- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Juez penal de Salto fue denunciado por funcionarios ante la Suprema Corte de Justicia por presunto “acoso laboral”

El juez penal de 4º turno de Salto, Guillermo Royes, fue denunciado ante la Suprema Corte de Justicia por una actuaria y doce funcionarios del juzgado penal por presunto acoso laboral. Según denunció el semanario Búsqueda en su última edición, el otro magistrado penal que trabajaba en nuestro departamento, Enrique Ismael Falco, se adhirió a la denuncia y solicitó además traslado, por lo cual la máxima corporación de justicia resolvió enviarlo al departamento de Colonia. La situación “es tal cual”, lo publicado en Búsqueda afirmó a EL PUEBLO el portavoz del Poder Judicial, Raúl Oxandabarat.
LA DENUNCIA
“Actitudes violentas”, “autoritario”, “sanciones desproporcionadas y exageradas” son algunas de las conductas que los funcionarios del juzgado penal de Salto describen en la denuncia ante la Suprema Corte de Justicia contra el juez de 4º Turno de Salto, Guillermo Royes. Ahora, la corporación iniciará una investigación administrativa para comprobar si el tenor de las denuncias presentadas por la actuaria de ese juzgado, la escribana Sara Luján y otros 12 funcionarios que trabajan en el mismo recinto, son exactamente así.
En tanto, que el Dr. Enrique Ismael Falco Arévalo, que oficiaba como Juez Letrado de Primera Instancia de Salto de 2º turno, solicitó hace un tiempo su traslado aduciendo “motivos personales” y fue designado como Juez Letrado de Colonia de 3º Turno. Mientras que el Dr. Javier Arias Minoletti, actual Juez Letrado de Primera Instancia de Rivera de 6º turno, fue designado en sustitución de Falco como Juez Letrado de 2º Turno en nuestro departamento.
La información fue publicada por Búsqueda el pasado jueves y tras el contacto de EL PUEBLO con la periodista, Victoria Fernández, responsable de la información judicial del prestigioso semanario, confirmó la noticia aportada con los datos que aquí se publican.
En la crónica, el semanario indica que “la actuaria encargada de los juzgados penales de Salto presentó ante la Corte, con el apoyo del entonces juez penal de segundo turno Enrique Ismael Falco y de 12 funcionarios, una denuncia por acoso laboral contra el juez penal de cuarto turno, Guillermo Royes”.
El relato de la noticia establece que “de acuerdo a la denuncia a la que accedió Búsqueda, el magistrado es “violento” en el trato con los funcionarios, tiene una “actitud autoritaria”, impone sanciones “desproporcionadas” y da órdenes “totalmente exageradas”, entre otras actitudes que “perjudican” el desempeño de los juzgados”, relata la crónica.
Destaca además que la Suprema Corte de Justicia recibió la denuncia a mediados del mes de octubre y comenzó a investigar los hechos. En ese marco, el juez Royes, ya tiene la denuncia presentada contra él en sus manos y se encuentra formulando los descargos. Y por lo tanto, tras la consulta de las partes involucradas en este caso, la Suprema Corte de Justicia resolverá si inicia una investigación administrativa contra el magistrado denunciado.
Según publica “Búsqueda” en su denuncia, “la actuaria adjunta Sara Luján, que está a cargo de los juzgados desde noviembre del año pasado debido a que la titular está de licencia por enfermedad, describe que desde que ingresó a la sede el juez Royes, en octubre de 2014, el clima laboral se ha ido deteriorando”.
Y afirma ademas que esto es así, “a tal punto que todos los días, los funcionarios, actuarios y el juez de la sede de segundo turno llegamos al juzgado con una variedad de emociones negativas que perjudican nuestro desempeño laboral, afectando el servicio de justicia al que nos debemos”, dice la funcionaria en la denuncia. Incluso, el entonces juez de segundo turno de Salto, Enrique Falco, ahora trasladado a Colonia tal como publica el Poder Judicial en su sitio web, habría expresado “preocupación y descontento porque su sede se ve relegada para atender las demandas “constantes” y de “toda índole” del juez Royes, describe la denuncia” que publica el semanario.
En tanto, que el juez acusado “llegó incluso a ordenarles a algunos funcionarios que no realicen tareas para la otra sede judicial, lo que genera ‘miedo’ en los denunciantes, que terminan priorizando sus pedidos para no hacerlo enojar. Las discusiones con el magistrado han llegado a niveles “muy altos de tensión”, al punto que en una ocasión los gritos se escucharon desde la vereda del juzgado, relató la actuaria”.
Sostiene la denuncia publicada que “el magistrado tiene una “personalidad cambiante” y si bien por momentos es “amable”, de forma repentina se enoja y da “órdenes totalmente exageradas”. Estas actitudes provocaron “deserciones” de funcionarios que fueron certificados por stress”, establece la denuncia. Según describe Búsqueda “el juez acusa a los funcionarios de equivocarse a propósito para perjudicarlo. También ha trasladado funcionarios sin dar explicaciones a la actuaria e impone sanciones “extremas que no se justifican”. El juez Falco, la otra actuaria adjunta y 12 funcionarios también firmaron el documento, en respaldo a lo expresado por Sara Luján.