Insuficiencia renal

Con la Dra. Matilde Andrade Tachella

Médica Nefróloga. Directora del Centro de Diálisis de S.Q.M.S.

Al comenzar el diálogo con nuestra invitada de hoy, Dra. Matilde Andrade, aprendimos que las infecciones urinarias son una de las causas comunes de cálculos renales.
Sin determinar qué existe primero: si la infección que hizo que el cálculo se produjera, o si el cálculo favoreció la aparición de la infección. Dra Matilde Andrade. (1)
En un tema amplio así como complejo, dialogamos con la profesional de esta manera:
¿Cuál es la función de los riñones en una persona libre de enfermedad?
El riñón es un órgano que además de filtrar y sacar los tóxicos del cuerpo, tiene muchas funciones. Las desconocemos hasta el momento en que nos encontramos enfermos y consultamos.
Regula la formación de los glóbulos rojos, su volumen dentro del cuerpo, tiene relación con el calcio de los huesos, con el intelecto y todas las funciones cognitivas del organismo. Además del estado de ansiedad, con todo el desarrollo de la piel y su estado en general.
¿Cómo definiríamos un cálculo renal?
Podemos definir como depósitos de sustancias químicas, normalmente sales minerales que habitualmente están disueltas en la orina alrededor de un núcleo de material orgánico, “núcleo litógeno”.
Dicho núcleo está formado por cuerpos extraños (gérmenes, coágulos), presentes en la orina, sobre cuya superficie precipitan otras sustancias orgánicas, también presentes en ella.
Estos depósitos, van aumentando de tamaño con el paso del tiempo y al aumentar el volumen pueden rellenar por completo la pelvis renal (cálculo coraliforme).
Si el cálculo es muy pequeño puede ser expulsado a la vejiga y desde aquí en un segundo tiempo, al exterior con la orina.
Hablamos de arenilla cuando los cálculos son de pequeño tamaño pero muy numerosos y que sedimentan en la orina, apenas emitida.
¿Cuál es el origen de los cálculos renales?
Los cálculos pueden corresponder a diferentes causas y estar formados por contenidos distintos. Los más frecuentes son de Oxalato de calcio, también hay de Ácido Úrico, combinados o cálculos más raros asociados a trastornos del metabolismo, como son los cálculos de Cistina.
Factores genéticos, la alimentación, la cantidad de líquido ingerido, las infecciones de vías urinarias y otras enfermedades metabólicas, pueden contribuir a su aparición. En la mayoría de los casos, la causa no se llega a esclarecer porque son varias.
Una de ellas, puede incidir en el consumo de refrescos (bebidas cola, los más), con mucho ácido fosfórico, favoreciendo la producción de cálculos.
Los orígenes de los cálculos de riñón están en el metabolismo en las vías urinarias.
Por ello, a la persona que comienza con cálculos se le aconseja beber mucho líquido. Para que favorezca la orina no se estanque y no se produzca el núcleo.
¿Cuáles son los síntomas que pueden presentar las personas con esta dolencia?
La sintomatología va a depender del tamaño de la composición y la situación en el aparato urinario de los cálculos.
En aquellos casos en los que estos son pequeños, pueden no aparecer síntomas.
En caso contrario, puede resultar con dolor en la zona lumbar (espalda baja), que puede ser muy intenso y acompañarse de síntomas generales.
Sangre en la orina, o infección urinaria, lo que generalmente lleva a la consulta médica.
Cuando los cálculos renales obstaculizan el flujo de la orina, puede derivar en complicaciones como: obstrucción de las vías urinarias, permitiendo que las bacterias penetren con mayor facilidad y desencadenen infecciones con la presencia de: fiebre, escalofríos, molestias al orinar.
También hay enfermedades que atacan al riñón, como nefritis, con una gran variedad de ellas por diferentes causas, con distintos tratamientos.
¿Esta patología puede llevar a la insuficiencia renal?
El compromiso de la función del riñón, no es habitual al comienzo de la enfermedad. A excepción de que se padezca una enfermedad bilateral y exista una obstrucción de ambas vías excretoras.
Pero los múltiples episodios, pueden ir afectando de una manera u otra el desempeño del riñón y comprometer su función.
Al igual que en muchas otras enfermedades que llevan a la Insuficiencia renal hay signos, síntomas que ponen en alerta a la persona, a su médico y hay exámenes que corroboran de manera simple y rápida el buen funcionamiento de los mismos.
Para llegar a una insuficiencia renal existen muchos caminos, porque son muchas las causas.
Situaciones en que la salida de la orina se puede ver perjudicada, con una obstrucción (cálculos), en un aumento de un órgano, como aparece en los hombres en la próstata.
¿Cuál es la alerta en nuestro organismo para consultar?
Al principio no hay síntomas.
Podemos concurrir a solicitar el carné de salud, donde es muy importante el resultado de orina, que luego del examen dice que “no está bien” (se encuentra con albúmina, proteínas, o sangre), o que tenga presión alta. Que puede llevar a una insuficiencia renal a lo largo del tiempo.
Hasta aquí serían situaciones primarias.
¿Existe un tratamiento para el comienzo del problema?
Si y depende de la causa.
Si es una enfermedad sistémica, (ejemplo diabetes), hay que tratarla.
Esta lleva a la insuficiencia renal a través de muchos años.
También podemos hablar de un tratamiento específico para disolver el cálculo, pero solamente va a suceder si éste es puro de ácido úrico.
¿Por qué se vuelve difícil expulsar el cálculo?
Si se encuentra en el riñón, ya que es algo extraño al organismo, siente dolor porque este lo va apretando e intentará sacarlo.
Si se encuentra en el uréter, puede que descienda a la vejiga y lo pueda expulsar.
Pero de no moverse de ese lugar es peligroso que no deje pasar la orina, el riñón se dilata, duele, con la posibilidad de que deje de funcionar y quede funcionando uno solo.
Como personas que nacen con un solo riñón y viven perfectamente toda la vida.
¿Cuál es el resultado en pacientes tratados?
Un alto porcentaje de los cálculos renales se solucionan espontáneamente (expulsión del cálculo), el resto necesita de la actuación del médico urólogo quien a través de diferentes métodos, intentará corregir el problema.
Utilizándose sistemas como:
Litotricia extracorpórea (Lito: cálculo, tricia: romperlo), Cirugía endoscópica, Cirugía abierta o la combinación de ellas:
Litotricia: Una onda de choque, que rompe el cálculo y la persona lo va despidiendo por la orina.
Extracorpórea: (fuera del cuerpo). No es realizado con cirugía, pero este método va a depender del peso de la persona y demás.
Cirugía endoscópica: (técnica que permite visualizar el interior del tubo digestivo a través de los orificios naturales).
¿Cuál es la incidencia?
Es más frecuente en hombres (uno en tres), entre los 30 y 50 años de edad, y en pacientes de raza blanca más que en asiáticos y en estos, más que en la población negra.
Tiene mayor incidencia en zonas de clima cálido y árido que en climas templados. Relacionado con la mayor deshidratación que ocurre en los meses estivales, lo que es un dato a tener en cuenta en la zona en que vivimos.
La incidencia aumenta coincidiendo con los períodos de mayor desarrollo económico y en los países más industrializados, probablemente en relación con hábitos dietéticos como baja ingesta de líquidos, excesiva ingesta de proteínas, sal y oxalatos.
La recurrencia de formación de cálculos en personas no tratadas, es del quince por ciento en un año, alrededor del cincuenta por ciento al cabo de cinco años y del ochenta por ciento a los veinticinco años.
Más de la mitad de las personas con cálculos recurrentes, tienen una historia familiar de nefrolitiasis.
¿Cuándo pasa la persona a un cuadro comprometido?
Cuando tiene un compromiso del estado general del organismo, quedando sin función en sus riñones en forma total, (cuadro muy florido, complejo, con determinadas características y muchas sintomatologías: cognitiva, trastornos del sueño, humor, piel seca, etc.).







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...