Jorge Alvarez: «nosotros no podemos hacer de policías»

El presidente de Saladero en EL PUEBLO. Presente y proyección

«Nosotros estamos caliente con todo esto que estamos pasando y viviendo. Pero no somos los únicos. Registramos nuevos socios y pasamos los 200. Queremos tener un piso de 500 y resulta que el dinero que ingresa por ese concepto, tenemos que desembolsar a la Liga Salteña, por las denuncias que se acumulan. Saladero tiene un problema grande con un grupo de gente, que no son tantos, pero sabemos quienes son. Hemos hablado con ellos, pero no dicen, no responden.

El presidente en EL PUEBLO

El presidente en EL PUEBLO

Llegan el domingo y se colan. Pero el hecho es que denuncian en el formulario más de los que son y después pagamos los platos rotos. Esta gente se dice hincha, pero no aporta nada. Y además perjudican. Nosotros los dirigentes, no podemos ir a la cancha a controlar quién entra o no entra.
No podemos estar cuidando o sacando gente. Que quede claro: no podemos hacer de policías.
Hay que hablar con el Jefe de Policía y ver qué chance existe respecto al servicio 222. Pero en esto, los perjudicados somos claramente los de siempre. Progreso, Salto Nuevo, Gladiador, Ceibal, River Plate y Saladero. Francisco Vallejos, dirigente nuestro, sacó a unas de estas personas de la cancha. Y entonces le dijeron en portería: «mirá que ya están denunciados». Entonces, ¿cómo es la cosa?
Se le crea al dirigente un problema enorme. Por asumir esas actitudes en una cancha, después le apedrean la casa. La mayoría son menores. Tampoco los podés tocar».
**********
Unos años de ausencia, pero este año, marcó el retorno del Com.My (R) JORGE ALVAREZ a la presidencia de Saladero. Admite que alcanzó la dimensión de un desafío, porque a determinados niveles fue como arrancar en cero.
Saladero sufrió, padeció, en el 2016. Las incertidumbres acumuladas. Las sanciones económicas y deportivas. Se quedó en la «A». Pero quedó herido.
**********
«Yo diría que en la Comisión Directiva somos un grupo heterogéneo. Pensamos distinto y es parte de la diversidad, pero lo bueno es que prolongamos el mismo fin: sacar a Saladero de estancamientos en que había caído y sobre todo, limpiar aspectos de la imagen. Por eso esto duelo. Hacés lo posible para dar vuelta la página y te denuncian. Al que contratás para controles específicos o que son parte de la seguridad, termina perjudicándote. O sea: pagás para que te manden al bombo. Es casi una contradicción. No pesa mi cargo de Comisario Mayor, porque no me gusta imponer. Escucho. Nos escuchamos y extraemos lo mejor en pro del club. Nadie tiene protagonismo más que otro. Reitero porque me parece clave: nos guía un objetivo en común».
«SE LE HABÍA DESMADRADO TODO»
Por tres años se fue a Montevideo, por razones profesionales de servicio «y no hice menos que comprobar el centralismo. Es la capital, Canelones, algo de Maldonado y algo de Colonia. La inexistencia de todo el resto del interior parece real».
La vuelta a Salto. Hubo quienes tendieron puentes para que Jorge retornara al club. Y entonces volvió. «A Saladero se le había desmadrado todo. Nosotros podíamos entrar a criticar la pasada gestión, pero optamos por hacer, construir, juntarnos. ¡Si había solo 25 socios registrados!
El club tiene gente capaz de colaborar, pero está asociado a la producción del equipo y en qué medida es protagonista en la tabla. Por eso estos cuatro puntos vienen bárbaro. Es un impulso deportivo, que gravita en el Saladero total. En la pasada fecha, no tengo dudas que de los cuatro que jugamos en cancha de Nacional, fuimos los que aportamos más entradas vendidas. No menos de 300. Y es verdad que la Liga se ampara financieramente en determinados clubes. Por eso digo que esto que pasa ahora, con denuncias desproporcionadas, nos hacen una grieta. Este sistema tiene que cambiar. Esto no es lógico y tampoco es justo».
«DESPUÉS NOS TIRAN MIERDA»
En la edición del pasado jueves, foco central: clubes de barrio que acumularán sus mismos pensamientos, frente a lo que califican situaciones básicamente injustas. Saladero elevará asimismo una nota al Consejo Superior, en la que planteará fines básicos. Uno de ellos, abrir un frente de diálogo con el Comando de Jefatura de Policía, «para que sepan de esta realidad. Lo que no puede ser es que sigamos padeciendo estas denuncias desde la seguridad privada. Sumamos nuestro esfuerzo para evitar hechos y después nos tiran mierda. Cuando llegamos a la Liga para inscribirnos, teníamos además una deuda. El total era de 20 mil pesos. Veinte socios pusieron mil pesos cada uno. O sea, Saladero es suma de recursos humanos y voluntad, en pro del barrio, de su gente y de quienes cultivan el fútbol. Por lo tanto que se tenga la dignidad y el sentido común de no perjudicarnos. Por lo menos eso, por lo menos».

«Ardaiz se moría por jugar en Saladero;
ya nos robaron demasiados jugadores»

«Tenemos una Sub Comisión de Baby Fútbol que trabaja sobre la base de razones que le hacen bien al club. Este año con una novedad: esa Sub Comisión tiene que ver con el funcionamiento de la Sub 15. La incluye en su esquema. Que los jugadores que arrancan en el Baby Fútbol, se prolonguen en el club. Ya nos robaron demasiados jugadores».
**********
«Joaquín Ardaiz jugó en Saladero desde los 6 a los 13 años. Después se fue a Montevideo. Pero se moría por jugar en Saladero, de repente algún año más. Hubo una cuestión administrativa con respecto a él. Por eso el club no vio un solo peso. No importa. Tiene nuestro cariño, estamos con él y sabemos que no reniega de su origen. Hemos proyectado un homenaje cuando venga a Salto y se presente la ocasión. Es un orgullo de Saladero».
**********
«Diego Godoy ya entrena con el plantel y es uno más. Queremos que los jugadores nuestros estén bien de la cabeza. Que piensen solo en el fútbol y nada más. El «Cacho» Mendietta no es hincha de Saladero, pero está identificado con el club. La honestidad que vuelca en su trabajo es indiscutible».
**********
«La sede abarca media manzana. La idea es reformarla y construir una cancha de Fútbol 5. Podríamos incluso suscribir un convenio a nivel de Ministerio. La misión social del club no se discute. Hemos incorporados niños y adolescentes de barrios Constitución y barrio Quiroga. Queremos volver a tener la cancha. Jugar en ella. Ya demasiado daño se nos hizo con tantas suspensiones. Es el único caso en el fútbol salteño y todavía lo estamos pagando».

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-