La Cámara de Diputados de Bolivia se pronuncia por el diálogo en Venezuela

La Paz, 5 feb (EFE).- La Cámara de Diputados de Bolivia aprobó este martes una resolución que manifiesta su apoyo por un proceso de diálogo para resolver la crisis en Venezuela sin injerencias y respalda un primer encuentro que se celebrará este jueves en Montevideo. “Bolivia apuesta al diálogo en la solución de esta situación desde la región, sin injerencia, sin alentar golpes de Estado, ni guerras civiles”, refiere el pronunciamiento del ente legislativo citado por una nota institucional. La resolución fue aprobada con el consentimiento de los parlamentarios del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que controla más de dos terceras partes de la Cámara Baja. El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, aseguró que lo primordial es el diálogo con una “agenda abierta” y que sean los propios venezolanos “los que solucionen su problema interno”. Varios diputados del oficialismo se manifestaron en contra de cualquier tipo de intromisión de actores externos en Venezuela, bajo el argumento de que un escenario así violaría su soberanía y los principios de “autodeterminación de los pueblos”. La primera reunión del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, que se celebrará el próximo jueves en Montevideo, será copresidida por la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez. Los participantes serán ministros de Bolivia, Costa Rica, Ecuador, México y Uruguay, por parte latinoamericana, y de Alemania, España, Francia, Países Bajos, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia, por parte europea. La reunión discutirá las condiciones mínimas que deben darse en Venezuela para un proceso de transición política, tras los últimos acontecimientos, sobre los resultados esperados del proceso que se vive en el país y sobre las medidas a adoptar. La crisis venezolana se acentuó luego de que el presidente del país, Nicolás Maduro, asumiera el pasado 10 de enero un nuevo mandato hasta 2025 en medio de pronunciamientos de falta de legitimidad por parte de varios países de la comunidad internacional.