien, uno se pone muy contento”.
EL DEBUT EN PRIMERA
Con tan solo 16 años, Juan Salvador Zanotta comenzó a formar parte del plantel principal de Macabi, no fue fácil el camino, pero a base de mucha constancia y esfuerzo, pudo ir superando los obstáculos para llegar a ser uno de los jugadores más importantes en las filas macabeas.
¿A qué edad fue el debut en primera?
“Fue a los 16 años fue mi debut en primera. Me acuerdo que entrenaba con el plantel. Era diferente porque uno va rotando y un día entrenaba y otro podía quedar toda la práctica sentado afuera esperando la chance de entrar. Fue complicado en ese sentido, pero después que uno se va sintiendo parte del equipo y ver que esta al lado de grandes jugadores profesionales, uno empieza a sentirse muy bien. Los primeros partidos fueron muy buenos, y yo disfrutaba de estar ahí”.
¿Cómo te sentiste cuando lograste obtener el primer titulo de LUB con Macabi?
“Nosotros habíamos trabajado mucho durante todo el año, estábamos muy comprometidos el uno con el otro y nos esforzábamos día a día para poder conseguir el titulo. Al haber sido el primero, fue un momento donde me sentí muy bien, feliz. Creo que tuvimos buena química como equipo y teníamos un gran plantel”.
LAS MALAS NOTICIAS
A fines del año pasado, Salvador tuvo que superar una fractura que le costó varias semanas fuera de la cancha de básquetbol, pero según lo que él nos comentó el pasar por esta situación lo ayudó mucho para fortalecerse mentalmente.
El año pasado te fracturaste el escafoides de la mano derecha, ¿cómo fue todo ese proceso, desde que te fracturaste hasta el regreso al básquet?
“El día que me fracturé fue en una práctica; quise saltar a tapar y me caí sobre la mano. Anteriormente había tenido un golpe en el mismo lugar, pero me hice una placa y me había salido todo bien. Al momento, cuando caí, me dolía, pero nunca pensé que me había fracturado; pero a la tarde cuando estaba en mi casa noté que tenía la mano hichada y supuse que podría ser una mala noticia, y así fue. El 24 de noviembre me operaron”.
¿Cómo te sentías al saber que tenías que estar un tiempo fuera de la cancha?
“Fue un golpe duro, nunca había estado tanto tiempo afuera sin jugar. Pero en ese tiempo aprendí mucho, me sentí raro, fuera de forma a la hora que volví, había entrenado mucho tiempo aparte. Pero me sirvió para fortalecerme psicológicamente y entrenar mucho más”.
¿Cuándo volviste al básquet, tuviste miedo de lesionarte nuevamente?
“Tenía miedo de que algún golpecito me lesione o me duela, también me pasó de no querer ir al aro porque había mucha gente, cuando empece a picar con la mano no me animaba, pero de a poco se fue yendo y pude olvidarme de eso y empezar de nuevo.”
EL BI CAMPEONATO
Esta temporada, Hebraica se coronó campeón de la Liga Uruguaya de Básquetbol nuevamente, y Salvador formó parte del plantel y también tuvo muchos minutos importantes.
¿Cómo fue el proceso de este año?
“Este año ya mucho nos conocíamos y sabíamos que el trabajo daba resultados. Empezamos muy bien entrenando y arrancamos la LUB y la competencia internacional, donde lo hicimos de la misma manera y eso nos hizo impulsarnos más y nos ayudo bastante para volver con otra cabeza y seguir entrenando y esforzándonos para poder obtener otro campeonato”.
Has compartido mucho con grandes jugadores uruguayos que hoy en día son referentes e ídolos para muchos…
“Jugar Con Leandro (García Morales), Luciano (Parodi), Sebastián (Izaguirre) es muy bueno, uno aprende de ellos todos los días, son jugadores que entrenan mucho y son excelentes compañeros. Esta muy bueno tener al lado jugadores con el nivel que tienen ellos.
En las finales tenían enfrente a Aguada, uno equipo muy fuerte, ¿Cómo los veías como rivales?
“Aguada era un rival muy difícil, con muchos talentos individuales y con el correr del año se pusieron muy bien en química. Era un rival difícil de vencer, hicimos buenos partidos y cuando íbamos 3 a 1, sabíamos que no iba a ser fácil, pero siempre confiamos en cada uno de nosotros por más que nos hayan empatado 3 a 3. El día del último partido hablamos entre todos y dejamos todos los otros partidos en el pasado y nos enfocamos solo en ese”.
¿Qué pensás que le faltó a Macabi para ganarlo en la 5ta. final?
“Falto más química en ataque, pasarse la pelota. A nosotros lo que nos daba de comer en defensa era jugar bien en ofensiva. Si jugábamos bien en ataque, la defensa con cada uno de los rivales tendría que haber sido mejor. Y creo que en el último partido se notó eso”.
¿Cómo viviste el último partido?
“Había ansiedad y mucha tensión que no teníamos en las finales anteriores. Se veía el compromiso de cada uno y el saber de que no había mañana para ninguno de los dos, era a todo o nada y así fue como salimos a la cancha. En mi caso, estaba ansioso, a mi en la última no me tocó entrar, obviamente que como todos quería jugar, pero estaba tranquilo y nervioso a la vez, logramos mantener la ventaja, no los dejamos reaccionar a los rivales y después de haber salido campeones era algo de no creer. Fue un gran trabajo que hicimos durante toda la temporada”.
LA MEDALLA DE BRONCE
El año pasado Salvador Zanotta tuvo la gran experiencia de jugar con la selección uruguaya el sudamericano de básquetbol, donde nuestro combinado logró la medalla de bronce.
¿Cómo fue esa experiencia con la selección?
“El año pasado tuvimos una gran experiencia, donde logramos conseguir la medalla de bronce en el sudamericano, después de habernos preparado mucho. Ahora estamos esperando la Copa América para pelear por otro lugar. En ese momento me sentí muy contento y estaba orgulloso de defender a mi país. Fue una hermosa oportunidad y pienso que fue fruto de una larga preparación”.
Sin dudas que este joven salteño aún tiene mucho camino por recorrer y con la humildad, esfuerzo y constancia que lo caracteriza logrará muchas cosas importantes. Desde nuestro equipo, las felicitaciones al bicampeón de la Liga Uruguaya de Básquetbol.