Infecciones respiratorias en niños

Con el Médico Pediatra Luis Pedrozo

En una época donde preocupa la salud de nuestros más chiquitos, quisimos conocer si las bajas temperaturas son significativas para las infecciones respiratorias.
Dialogamos con el Pediatra Dr. Luis Pedrozo sobre el tema y así comenzamos:
¿Qué son las infecciones respiratorias?
Existen enfermedades respiratorias como puede ser el asma, que no es precisamente una infección.

Médico Pediatra Luis Pedrozo, Director de CTI de niños y recién nacidos de Hospital Regional Salto

Médico Pediatra Luis Pedrozo, Director de CTI de niños y recién nacidos de Hospital Regional Salto

Pero nos preocupa mucho, siendo lo que más se ve, las infecciones respiratorias.
Dentro de las infecciones respiratorias, hay dos tipos: las infecciones respiratorias por bacterias y las infecciones respiratorias por virus.
Siendo estas últimas las más frecuentes.
Infecciones respiratorias por virus:
Pueden ser solamente por la vía alta, que son aquellas que llegan hasta la laringe y luego las vías respiratorias bajas, que son las que afectan bronquios, pulmones y tráquea.
Para que se entienda: la neumonia o congestión, puede ser viral o bacteriana.
La gente comúnmente la conoce como congestión. Pero muchas veces decimos “usted tiene neumonia” y la gente se alarma.
Es por ello que les decimos que neumonia (que es el término médico) o congestión, es lo mismo.
Parte de la base de que se congestiona el pulmón por la infección y el mismo proceso inflamatorio, produce la congestión.
Esta sería la infección respiratoria más grave, que es la que afecta el pulmón.
Bronquiolitis
Las bronquiolitis es lo que vemos en niños menores de tres años.
En los lactantes, por medio de distintos tipos de virus, que es la principal causa de ingreso a sanatorios, CTI o que se queda en la casa. Dependiendo de la severidad.
Generalmente el virus que provoca más bronquiolitis, (más que la gripe) es el Virus Incicial Respiratorio (VRS).
Pero también, casi todos los virus respiratorios pueden provocar bronquiolitis.
Como es el caso del adenovirus, el influenza A, (que es el de la gripe), el influenza B (que es el de la gripe B), el Parainfluenza, siendo los más frecuentes.
Tratamientos.
No tienen ningún tratamiento específico.
De los virales no hay absolutamente ningún antiviral que actúe sobre los virus. Excepto el Tamiflú, (Oseltamivir) que se usa para la gripe.
Que no está siempre indicado, eso solamente los médicos saben cuándo es conveniente y cuándo no.
Porque las condicionantes no son dadas generalmente por el mismo tipo de virus.
Todos estos virus pueden dar cuadros semejantes.
Las condicionantes pueden ser dadas por el paciente.
¿En qué edades?
En niños menores de tres meses, recién nacidos, en los que fueron prematuros y han tenido problemas respiratorios previamente.
Con algún problema cardíaco, enfermedad pulmonar crónica, o si no está alimentado a pecho.
Ya que este protege mucho al niño. Es por ello que insistimos con el tema del la leche materna.
Un niño que el año pasado, ha tenido un cuadro respiratorio grave, este año lo puede repetir y se sabe que ese niño, lo puede tener más grave.
Son factores de riesgo que condicionan la evolución y seguramente ese niño tiene más chance de hacer un cuadro más grave.
¿Tiene algo que ver con lo genético del niño?
No. Lo genético condiciona en la forma de como responde el cuerpo. Cada uno de nosotros somos diferentes y eso condiciona enormemente, ante cualquier enfermedad, a como vamos a responder en la esfera individual.
Pero en realidad, el contagio lo puede tener y la forma de evolucionar también.
¿Cuál es el momento en que los papás nos ponemos en alerta?
Generalmente depende de la edad.
Pero si comenzamos a hablar de los más chiquitos, hay que prestar sustancialmente atención, en:
*Fiebre (con temperaturas de 38º, o más) que comúnmente la tomamos en forma axilar y esa es válida.
Mucho decaimiento, que esté solo somnoliento.
*En la alimentación: si el niño rechaza el alimento (dejó de tomar el biberón o el pecho, o toma menos, o con dificultad).
*La tos.
*La fatiga: si el niño está agitado, con dificultad respiratoria.
Esos son los cuatro síntomas y signos más importantes. Y cuanto más pequeño, amerita más aún la consulta.
Muchas veces, el Pediatra los ve por primera vez, y les dice, es que hay que vigilarlos.
Pero en un niño que se encuentra alimentándose, puede hacer fiebre en los primeros días, pero no tiene dificultad respiratoria, puede tener tos y rinorrea (mosquitos), no es para asustarse.
Simplemente, vigilar.
¿El frío es un disparador para contraer estas enfermedades?
El frío no transmite los virus.
Pero sí, lo que hace, es provocar que la gente se aglomere y eso facilita las infecciones de las personas entre sí.
Por ello, predominan las infecciones de invierno.
Los días que hacen frío, frío, no es tan malo. Los niños no se enferman tanto.
Las infecciones surgen cuando tenemos temperaturas medias de 10º, casi frío y hay humedad.
Eso hace que el virus circule y se produzcan infecciones, por el contagio.
¿A qué temperatura debe estar una habitación para un chiquito de tres meses?
A 25 º o 26, 27º.
Es la temperatura que tiene que haber, cuando uno no siente calor, ni frío. Bien agradable.
Y sirve para un niño, así como para un adulto mayor.
Lo mismo pasa con los virus, son los mismos: en bebés o adultos.
Infecciones respiratorias bacterianas.
Si se produce una infección bacteriana, que provoca una neumonia o una infección de garganta, para ello sí existe tratamiento específico etiológico, que es un antibiótico: AMOXIDAL.
Se usa comúnmente por vía oral, porque es el que está indicado para las infecciones bacterianas respiratorias.
Las bacterias que provocan ello, son principalmente el neumococo.
¿Existe alguna vacuna que proteja?
Existe la vacuna contra la gripe, previniendo el virus de la gripe.
Pero antes de los seis meses no se le puede dar al niño, por las características de las vacunas.
Lo que se hace para prevenir, es la estrategia del capullo. Vacunando a todos los adultos y los otros niños de su alrededor para evitar el contagio y protegerlo.
Como ya mencionamos, para las afecciones virales no tenemos tratamiento, lo que se haga en sanatorios o en la casa, es todo sintomático (para tratar los síntomas) y para apoyar la función respiratoria o para sacarle los moquitos, bajarle la fiebre, etc.
El proceso.
Generalmente, todas las infecciones respiratorias tienen un proceso entre cinco y siete días.
Lo que hay que dejar es que se cumpla.
Todos los pediatras sabemos que cuando un niño comienza con los moquitos, la fiebre, los peores días, son entre el tercero y quinto.
Es cuando el niño se pone con todos estos síntomas de peligro: la fatiga, la fiebre alta, el decaimiento, el rechazo a los alimentos.
Y es allí cuando muchas veces, requieren de internación, con algunas medidas de soporte y que no pueden estar en domicilio. Pero después del quinto día, lo primero que se le va es la fiebre, recupera las ganas de comer, rápidamente. Y lo último que se le va, es la tos.
Y puede tenerla hasta los veintiocho días.
La explicación científica, es que el epitelio respiratorio (la mucosa que recubre todos nuestros bronquios) demora veintiocho días en regenerarse. El virus entra, provoca la lesión y recién al quinto día, el epitelio respiratorio expulsa el virus y comienza recuperarse.
Pero es importante que cuando los padres observen que ya haya pasado este proceso, y lo envían al jardín, es donde transitan distintos virus.
Por lo tanto en ese medio, el niño se contagia de nuevo y comienza otro período de convalescencia, sin haber mejorado del anterior.
Y no solo se contagia él, sino que lo pasa a otro niño.
Pero son distintos virus y no hay una solución.
Importa mucho la condición de vida.
Pero siempre las recomendaciones son las mismas. Vigilar: si el hermano se enferma, tratar de mantener las distancias, si llega de la escuela se lave las manos, cambiándose de ropa. Si hay aglomeración de personas, evitarlo.
Si algún mayor se enferma, usar tapabocas, alcohol en gel y extremar todos los cuidados.
Y si los padres ven, que en el jardín, donde concurre su hijo, comienzan a aparecer algunos compañeritos con síntomas, como tos o mocos, si tiene la posibilidad, no lo envíen.
Porque es mucho mas fácil, cuidar a un niño sano, dejándolo con la abuela, que cuidarlo enfermo.
Porque lamentablemente si él va, se va a contagiar.
Y si tiene que concurrir irremediablemente, que los padres tomen como estrictas las medidas que mencionamos de los cuidados, prestando atención en los signos de riesgo, con una consulta precoz.
Porque se contagian muy rápido.
Mary Olivera







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...