- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Infección Urinaria

Con el Dr. Leonardo Chiappini – Médico de Medicina General

Entre una franja etaria bien importante, la infección urinaria se relaciona más que nada con la mujer. Aunque algunos hombres llegan a padecerla.
En casi todos los casos, el problema se resuelve junto a un facultativo, de la mejor manera.
De no prestarle la debida atención, puede llegar a complicarse, con síntomas que empeoran a medida que pasan las horas.
Descubramos junto a nuestro invitado de hoy, el Dr. Leonardo Chiappini, cómo debemos reaccionar ante tales síntomas y cuál es el tratamiento adecuado: Dr. Leonardo Chiappini [1]
¿A qué llamamos infección Urinaria?
La infección urinaria es toda aquella infección que ocurre en el aparato urinario, como tal.
La dividimos en altas o bajas, según la parte urinaria que se vea afectada en la anatomía del organismo:
En las bajas, se encuentra uretritis que afecta la uretra y cistitis que afecta la vejiga.
En las altas: pielonefritis, que afecta el riñón.
Con un cuadro más complicado, comprometiendo más la salud de la persona. Pero en la mayoría de los casos, es una infección urinaria baja y no se complica.
¿A qué se debe?
La infección urinaria es debido a gérmenes. Bacterias que colonizan el aparato urinario, de manera ascendente. La bacteria lo que hace es colonizar abajo, el aparato urinario bajo.
Va ascendiendo y comprometiendo diferentes sectores.
Pero de todas formas, para llegar a una infección urinaria, tiene que haber un contacto en la zona.
Debe haber además, y es muy importante, las condiciones de higiene. Pero si la persona no tiene contacto directo con la parte que estuviera colonizada con alguna bacteria, no tiene riesgo. Y si la hubiera, el efecto que produce la orina al salir en forma de chorro, limpia o expulsa la bacteria.
El organismo tiene esos mecanismos de defensa.
¿En quién es más frecuente?
Sucede en los dos casos, pero es más frecuente en la mujer.
Es por su anatomía, ya que su uretra es más corta, la bacteria sube siendo su trayecto más corto que el del hombre y a su vez, la mujer suele pasar mucho tiempo sin ir a orinar.
Siendo así, el efecto de lavado de la vías urinarias (efecto arrastre), no lo tiene de manera tan frecuente.
Además algo muy importante, siempre va a depender de la cantidad de líquido que esta mujer consuma. Si no consume líquido, no va a excretar orina y de esa forma, no lava las vías urinarias.
Si ya de por sí, tiene una predisposición, está aumentando las probabilidades de contraer una infección urinaria.
Y a medida que avanzan los años, en la edad reproductiva de la misma, por relaciones sexuales que predispone y el embarazo, aumenta la frecuencia de infección urinaria.
A su vez el hombre, a partir de los cincuenta años, también.
Como consecuencia de que este tiene problemas de próstata. Eso va comprometiendo el flujo urinario y predisponiendo a que el hombre sufra con repeticiones en algunos, menos frecuentes que en otros.
¿Existen enfermedades que pueden predisponer?
Sí, el hecho de que una persona sea diabética por ejemplo, predispone a que adquiera una infección urinaria.
No siendo normal que se vea en niños.
¿Cómo funciona el flujo urinario dentro de nuestro organismo?
Tiene que mantener una circulación contínua de líquido.
Es esta, una de las formas de que se mantenga limpio el organismo.
En el caso del hombre, de estar el flujo urinario comprometido por un problema en la próstata, es más pobre y no tiene un efecto de lavado.
¿Cuáles son los gérmenes más comunes?
Lo que más podemos ver es una: e. coli (eschericchia), además de otros que también pueden llegar a comprometer, en una infección urinaria.
Síntomas.
¿Cómo se presenta una infección urinaria baja?
Con ardor o dolor para orinar, con orinas turbias.
En caso de las mujeres cuando consultan, es porque sienten muchas ganas de ir al baño, con urgencias de ganas de orinar y resulta que termina yendo muchas veces y orina poco.
Puede además tener dolor en el bajo vientre, llamado hipogastrio.
¿Y una infección alta?
Es aquí cuando se complica.
La infección, genera fiebre, malestar general, decaimiento, puede provocar vómitos y puede existir dolor en las fosas lumbares.
Es un cuadro más florido.
En ese caso, el riñón puede quedar comprometido y dependiendo del grado de compromiso que toma esa infección y si se la toma o no a tiempo, es el efecto que va a causar en la función renal.
Allí ya entramos a la dependencia correspondiente a un Nefrólogo.
Pero afortunadamente son los menos, ya que el cuerpo humano tiene sus defensas.
Es distinto cuando existe un cuadro de inmunosupresión.
Con un paciente inmuno- deprimido, con una enfermedad autoinmune, que tenga de por sí problemas en un riñón, allí le da un puntaje más de gravedad por su enfermedad de base.
Debemos destacar que una infección urinaria en un paciente sano, es una cosa, pero cuando sucede en uno que tiene co-morbilidad, como puede ser un paciente oncológico, diabético o con insuficiencia renal, etc. de por sí, no es lo mismo. Queda más afectado.
El riñón normal, la puede ir sobrellevando. Realizando la función y generando orina.
¿Cómo es un diagnóstico?
Se le realiza por la clínica del paciente y con lo que llamamos una tira de orina reactiva. Allí se pueden apreciar ciertos elementos de la misma, ya que traen casilleros con colores y al introducirlos en la orina, va cambiando los mismos.
Dependiendo del color de los casilleros, se puede ir observando y es lo que nos va orientando para saber qué es lo que tiene el paciente.
También el examen brinda la posibilidad de saber si existe incluso sangre allí.
Dependiendo del caso en particular, se puede realizar urocultivo, obteniendo resultados en setenta y dos horas y allí nos va a decir si contiene o no gérmenes.
Y ya de paso, se le puede realizar un antibiograma, para saber si esa bacteria es sensible a un antibiótico, o resistente.
Tratamiento
El tratamiento, incluye:
· Ingesta de líquido, lo más que se pueda, en una persona sana. Con salvedades en una persona mayor y que su corazón no esté funcionando bien, no es aconsejable que consuma tanto líquido.
· En lo posible, que sean jugos cítricos, naranja o de limón, ricos en vitamina C, ya que son ideales para prevenir y combatir las infecciones urinarias.
· Actualmente podemos encontrar suplementos o pastillas de arándanos, que también se usa en tratamientos para la infección urinaria. No son antibióticos, pero es otro pilar del tratamiento.
· Luego pasamos a lo que es el tratamiento de los síntomas: Analgésicos y luego combatimos los gérmenes con antibióticos.
Higiene
La correcta higiene de la zona genital, es muy importante sobre todo en la mujer. Ya que existe mayor predisposición por su cercanía y se coloniza.
¿Son tratamientos muy extensos?
Por lo general, es un total de cinco a quince días, dependiendo del compromiso, pero en infecciones banales, lleva cinco días de tratamiento con antibióticos.
No al uso indiscriminado de antibióticos.
Actualmente estamos usando de manera indiscriminada algunos antibióticos, tenemos fácil exceso también a los analgésicos, entonces nos automedicamos.
Eso va creando que las bacterias se hagan más resistentes, va en aumento y que haya que cambiar continuamente de antibiótico, porque no consigue efecto.
Consejos y sugerencias.
*Ingesta necesaria de líquidos.
*No aguantar las ganas de orinar y desagotar totalmente la vejiga.
*Si el paciente ya ha hecho infecciones urinarias en repetición, sería conveniente una consulta con un Urólogo.
*Si tiene alguna enfermedad de base, y contrae una infección urinaria, controlarse estrictamente, para conseguir una mejor calidad de vida.
*No automedicarse.
Mary Olivera.