La asesinó en su casa a golpes con un objeto contundente

La asesinó en su casa a golpes con un objeto contundente

La dama de 41 años que fue asesinada había sido pareja del presunto homicida, a quien conoció en el hospital.

En la noche del miércoles una dama de 41 años fue asesinada en una finca del barrio Horacio Quiroga. Horas más tarde, la Policía detuvo a la expareja de la mujer, quien en la tarde de ayer fue trasladada al Juzgado Penal. Allí compareció ante el magistrado actuante, el Dr. Guillermo Royes, quien dispuso una nueva audiencia para el día de hoy, donde elaborará el dictamen judicial del caso.
El acusado enfrenta los cargos de homicidio y hurto, debido a que se lo detuvo con varias pertenencias de la occisa.
DESCARTADA LA HIPÓTESIS DEL ARREBATO
En principio se pensó que la mujer había sido víctima de un arrebato y que dicho delito había sido cometido por delincuentes desconocidos por ella, quienes no tenían como objetivo quitarle la vida, sino robarle los objetos de valor que transportaba.
Pero rápidamente esa hipótesis quedó desechada, dado que había “evidencias de tratarse de una muerte provocada con violencia”, de acuerdo a la versión oficial que brindó la Policía.
Esto cambió el giro de la investigación, por lo que los trabajos de los efectivos de la Seccional Tercera de Policía y la Dirección de Investigaciones de la Jefatura local comenzaron a enfocar la búsqueda del posible asesino de Rita Daniela Luzardo Pedrozo en su propio entorno.
LA ENCONTRARON EN SU CASA
La Policía llegó al domicilio de la víctima, sito en la calle 10, vivienda 124 del barrio Horacio Quiroga, luego de recibir la llamada de un familiar de la propia dama.
La mujer se encontraba inconsciente en su dormitorio, con una evidente lesión en el cráneo.
El propio personal policial se encargó de trasladar a la dama al Hospital, donde el médico de guardia intentó reanimarla, sin éxito, constatando posteriormente su fallecimiento.
El profesional que atendió a la dama se dio cuenta de que la lesión craneal que presentaba había sido ocasionada con un objeto contundente, corroborando la presunción policial.
Paralelamente, los familiares de la fallecida dieron cuenta a la Policía de la desaparición de su motocicleta, que se encontraba en un depósito, en el fondo de la casa.
En la mañana de ayer, el birrodado fue ubicado abandonado en un predio próximo a las calles Juan Carlos Gómez y Juan H. Paiva, donde fue derivada una dotación de Policía Científica para trabajar en pos de encontrar huellas dactilares que no correspondieran a la víctima y analizar las pisadas que se ubicaron en torno al birrodado.
Increíblemente, cuando Policía Científica se encontraba realizando los relevamientos fotográficos y gráficos del caso, a escasos 50 metros se divisó la sospechosa presencia de un hombre, quien estaba entre algunas malezas, y que intentó huir del sitio, siendo perseguido y atrapado por el personal de la Dirección de Investigaciones.
Tras ser inmovilizado, se constató que el sujeto era conocido de la víctima, con quien había tenido una relación sentimental. El mismo fue trasladado a la Seccional Tercera, adquiriendo el carácter de detenido por disposición judicial.
Se determinó, además, que el individuo llevaba entre sus pertenencias efectos de fantasía que pertenecían a la víctima, según reconoció la hija de la misma.
Paralelamente, la Policía realizó un rastrillaje en las inmediaciones del lugar donde se encontró la motocicleta, descubriendo una mochila, en cuyo interior se encontraron otros efectos personales de Rita Luzardo.
INDIGNACIÓN EN EL HOSPITAL
El caso provocó una fuerte indignación en el Hospital, ya que la mujer trabajaba allí como auxiliar de limpieza y era apreciada por sus compañeros de labor. La dama, incluso, habría conocido al presunto homicida en el propio nosocomio, cuando éste se encontraba internado allí.
La versión de que el sospechoso de haber asesinado a la dama había sido su expareja se esparció como reguero de pólvora en el centro asistencial, lo que desencadenó que varios funcionarios del Hospital pensaran en “hacer justicia por mano propia” y que aguardaran que el sujeto fuera derivado al nosocomio para ser sometido a la revisión médica de rigor, que se hace con todas las personas que son detenidas por la Policía, para certificar su estado de salud y verificar si tienen algún tipo de lesión. Pero los agentes del orden lograron que el detenido pasara desapercibido y que entrara y saliera del Hospital sin ser visto por los compañeros de la dama, hasta que era retirado del nosocomio, momento en que los compañeros de trabajo de la víctima se abalanzaron sobre el móvil policial, intentando sacar al presunto homicida del móvil, para lincharlo, pero el móvil policial logró zafar del asedio y poner distancia con los manifestantes.
El caso está ahora en manos de la justicia, quien en las próximas horas podría poner al sospechoso tras las rejas.