Incurrimos en muchas contradicciones, hubo una injerencia excesiva y corporativa de algunos de los actores, dijo Astori

Danilo Astori, vicepresidente de la República y líder de Asamblea Uruguay, sector que el pasado lunes cumplió 20 años de vida, estuvo en nuestra ciudad realizando una nutrida agenda. Visitó la Redacción de EL PUEBLO, dejando en la siguiente entrevista importantes conceptos en el marco de una nueva campaña electoral, defendiendo la política económica de los gobiernos de Vázquez y Mujica y reconociendo los problemas que se han tenido en materia educativa, señalando algunas actitudes corporativas como las responsables de haber impedido introducir mejoras en nuestra Enseñanza.
- Hace un año las encuestas mostraban una cómoda victoria del Frente Amplio (FA). Hoy muestran que ese mapa político cambió, donde ya no solo se pone en tela de juicio la mayoría parlamentaria sino que incluso se pueda retener el gobierno porque la oposición supera en intención de voto al FA. ¿Qué lectura hace de este panorama?
- Creo que a las encuestas hay que darles atención porque son instrumentos muy útiles para conocer la realidad política y electoral del país. Ahora, me parece que hay que analizarlas dinámicamente.  Hay que tratar de ir comparando a través del tiempo la conformación de tendencias. Y a mí me parece que desde el punto de vista de la elección nacional, esto es la elección de octubre y eventualmente de noviembre, no está todavía configurada una tendencia que nos pueda significar un indicio, un elemento de preocupación en cuanto al resultado. Me parece que hay que esperar un poco, no estamos todavía en la situación en que podamos decir “bueno, de acuerdo a estos números hay una tendencia a la baja del FA y el crecimiento de la oposición y por lo tanto esto no se va a revertir”. No creo que hayamos llegado a ese momento.
La otra cosa que tampoco creo que pueda hacerse es sumar aritméticamente a toda la oposición y decir que acá hay un bloque superior al del FA. Incluso con justicia, muchas veces el Partido Independiente (PI) ha salido a decir que no los incluyan en esa suma porque no tienen nada que ver con aquellos con los que los están sumando. Creo que tiene razón el PI cuando dice eso y me parece que es un poco forzado decir que el FA pierde con toda la oposición junta. De todas maneras, nuestro objetivo sigue siendo no solo el triunfo sino el triunfo con mayorías parlamentarias.
- Que Tabaré Vázquez en caso de acceder a la presidencia lo haya confirmado a usted como ministro de Economía, ¿da una señal de estabilidad y continuidad en materia de política económica?
- Obviamente que de darse una situación de este tipo, esto es de ganar primero Vázquez en junio y ser candidato a la presidencia, y luego de ganar la elección y volver a ser presidente de la República, creo que sí, es un mensaje de continuidad, de tranquilidad, de confianza, de estabilidad para el país. Ahora, esto no puede llevarnos a pensar que un gobierno de Vázquez, un eventual tercer gobierno del FA sea igual a los anteriores porque no puede darse esto en la medida en que un tercer gobierno del FA tiene que encarar transformaciones con profundidad y con una riqueza, sobre todo en ciertos casos que hasta ahora no ha encarado. Todos los gobiernos son distintos.
El primer gobierno del FA arrancó generando medidas urgentes para la pobreza y la indigencia, esa fue la primera medida. Se instauró el Plan de Emergencia y se creó el Ministerio de Desarrollo Social, y al Fondo Monetario Internacional se le dijo, “mire, hablemos de todo pero estos 200 millones de dólares –recordemos cómo estaba el país en 2005- son intocables para nosotros”, y después empezamos a evolucionar, a crear un clima de inversiones, la producción empezó a crecer y así quedó configurado un primer período con resultados positivos.
El gobierno de Mujica encaró nuevas cosas. Por ejemplo, para poner una ilustración clara de lo que estoy diciendo, la agenda de derechos humanos (DDHH), no pensando solamente que los DDHH se refieren específicamente a los violados salvajemente por la dictadura, sino a los DDHH que tienen las personas de nuestra sociedad. Avanzó como nunca antes y fue una característica distintiva del gobierno de Mujica, que además supo mantener niveles de inversión y crecimiento importantes.
Este eventual tercer gobierno del FA presidido por Tabaré Vázquez va a tener que encarar transformaciones muy profundas en la capacidad física y en la capacidad humana del país. En la física, la infraestructura está prácticamente a un nivel de ocupación total. Me refiero a los transportes, a las comunicaciones, a los servicios portuarios, a la energía. Y el país necesita, para seguir creciendo, más capacidad, y cuidado que estamos hablando de inversiones muy importantes.
- ¿Cómo se las financiaría?
- El país va a tener que armar un conjunto de fuentes de financiamiento que no lo desequilibren desde el punto de vista macroeconómico y que le permita realizar esas inversiones. Para empezar, el sector público y el privado van a tener que participar. No toda va a ser inversión pública. Dentro de la inversión privada, habrá inversión del exterior y habrá inversión nacional. Hay inversores del exterior que ya están llegando a invertir en infraestructura en el país. Por ejemplo, los parques eólicos que hoy tiene Uruguay y que están teniendo una participación cada vez más importante en la matriz energética del país, ahí tenemos mucha inversión privada española.
De manera que, en primer lugar, complementando el esfuerzo público con el esfuerzo privado. No olvidar que tenemos una ley de participación público-privada que es un instrumento muy novedoso que nos dejó el gobierno de Mujica y que ahora un eventual gobierno de Vázquez puede utilizar.
- El ex ministro de Economía Álvaro García sostiene que esa ley debe ser revisada.
- Es probable porque hasta ahora, por alguna razón, no ha tenido una utilización intensa. Entonces, comparto con Álvaro que tenemos que buscar las razones por las cuales no se ha utilizado. Prácticamente el único proyecto que se estaría desarrollando por esta vía es el de una cárcel muy moderna, muy grande, para disminuir las condiciones de hacinamiento que tienen hoy en muchos casos la gente que está presa. Esta ley tiene que ser utilizada para muchos otros destinos y objetivos.
Además, la situación financiera de Uruguay es muy buena, el país tiene las mayores reservas internacionales de su historia. No estoy anunciando que se vayan a utilizar reservas ni mucho menos, estoy diciendo que Uruguay se ha ganado la posibilidad de acceso a fuentes de financiamiento en el mundo sin ningún problema. Entonces, el país si lo necesita, tiene grado inversor, todas las calificadoras de riesgo lo han juzgado bien, va a poder acceder sin problema a fuentes de financiamiento.
- ¿Y en cuanto a la capacidad humana?
- Bueno, el esfuerzo muy grande que hay que hacer es en la educación, el desarrollo del conocimiento científico y tecnológico porque esa es la base sobre la cual el país puede apostar a la excelencia a la que no solo tiene derecho sino que es el camino estratégico indicado para el país.
- Hace 5 años atrás, en la campaña electoral anterior usted sostuvo que el gobierno de Vázquez había cumplido con dos de las tres patas de la Educación, presupuesto y salarios, faltando encarar la tercera pata que era el contenido de la Educación, y que esto se resolvería en el gobierno de Mujica, ¿qué falló?
- Aquí tenemos un ejemplo de una transformación fundamental del país sobre la que no se ha avanzado lo suficiente…
- ¿Debido a qué?
- Creo que debido fundamentalmente a los problemas que mostró la gestión en materia educativa, y cuando me refiero a la gestión me refiero al conjunto de definiciones políticas que fueron diseñadas y al conjunto de definiciones políticas que se aplicaron en la práctica. Hubo mucho avance, retroceso, incurrimos en muchas contradicciones, en algunos casos hubo una injerencia excesiva y corporativa de algunos de los actores en materia educativa que tendríamos que ir pensando en modificaciones institucionales que nos permitan tener un sistema educativo con conducción nacional y que nos permita abordar temas como los planteados en la pregunta, los contenidos de la Enseñanza, ¿qué estamos enseñando? Pero además, qué infraestructura física tiene la Enseñanza, qué locales educativos tenemos para enseñar y para aprender.
Esto se focaliza particularmente en la Enseñanza Media. En la superior hemos tenido avances. Se ha creado una universidad, ha sido localizada en el interior del país, que por primera vez en su historia tiene dos universidades públicas. Esta universidad está muy vinculada a la producción, una de las carreras iniciales es la que se vincula a la producción lechera. Se ha descentralizado el programa universitario con una participación cada vez más intensa del interior. O sea, se han hecho cosas también.
- Por último, ¿considera superado el episodio con el diputado Andrés Lima?
- Sí, ya dije lo que tenía que decir sobre ese tema, es un caso absolutamente lamentable que le hace mucho daño a la política. A mí me preocupan estas situaciones porque si hay algo que tenemos que defender los políticos es a la actividad política como tal, y tenemos que demostrarle a la ciudadanía, a nuestra sociedad, que no estamos haciendo política y participando en esta elección simplemente para acceder a un cargo y haciendo lo imposible para acceder a ese cargo. Lo nuestro es, en lo fundamental, la política, y si queremos tener un apoyo electoral importante, es para tener la oportunidad de hacer cosas por el país, y por eso la transparencia, la ética, la rectitud de procedimientos con respecto a la política es absolutamente fundamental. Eso es lo que más me preocupó de este caso, pero ya no podemos seguir por las mismas razones que estoy señalando dedicando atención al mismo.

Danilo Astori, vicepresidente de la República y líder de Asamblea Uruguay, sector que el pasado lunes cumplió 20 años de vida, estuvo en nuestra ciudad realizando una nutrida agenda. Visitó la Redacción de EL PUEBLO, dejando en la siguiente entrevista importantes conceptos en el marco de una nueva campaña electoral, defendiendo la política económica de los gobiernos de Vázquez y Mujica y reconociendo los problemas que se han tenido en materia educativa, señalando algunas actitudes corporativas como las responsables de haber impedido introducir mejoras en nuestra Enseñanza.

– Hace un año las encuestas mostraban una cómoda victoria del Frente Amplio (FA). Hoy muestran que ese mapa político cambió,

Perfil de Danilo Astori Tiene 4 hijos. Es del signo de Tauro. No tenía idea qué quería ser de niño, “traté de vivir mi niñez sin tener que preocuparme del futuro”. Es notorio hincha de Nacional. ¿Alguna asignatura pendiente? Siempre hay, ahora es seguir contribuyendo a la transformación del país con un nuevo gobierno del FA. ¿Una comida? Varias, pero un buen asado siempre está en la agenda. ¿Un libro? Cien años de soledad. ¿Una película? Nos habíamos amado tanto. ¿Un hobby? La pasión por el fútbol, no puedo vivir sin él. ¿Qué le gusta de la gente? La bondad, la ética, la rectitud de procedimiento. ¿Qué no le gusta de la gente? La malicia, la mala fe, la deshonestidad intelectual, la deslealtad.

Perfil de Danilo Astori Tiene 4 hijos. Es del signo de Tauro. No tenía idea qué quería ser de niño, “traté de vivir mi niñez sin tener que preocuparme del futuro”. Es notorio hincha de Nacional. ¿Alguna asignatura pendiente? Siempre hay, ahora es seguir contribuyendo a la transformación del país con un nuevo gobierno del FA. ¿Una comida? Varias, pero un buen asado siempre está en la agenda. ¿Un libro? Cien años de soledad. ¿Una película? Nos habíamos amado tanto. ¿Un hobby? La pasión por el fútbol, no puedo vivir sin él. ¿Qué le gusta de la gente? La bondad, la ética, la rectitud de procedimiento. ¿Qué no le gusta de la gente? La malicia, la mala fe, la deshonestidad intelectual, la deslealtad.

donde ya no solo se pone en tela de juicio la mayoría parlamentaria sino que incluso se pueda retener el gobierno porque la oposición supera en intención de voto al FA. ¿Qué lectura hace de este panorama?

– Creo que a las encuestas hay que darles atención porque son instrumentos muy útiles para conocer la realidad política y electoral del país. Ahora, me parece que hay que analizarlas dinámicamente.  Hay que tratar de ir comparando a través del tiempo la conformación de tendencias. Y a mí me parece que desde el punto de vista de la elección nacional, esto es la elección de octubre y eventualmente de noviembre, no está todavía configurada una tendencia que nos pueda significar un indicio, un elemento de preocupación en cuanto al resultado. Me parece que hay que esperar un poco, no estamos todavía en la situación en que podamos decir “bueno, de acuerdo a estos números hay una tendencia a la baja del FA y el crecimiento de la oposición y por lo tanto esto no se va a revertir”. No creo que hayamos llegado a ese momento.

La otra cosa que tampoco creo que pueda hacerse es sumar aritméticamente a toda la oposición y decir que acá hay un bloque superior al del FA. Incluso con justicia, muchas veces el Partido Independiente (PI) ha salido a decir que no los incluyan en esa suma porque no tienen nada que ver con aquellos con los que los están sumando. Creo que tiene razón el PI cuando dice eso y me parece que es un poco forzado decir que el FA pierde con toda la oposición junta. De todas maneras, nuestro objetivo sigue siendo no solo el triunfo sino el triunfo con mayorías parlamentarias.

– Que Tabaré Vázquez en caso de acceder a la presidencia lo haya confirmado a usted como ministro de Economía, ¿da una señal de estabilidad y continuidad en materia de política económica?

– Obviamente que de darse una situación de este tipo, esto es de ganar primero Vázquez en junio y ser candidato a la presidencia, y luego de ganar la elección y volver a ser presidente de la República, creo que sí, es un mensaje de continuidad, de tranquilidad, de confianza, de estabilidad para el país. Ahora, esto no puede llevarnos a pensar que un gobierno de Vázquez, un eventual tercer gobierno del FA sea igual a los anteriores porque no puede darse esto en la medida en que un tercer gobierno del FA tiene que encarar transformaciones con profundidad y con una riqueza, sobre todo en ciertos casos que hasta ahora no ha encarado. Todos los gobiernos son distintos.

El primer gobierno del FA arrancó generando medidas urgentes para la pobreza y la indigencia, esa fue la primera medida. Se instauró el Plan de Emergencia y se creó el Ministerio de Desarrollo Social, y al Fondo Monetario Internacional se le dijo, “mire, hablemos de todo pero estos 200 millones de dólares –recordemos cómo estaba el país en 2005- son intocables para nosotros”, y después empezamos a evolucionar, a crear un clima de inversiones, la producción empezó a crecer y así quedó configurado un primer período con resultados positivos.

El gobierno de Mujica encaró nuevas cosas. Por ejemplo, para poner una ilustración clara de lo que estoy diciendo, la agenda de derechos humanos (DDHH), no pensando solamente que los DDHH se refieren específicamente a los violados salvajemente por la dictadura, sino a los DDHH que tienen las personas de nuestra sociedad. Avanzó como nunca antes y fue una característica distintiva del gobierno de Mujica, que además supo mantener niveles de inversión y crecimiento importantes.

Este eventual tercer gobierno del FA presidido por Tabaré Vázquez va a tener que encarar transformaciones muy profundas en la capacidad física y en la capacidad humana del país. En la física, la infraestructura está prácticamente a un nivel de ocupación total. Me refiero a los transportes, a las comunicaciones, a los servicios portuarios, a la energía. Y el país necesita, para seguir creciendo, más capacidad, y cuidado que estamos hablando de inversiones muy importantes.

– ¿Cómo se las financiaría?

– El país va a tener que armar un conjunto de fuentes de financiamiento que no lo desequilibren desde el punto de vista macroeconómico y que le permita realizar esas inversiones. Para empezar, el sector público y el privado van a tener que participar. No toda va a ser inversión pública. Dentro de la inversión privada, habrá inversión del exterior y habrá inversión nacional. Hay inversores del exterior que ya están llegando a invertir en infraestructura en el país. Por ejemplo, los parques eólicos que hoy tiene Uruguay y que están teniendo una participación cada vez más importante en la matriz energética del país, ahí tenemos mucha inversión privada española.

De manera que, en primer lugar, complementando el esfuerzo público con el esfuerzo privado. No olvidar que tenemos una ley de participación público-privada que es un instrumento muy novedoso que nos dejó el gobierno de Mujica y que ahora un eventual gobierno de Vázquez puede utilizar.

– El ex ministro de Economía Álvaro García sostiene que esa ley debe ser revisada.

– Es probable porque hasta ahora, por alguna razón, no ha tenido una utilización intensa. Entonces, comparto con Álvaro que tenemos que buscar las razones por las cuales no se ha utilizado. Prácticamente el único proyecto que se estaría desarrollando por esta vía es el de una cárcel muy moderna, muy grande, para disminuir las condiciones de hacinamiento que tienen hoy en muchos casos la gente que está presa. Esta ley tiene que ser utilizada para muchos otros destinos y objetivos.

Además, la situación financiera de Uruguay es muy buena, el país tiene las mayores reservas internacionales de su historia. No estoy anunciando que se vayan a utilizar reservas ni mucho menos, estoy diciendo que Uruguay se ha ganado la posibilidad de acceso a fuentes de financiamiento en el mundo sin ningún problema. Entonces, el país si lo necesita, tiene grado inversor, todas las calificadoras de riesgo lo han juzgado bien, va a poder acceder sin problema a fuentes de financiamiento.

– ¿Y en cuanto a la capacidad humana?

– Bueno, el esfuerzo muy grande que hay que hacer es en la educación, el desarrollo del conocimiento científico y tecnológico porque esa es la base sobre la cual el país puede apostar a la excelencia a la que no solo tiene derecho sino que es el camino estratégico indicado para el país.

– Hace 5 años atrás, en la campaña electoral anterior usted sostuvo que el gobierno de Vázquez había cumplido con dos de las tres patas de la Educación, presupuesto y salarios, faltando encarar la tercera pata que era el contenido de la Educación, y que esto se resolvería en el gobierno de Mujica, ¿qué falló?

– Aquí tenemos un ejemplo de una transformación fundamental del país sobre la que no se ha avanzado lo suficiente…

– ¿Debido a qué?

– Creo que debido fundamentalmente a los problemas que mostró la gestión en materia educativa, y cuando me refiero a la gestión me refiero al conjunto de definiciones políticas que fueron diseñadas y al conjunto de definiciones políticas que se aplicaron en la práctica. Hubo mucho avance, retroceso, incurrimos en muchas contradicciones, en algunos casos hubo una injerencia excesiva y corporativa de algunos de los actores en materia educativa que tendríamos que ir pensando en modificaciones institucionales que nos permitan tener un sistema educativo con conducción nacional y que nos permita abordar temas como los planteados en la pregunta, los contenidos de la Enseñanza, ¿qué estamos enseñando? Pero además, qué infraestructura física tiene la Enseñanza, qué locales educativos tenemos para enseñar y para aprender.

Esto se focaliza particularmente en la Enseñanza Media. En la superior hemos tenido avances. Se ha creado una universidad, ha sido localizada en el interior del país, que por primera vez en su historia tiene dos universidades públicas. Esta universidad está muy vinculada a la producción, una de las carreras iniciales es la que se vincula a la producción lechera. Se ha descentralizado el programa universitario con una participación cada vez más intensa del interior. O sea, se han hecho cosas también.

– Por último, ¿considera superado el episodio con el diputado Andrés Lima?

– Sí, ya dije lo que tenía que decir sobre ese tema, es un caso absolutamente lamentable que le hace mucho daño a la política. A mí me preocupan estas situaciones porque si hay algo que tenemos que defender los políticos es a la actividad política como tal, y tenemos que demostrarle a la ciudadanía, a nuestra sociedad, que no estamos haciendo política y participando en esta elección simplemente para acceder a un cargo y haciendo lo imposible para acceder a ese cargo. Lo nuestro es, en lo fundamental, la política, y si queremos tener un apoyo electoral importante, es para tener la oportunidad de hacer cosas por el país, y por eso la transparencia, la ética, la rectitud de procedimientos con respecto a la política es absolutamente fundamental. Eso es lo que más me preocupó de este caso, pero ya no podemos seguir por las mismas razones que estoy señalando dedicando atención al mismo.