Incendio destruyó por completo una modesta finca en el Cerro

Incendio destruyó por completo una modesta finca en el Cerro
n hombre mayor sufrió ayer uno de los peores momentos de su vida, al ver que su precaria vivienda quedaba reducida a cenizas, luego de haber salido a realizar un mandado.
La finca en cuestión está ubicada en calle Zorrilla, entre Barbieri y Diego Lamas. El hombre salió de ella en la tarde de la víspera y se dirigió al Centro de la ciudad. Un par de horas más tarde, cuando retornó, se encontró con la desagradable sorpresa de que la vivienda había sido destruida por las llamas, al igual que todos los objetos que se encontraban en el interior.
Los vecinos alertaron del hecho a Bomberos, pero cuando estos llegaron al lugar, el foco ígneo ya había hecho su trabajo, por lo que las pérdidas fueron totales.
PRESUNTO RAPIÑERO
VA HOY AL JUZGADO
El presunto autor de la rapiña cometida en la noche del miércoles en perjuicio de un ómnibus de la empresa El Norteño será trasladado en esta jornada al Juzgado penal, donde el magistrado actuante determinará si existen los elementos suficientes como para tipificarle algún delito.
Como informó EL PUEBLO en su edición de la víspera, un hombre le hizo señas de que parara a un ómnibus interdepartamental que venía de Bella Unión y éste frenó su marcha en el kilómetro 516 de la ruta 3. El pasajero abordó el bus, para luego extraer un arma de fuego y llevarse un total de 7.500 pesos: $3.500 de la recaudación, $3.000 propiedad de el guarda y $1.000 del chofer.
Según los testigos, el delincuente se fugó con dirección al puente Itapebí, donde tendría escondida una motocicleta.
Un móvil policial llegó rápidamente al lugar y detuvo a un sujeto que se asemejaba bastante a la descripción aportada por las víctimas de la rapiña. El individuo tenía las mismas características físicas del ladrón y su ropa era casi idéntica, excepto por el color de la bermuda que vestía.
HURTO DE MEDIO
TANQUE Y PARRILLA
En la noche del martes, como todas las noches, un hombre se dispuso a vender chorizos al pan frente a su domicilio, sito en calle Treinta y Tres casi Guaviyú.
Una vez que concluyó con dicha tarea, el vendedor dejó atado a un árbol el medio tanque y la parrilla que utiliza para el fin marcado.
A la mañana siguiente, cuando el susodicho salió de su finca para limpiar las cenizas del medio tanque, descubrió con amargura que alguien se lo había llevado, al igual que la parrilla.
El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la seccional 3ª, donde valuó el perjuicio económico en 3.100 pesos.
HURTO DE RELOJES
La alarma de un local comercial ubicado en Avenida Blandengues al 300 se activó cerca de las cinco de la mañana del miércoles, lo que provocó que la encargada del lugar concurriera enseguida.
Al llegar, la fémina se percató de la ruptura de un vidrio de 1,5 x 2 metros, que aparentemente había sido destrozado con una piedra de importantes dimensiones.
Una vez en el interior del comercio, la mujer constató que le habían hurtado varios relojes que se encontraban en dos exhibidores, valuando el perjuicio en 12.500 pesos.
Un móvil de la seccional 2ª realizó una recorrida por la zona en cuestión, con resultados negativos, por lo que se continúa trabajando en el caso.
HURTO OBRA EN
CONSTRUCCIÓN
Una obra en construcción sita en barrio La Amarilla fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron 12 chapas de zinc de 3,30 metros de largo cada una, que se encontraban en el interior de la finca, atadas con alambres. El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles y los malhechores lograron sacar las chapas a través de una ventana lateral que carecía de seguridad.
Los funcionarios de la seccional 2ª realizan las averiguaciones de rigor en pos de identificar y atrapar a los maleantes.
UNA FAMILIA TUVO
UN DESCUIDO LETAL
Una familia que habita una finca ubicada en calle Belén al 500 cometió un descuido que fue fatal. Los moradores de la vivienda se olvidaron de cerrar la pequeña ventana de vidrio de la puerta del fondo y dejaron la llave colocada en la cerradura de la propia puerta. Esto llevó a que un malviviente que rondaba la casa viera la oportunidad perfecta para ingresar en ella y no la desaprovechó.
El ladrón, que no necesitó forzar ningún ingreso, se llevó una computadora portátil Sony con estuche rosado, una mochila y 35.000 pesos en efectivo que se encontraban en el interior de una alcancía.
El incidente fue denunciado en la seccional 5ª, donde la familia lamentó el descuido que facilitó el trabajo del delincuente.
Un hombre mayor sufrió ayer uno de los peores momentos de su vida, al ver que su precaria vivienda quedaba reducida a cenizas, luego de haber salido a realizar un mandado.
La finca en cuestión está ubicada en calle Zorrilla, entre Barbieri y Diego Lamas. El hombre salió de ella en la tarde de la víspera y se dirigió al Centro de la ciudad. Un par de horas más tarde, cuando retornó, se encontró con la desagradable sorpresa de que la vivienda había sido destruida por las llamas, al igual que todos los objetos que se encontraban en el interior.
Los vecinos alertaron del hecho a Bomberos, pero cuando estos llegaron al lugar, el foco ígneo ya había hecho su trabajo, por lo que las pérdidas fueron totales.
PRESUNTO RAPIÑERO VA HOY AL JUZGADO
El presunto autor de la rapiña cometida en la noche del miércoles en perjuicio de un ómnibus de la empresa El Norteño será trasladado en esta jornada al Juzgado penal, donde el magistrado actuante determinará si existen los elementos suficientes como para tipificarle algún delito.
Como informó EL PUEBLO en su edición de la víspera, un hombre le hizo señas de que parara a un ómnibus interdepartamental que venía de Bella Unión y éste frenó su marcha en el kilómetro 516 de la ruta 3. El pasajero abordó el bus, para luego extraer un arma de fuego y llevarse un total de 7.500 pesos: $3.500 de la recaudación, $3.000 propiedad de el guarda y $1.000 del chofer.
Según los testigos, el delincuente se fugó con dirección al puente Itapebí, donde tendría escondida una motocicleta.
Un móvil policial llegó rápidamente al lugar y detuvo a un sujeto que se asemejaba bastante a la descripción aportada por las víctimas de la rapiña. El individuo tenía las mismas características físicas del ladrón y su ropa era casi idéntica, excepto por el color de la bermuda que vestía.
HURTO DE MEDIO TANQUE Y PARRILLA
En la noche del martes, como todas las noches, un hombre se dispuso a vender chorizos al pan frente a su domicilio, sito en calle Treinta y Tres casi Guaviyú.
Una vez que concluyó con dicha tarea, el vendedor dejó atado a un árbol el medio tanque y la parrilla que utiliza para el fin marcado.
A la mañana siguiente, cuando el susodicho salió de su finca para limpiar las cenizas del medio tanque, descubrió con amargura que alguien se lo había llevado, al igual que la parrilla.
El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la seccional 3ª, donde valuó el perjuicio económico en 3.100 pesos.
HURTO DE RELOJES
La alarma de un local comercial ubicado en Avenida Blandengues al 300 se activó cerca de las cinco de la mañana del miércoles, lo que provocó que la encargada del lugar concurriera enseguida.
Al llegar, la fémina se percató de la ruptura de un vidrio de 1,5 x 2 metros, que aparentemente había sido destrozado con una piedra de importantes dimensiones.
Una vez en el interior del comercio, la mujer constató que le habían hurtado varios relojes que se encontraban en dos exhibidores, valuando el perjuicio en 12.500 pesos.
Un móvil de la seccional 2ª realizó una recorrida por la zona en cuestión, con resultados negativos, por lo que se continúa trabajando en el caso.
HURTO OBRA EN CONSTRUCCIÓN
Una obra en construcción sita en barrio La Amarilla fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron 12 chapas de zinc de 3,30 metros de largo cada una, que se encontraban en el interior de la finca, atadas con alambres. El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles y los malhechores lograron sacar las chapas a través de una ventana lateral que carecía de seguridad.
Los funcionarios de la seccional 2ª realizan las averiguaciones de rigor en pos de identificar y atrapar a los maleantes.
UNA FAMILIA TUVO UN DESCUIDO LETAL
Una familia que habita una finca ubicada en calle Belén al 500 cometió un descuido que fue fatal. Los moradores de la vivienda se olvidaron de cerrar la pequeña ventana de vidrio de la puerta del fondo y dejaron la llave colocada en la cerradura de la propia puerta. Esto llevó a que un malviviente que rondaba la casa viera la oportunidad perfecta para ingresar en ella y no la desaprovechó.
El ladrón, que no necesitó forzar ningún ingreso, se llevó una computadora portátil Sony con estuche rosado, una mochila y 35.000 pesos en efectivo que se encontraban en el interior de una alcancía.
El incidente fue denunciado en la seccional 5ª, donde la familia lamentó el descuido que facilitó el trabajo del delincuente.