Juez definirá hoy en referencia al caso de los pescadores africanos

El magistrado se declarará incompetente si no se puede demostrar el maltrato denunciado, y que este sucedió en territorio uruguayo.
Una serie de elementos nuevos se sumaron al caso de los marinos africanos que declararon a la justicia uruguaya haber sufrido maltratos en una flota de pesqueros chinos.
Según supo El Observador, el juez penal Ricardo Míguez definirá este sábado el caso que involucra a los trabajadores extranjeros que dijeron haber sido maltratados a bordo de tres barcos pesqueros. Míguez se expedirá una vez que escuche la opinión del fiscal. Si la fiscalía considera que hay implementos de tipo penal, el magistrado deberá resolver a partir de ello, explicaron fuentes del caso. Si no se logra demostrar los maltratos denunciados, y que estos sucedieron en territorio uruguayo, el juez se declarará incompetente y archivará el caso.
De acuerdo con lo expuesto en la sede judicial, algunos pescadores mostraron cicatrices de heridas antiguas en su cuerpo. Los médicos constataron esta situación en las revisaciones que les realizaron, informaron a El Observador fuentes del caso. Esto, explicaron, aumenta las posibilidades de que no se pueda probar que hubo maltrato dentro de la jurisdicción marítima nacional.
Uno de los trabajadores tenía una marca en una pierna, y afirmó que lo habían lastimado con un gancho. La herida está cicatrizada y –de acuerdo con su relato- el episodio habría ocurrido en altamar, dijeron las fuentes.
Dos marinos presentan hematomas en su cuerpo, uno de ellos en un ojo. Al principio, un pescador dijo que había sido por un golpe de un tripulante chino; sin embargo, las fuentes consultadas indicaron que se trató de un problema interno entre los pescadores, y que el tripulante africano fue atacado porque no quería abandonar el buque.
El capitán chino, que quedó emplazado en Prefectura, negó ante la Justicia que los maltratos que advierten haber sufrido los trabajadores africanos hayan ocurrido. Los otros dos capitanes denunciados, responsables de los otros buques chinos, ya no están en territorio nacional.
Este sábado también declararán más pescadores y eventualmente algún tripulante chino que pueda acercarse a la costa, ya que el buque está anclado lejos del puerto de Montevideo.
La denuncia penal fue alentada, presentada y firmada por la organización Mundo Afro y el Sindicato Único Nacional de Trabajadores del Mar y Afines. Ambas instituciones sostienen que el caso de los pescadores africanos no es aislado.

El magistrado se declarará incompetente si no se puede demostrar el maltrato denunciado, y que este sucedió en territorio uruguayo.

Una serie de elementos nuevos se sumaron al caso de los marinos africanos que declararon a la justicia uruguaya haber sufrido maltratos en una flota de pesqueros chinos.

Según supo El Observador, el juez penal Ricardo Míguez definirá este sábado el caso que involucra a los trabajadores extranjeros que dijeron haber sido maltratados a bordo de tres barcos pesqueros. Míguez se expedirá una vez que escuche la opinión del fiscal. Si la fiscalía considera que hay implementos de tipo penal, el magistrado deberá resolver a partir de ello, explicaron fuentes del caso. Si no se logra demostrar los maltratos denunciados, y que estos sucedieron en territorio uruguayo, el juez se declarará incompetente y archivará el caso.

De acuerdo con lo expuesto en la sede judicial, algunos pescadores mostraron cicatrices de heridas antiguas en su cuerpo. Los médicos constataron esta situación en las revisaciones que les realizaron, informaron a El Observador fuentes del caso. Esto, explicaron, aumenta las posibilidades de que no se pueda probar que hubo maltrato dentro de la jurisdicción marítima nacional.

Uno de los trabajadores tenía una marca en una pierna, y afirmó que lo habían lastimado con un gancho. La herida está cicatrizada y –de acuerdo con su relato- el episodio habría ocurrido en altamar, dijeron las fuentes.

Dos marinos presentan hematomas en su cuerpo, uno de ellos en un ojo. Al principio, un pescador dijo que había sido por un golpe de un tripulante chino; sin embargo, las fuentes consultadas indicaron que se trató de un problema interno entre los pescadores, y que el tripulante africano fue atacado porque no quería abandonar el buque.

El capitán chino, que quedó emplazado en Prefectura, negó ante la Justicia que los maltratos que advierten haber sufrido los trabajadores africanos hayan ocurrido. Los otros dos capitanes denunciados, responsables de los otros buques chinos, ya no están en territorio nacional.

Este sábado también declararán más pescadores y eventualmente algún tripulante chino que pueda acercarse a la costa, ya que el buque está anclado lejos del puerto de Montevideo.

La denuncia penal fue alentada, presentada y firmada por la organización Mundo Afro y el Sindicato Único Nacional de Trabajadores del Mar y Afines. Ambas instituciones sostienen que el caso de los pescadores africanos no es aislado.