La artista plástica Lacy Duarte falleció el lunes a los 78 años

El lunes 28 falleció en Montevideo Lacy Duarte. Increíblemente la noticia pasó casi inadvertida en Salto; increíblemente decimos, porque se trata de una de las mayores figuras que ha dado nuestra tierra si de arte hablamos. Junto a su compañero, el también destacado artista plástico Aldo Peralta, fueron parte de una generación sumamente valiosa para las artes plásticas del país entero. Y, en el caso de Lacy, con una trayectoria internacional como muy pocos uruguayos han tenido. El suyo puede ser también un ejemplo de que si hay talento y se lo acompaña con esfuerzo para la formación, se puede llegar muy lejos, sin importar el lugar o la condición social del origen: Lacy Duarte nació en el interior más profundo de Salto, en Mataojo, donde 49 años antes, casualmente (¿casualmente o tendrá algo especial esa zona?) también nació el mejor pintor que dio Salto, Carmelo de Arzadum.
UNA NOTABLE TRAYECTORIA
La dimensión de su obra, trayectoria y reconocimientos (en especial fuera de Salto), queda clara con leer lo que de ella dice el “Diccionario de la Cultura Uruguaya”, de Miguel Ángel Campodónico, y que transcribimos seguidamente: “Duarte, Lacy. Mataojo (Departamento de Salto, 15 de setiembre de 1937). Artista plástica, docente. Estudió a partir de 1954, con el pintor húngaro José Cziffery, en el taller Pedro Figari, de Salto. Ingresó a la docencia en este taller (1959) y en Enseñanza Secundaria (1961), como profesora de Dibujo en aquella ciudad y después en Aiguá. En 1967 se radicó en San Carlos, donde enseñó la misma materia (hasta 1975). En Montevideo, estudió técnicas del tapiz con Ernesto Aroztegui. Al año siguiente, pasó a vivir en Porto Alegre (Brasil) y se dedicó al tapiz (trabajó con la tapicista Zoravia Bettiol). Se radicó definitivamente en 1981 en Montevideo. Dedicada a la pintura, comenzó a exponer sus obras (su primera muestra como pintora se denominó “Rituales, mitos, espejos y mentiras). Ha participado en exposiciones individuales en Uruguay, Argentina, Brasil, Cuba, EEUU, Colombia, Ecuador, Chile, España, Hungría, etc. Intervino en la Bienal de La Habana (Cuba, 1986), en la muestra colectiva de arte uruguayo en la Bienal de París (Francia, 1984), en Diez Artistas Uruguayos, en Bremen (Alemania, 1990), en 10 –
Pintores Uruguayos, en varias ciudades de España (1991), en Cinco Artistas, en San Diego (EEUU, 1992), etc. También participó en varias Ferias Internacionales celebradas en Colombia, EEUU y España (entre 1990 y 1993). Recibió varias distinciones: Selección AICA (instalación, 1987), Selección AICA (pintura, 1989), Premio Adquisición en el XXXVII Salón Municipal (1989), Premio de Pintura NMB Bank (1989), Mención Especial en el XXXVIII Salón Municipal (1990), nominada como “Mujer del año” (Canal 12, 2000), selección “Los destacados del año (La República, 2001), etc. A raíz del Premio NMB Bank, viajó a Holanda, Francia, Italia y España. Intervino en “Las invisibles” (Seattle, Washington, EEUU, 1993). Obras suyas se encuentran en museos de Uruguay (Departamental de San José, Departamental de Salto, Juan Manuel Blanes de Montevideo), en la Colección Engelman – Ost de esa ciudad, en el Museo Estadual de Porto Alegre (Brasil) y en la Colección Johnson (Wisconsin, EEUU)”.
“PERDURARÁ EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO”
Revisando medios capitalinos, sorprende la indiferencia tan generalizada ante la muerte de la artista. Sí encontramos, en La República, una nota titulada “Lacy Duarte no muere. Vive en la memoria”, firmada por Dari Mendiondo, en la que se refiere principalmente no a su faceta artística sino a su condición de militante política. Es la siguiente. “Por sus creaciones artísticas en tapicería y en artes plásticas esta salteña perdurará en el espacio y en el tiempo. Lacy ha sido una mujer, igual que su marido Aldo Peralta, integrantes de una legión de intelectuales compatriotas que se dedicaron con esmero, imaginación y calidad creativa a enriquecer el acervo cultural de la Nación. Sobreviviendo del producto de su trabajo, en un medio difícil, competitivo, donde la generosidad no abunda en la hora de remunerar el arte y el artista. Motiva esta nota otro recuerdo sobre Lacy Duarte y su compañero Aldo Peralta. Para ello me voy a retrotraer al año 1973, departamento de Maldonado, localidad San Carlos, fecha junio de 1973, días antes del golpe de Estado, se producen razias de militantes sindicales y comunistas. El más notorio Sócrates Martínez. En esos instantes se le asestó un duro golpe al sindicato de la construcción ya que se arrestan y encarcelan obreros y se los internan en el Batallón del cuarto de Ingenieros de Laguna del Sauce, donde son maltratados y torturados, cuya víctima más notoria ha sido Gelos Bonilla hasta hoy desaparecido.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...