Julio María Sanguinetti contra la estatua de la Virgen en la rambla de Montevideo

Nacionales: “Sturla se equivoca”, dijo.

El expresidente acusó a la Iglesia Católica de llevar adelante “intentos reiterados” por “avanzar en terrenos reñidos con el sistema”.
El expresidente Julio María Sanguinetti acusó a la Iglesia Católica de llevar adelante “intentos reiterados” por “avanzar en terrenos reñidos con el sistema”, entre otras cosas por “la propuesta de erigir una estatua de la Virgen María en la Aduana de Oribe”.
“El cardenal Sturla, que trata de recuperar (y lo comprendemos) el brío algo disminuido de la Iglesia Católica, se equivoca cuando va más allá. Incluso acusa de ‘anticlericalismo’ a quienes discrepan con su propuesta, sin advertir que justamente él está cayendo en un ‘clericalismo’ que hiere la concepción republicana de nuestra democracia. Por este camino, en vez de reforzar la visión contemporánea de laicidad que se ha ido desarrollando, marca un retroceso”, sostuvo Sanguinetti.
El expresidente colorado, que hizo estas consideraciones en una columna publicada en el Correo de los Viernes, advirtió que “la llamada ‘cruz del Papa’ es otra cosa muy distinta”.
Sanguinetti explicó que “la ley 15.870, de julio de 1987, dispuso su mantenimiento ‘en calidad de monumento conmemorativo’”.
Y continuó: “Es un registro histórico: la conservación de una traza material de la primera visita de un Papa al Uruguay, jefe de Estado del Estado Vaticano, con el cual tenemos relaciones diplomáticas, y líder espiritual de la religión mayoritaria en el país.
No se trató entonces de ‘consagrar’ a la religión un espacio público, sino de conmemorar un acontecimiento histórico importante para una República liberal, plural y tolerante”.
“Se invoca como precedente una estatua a ‘Iemanjá’, que sin duda es discutible, pero que no es un lugar de culto y obviamente no posee la carga simbólica de la Iglesia Católica”, insistió el exmandatario colorado en su columna.