La alegría llegó con la última jugada

Segunda fecha por el campeonato de selecciones de OFI. Los juveniles de Salto en Bella Unión ante el locatario. Había que cambiar la pisada ya que los nuestros debutaron con derrota jugando en el Dickinson. El rival también había perdido en el debut y ambos necesitaban sumar.
En las previas Salto era más, por figuras individuales y trabajos preliminares y esa supuesta superioridad la emparejó Bella Unión con una entrega total y marca en todos los sectores del terreno.
Salto tuvo la pelota, la trabajó por el medio y fue imposible vulnerar una férrea defensa. Se trató de abrir la cancha, de darle participación a los punteros, pero la zaga locataria, con hombres de muy buena estatura salió siempre ganando. Salto tuvo más la pelota, principalmente en la media cancha, pero ese mejor trabajo creado no se concretó en goles en el arco bien defendido por Mario Riveiro y la primera parte se cerró con marcador en blanco.
Salto mereció irse al descanso en ventaja, Arredondo primero y Fernández después fallaron en situaciones más que propicias para convertir y por último Agustín Suárez pegó un remate en el travesaño del arco de Bella Unión. El gol estuvo ahí, pero no llegó por ningún lado.
Nos quedaba la expectativa de lo que pudiera ocurrir en los 45 minutos finales. Pensamos en las indicaciones que podía dar el técnico Noboa y el saber si los chicos de Bella Unión estaban físicamente, aptos para aguantar el ritmo que le imponía Salto y en virtud de la alta temperatura reinante.
Pero aquí el que entró con mentalidad ofensiva fue Bella Unión.
Dos cambios en los primeros minutos le dieron el potencial ofensivo que no había tenido en la primera parte y en algún pasaje superó el trabajo de los nuestros. Salto tuvo que aguantar a pie firme y por ahí se mando alguna excursión sobre el arco de Mario Riveiro. El partido se hizo de ida y vuelta, principalmente después de los   ingresos de Prado y Fasanello. Parecía que el “cero” no se rompía pero ya en zona de descuentos apareció Franco Hernández para decretar el gol del triunfo para festejos de todos los salteños que estaban en Los Olivos.
No se jugó bien pero se ganó y eso es lo que sirve, no vamos a hablar de suerte o mala suerte. Hay errores a corregir, pero ahora se puede mirar las posiciones de otra manera.

Segunda fecha por el campeonato de selecciones de OFI. Los juveniles de Salto en Bella Unión ante el locatario. Había que cambiar la pisada ya que los nuestros debutaron con derrota jugando en el Dickinson. El rival también había perdido en el debut y ambos necesitaban sumar.

En las previas Salto era más, por figuras individuales y trabajos preliminares y esa supuesta superioridad la emparejó Bella Unión con una entrega total y marca en todos los sectores del terreno.

Salto tuvo la pelota, la trabajó por el medio y fue imposible vulnerar una férrea defensa. Se trató de abrir la cancha, de darle participación a los punteros, pero la zaga locataria, con hombres de muy buena estatura salió siempre ganando. Salto tuvo más la pelota, principalmente en la media cancha, pero ese mejor trabajo creado no se concretó en goles en el arco bien defendido por Mario Riveiro y la primera parte se cerró con marcador en blanco.

Salto mereció irse al descanso en ventaja, Arredondo primero y Fernández después fallaron en situaciones más que propicias para convertir y por último Agustín Suárez pegó un remate en el travesaño del arco de Bella Unión. El gol estuvo ahí, pero no llegó por ningún lado.

Nos quedaba la expectativa de lo que pudiera ocurrir en los 45 minutos finales. Pensamos en las indicaciones que podía dar el técnico Noboa y el saber si los chicos de Bella Unión estaban físicamente, aptos para aguantar el ritmo que le imponía Salto y en virtud de la alta temperatura reinante.

Pero aquí el que entró con mentalidad ofensiva fue Bella Unión.

Dos cambios en los primeros minutos le dieron el potencial ofensivo que no había tenido en la primera parte y en algún pasaje superó el trabajo de los nuestros. Salto tuvo que aguantar a pie firme y por ahí se mando alguna excursión sobre el arco de Mario Riveiro. El partido se hizo de ida y vuelta, principalmente después de los   ingresos de Prado y Fasanello. Parecía que el “cero” no se rompía pero ya en zona de descuentos apareció Franco Hernández para decretar el gol del triunfo para festejos de todos los salteños que estaban en Los Olivos.

No se jugó bien pero se ganó y eso es lo que sirve, no vamos a hablar de suerte o mala suerte. Hay errores a corregir, pero ahora se puede mirar las posiciones de otra manera.

Estadio “Los Olivos” de Bella Unión

Arbitros de Mercedes: Luis López, Oscar Sosa y Gabriel Rivarola.

-BELLA UNIÓN (0)

Mario Riveiro, Wáshington Núñez, Irineo Olivera, Braian Zapirair, Crístian Navarro y Benjamin Sánchez, Franco García (58 Marcos Guimaraens), Matías Trindade, Carlos Arbiza, Guillermo Rolón y Francisco Torres (50 Matías Almeida).

-SALTO (1)

Sebastian Lentinelli,  Franco Rivero, Marcos Arredondo, Ignacio Viera, Cristian Alvez y Franco Hernández, Gustavo Pintos, Gonzalo Miranda, Fabian Fernández (65 Kevin Prado), Katriel Piegas (82 A. Ferreira) y Agustín Suárez (65 Rodrigo Fasanello). D. T . Jorge Noboa.

Goles:  90 (S) Franco Hernández.