La amenaza se levanta y cae

Ferro Carril-Tigre

Habría que admitirlo. Ferro Carril se ha transformado en una permanente amenaza de respuesta. De consolidación. Para dejar en claro que puede ser postulante real. Pero esa amenaza, como se levanta, se cae. Y se vuelve a levantar.
Por ejemplo, batió a Salto Uruguay 2 a 0 con dos goles de Paolo Patritti y a la fecha siguiente, mordió el polvo de la derrota frente a Progreso. Acumuló errores y Progreso le dictó la sentencia. Tigre está comprometido en la zona del descenso.
Es uno de los equipos involucrados. En Tigre saben que es complejo permanecer, pero no es menos cierto que se la está jugando a capa y espada, más allá de las dudas que lo afligen cuando ostenta el control de pelota y tiende la intención de atacar. Ahí surgen las carencias.
Es un hecho que Ferro llega con el amparo de su favoritismo. Sobre todo, por su mayor riqueza individual. Ese no es un tema menor. Tiene más gol. Lairihoy está para volver. Y si vuelve Fabricio, Tigre sabe que enfrente tendrá que bajarle las revoluciones a un azote real.