La carne uruguaya; la más saludable sabrosa y segura por ser producida a pasto y a cielo abierto

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) rechaza por impropias las informaciones publicadas en la prensa que afirman que la carne vacuna uruguaya natural produce más emisiones que la carne producida con engorde a corral. Estas afirmaciones han generado disgusto en el seno de la Junta de INAC al entender que atentan contra el interés nacional y la imagen país que han construido actores del sector privado y público con tanto esfuerzo. Deseamos aclarar que no están bien adjudicadas a INAC las referencias y datos que se han publicado, que citan al Instituto como fuente para realizar tales conclusiones.
CARNE URUGUAYA
SALUDABLE Y SEGURA
El Instituto Nacional de Carnes refuerza el concepto de que la carne uruguaya es la más saludable, sabrosa y segura; así como amigable con el medio ambiente, precisamente por ser producida a pasto y a cielo abierto.
Dado que estas informaciones pueden dañar la imagen internacional del país como productor de carne en base pastoril, el Instituto Nacional de Carnes en su rol de asesor y ejecutor de la política nacional de carnes se ve en la necesidad de realizar las siguientes puntualizaciones:
A-    El país definió una política de Estado por la cual se posiciona en el mundo asociado a valores ambientales, en la denominada estrategia del “Uruguay Natural”. En el sector de carne bovina y ovina esto se identifica con una producción a cielo abierto, en sistemas pastoriles con biodiversidad, respeto del bienestar animal y con la total prohibición del uso de hormonas y antibióticos para estimular la producción. Es decir, en armonía con la naturaleza.
B-    Estos sistemas productivos admiten la intensificación puntual en momentos acotados de la producción manteniendo la identidad de nuestras carnes. Gracias a esta identidad el producto tiene una amplia aceptación en la población, siendo el país con mayor consumo per cápita de carne bovina del mundo. Esa misma identidad es reconocida y nos diferencia en el mundo ante los compradores internacionales que pagan por nuestras carnes valores más altos que los que pagan por la carne de los países que producen en base a granos. Por esta razón Uruguay cuenta con una ventaja adicional.
C-    La referencia a que la carne uruguaya producida fundamentalmente en base a pasto puede ser más perjudicial al medio ambiente que la carne producida en base a grano no solo es errónea científicamente sino que también horada la imagen nacional. Una evaluación científica de esta índole debe ser entre otras cosas completa y tiene que tomar en cuenta tanto la emisión como la captura de gases de efecto invernadero, lo beneficioso de ese  punto de vista ambiental que representa la riquísima  biodiversidad vegetal y animal asociada a los sistemas evaluados, las implicancias que estos tienen en cuanto al bienestar animal y finalmente cuáles son sus riesgos para la inocuidad del alimento de la excesiva intensificación productiva con sus riesgos microbiológicos asociados e incluso cuando éstos se pretenden minimizar, la peligrosa resistencia a los antibióticos que se produce, lo que termina afectando también a la salud humana.
D-    Desde el desafortunado informe de la FAO en 2006, cuestionado por la comunidad científica internacional por incompleto y parcial y aceptado por la propia FAO como un error, el INAC ha estado velando por una difusión responsable del debate sobre impacto ambiental de la ganadería. No se puede ignorar que poderosos intereses económicos y comerciales muchas veces dan soporte a posiciones aparentemente objetivas que no tienen validez científica. Continuaremos en la misma tesitura, informando siempre a la población con equilibrio y objetividad, defendiendo una actividad económica que está entrelazada con los orígenes mismos de nuestra nación y que sigue realizando una contribución significativa al bienestar de los uruguayos

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) rechaza por impropias las informaciones publicadas en la prensa que afirman que la carne vacuna uruguaya natural produce más emisiones que la carne producida con engorde a corral. Estas afirmaciones han generado disgusto en el seno de la Junta de INAC al entender que atentan contra el interés nacional y la imagen país que han construido actores del sector privado y público con tanto esfuerzo. Deseamos aclarar que no están bien adjudicadas a INAC las referencias y datos que se han publicado, que citan al Instituto como fuente para realizar tales conclusiones.

CARNE URUGUAYA

SALUDABLE Y SEGURA

El Instituto Nacional de Carnes refuerza el concepto de que la carne uruguaya es la más saludable, sabrosa y segura; así como amigable con el medio ambiente, precisamente por ser producida a pasto y a cielo abierto.

Dado que estas informaciones pueden dañar la imagen internacional del país como productor de carne en base pastoril, el Instituto Nacional de Carnes en su rol de asesor y ejecutor de la política nacional de carnes se ve en la necesidad de realizar las siguientes puntualizaciones:

A-    El país definió una política de Estado por la cual se posiciona en el mundo asociado a valores ambientales, en la denominada estrategia del “Uruguay Natural”. En el sector de carne bovina y ovina esto se identifica con una producción a cielo abierto, en sistemas pastoriles con biodiversidad, respeto del bienestar animal y con la total prohibición del uso de hormonas y antibióticos para estimular la producción. Es decir, en armonía con la naturaleza.

B-    Estos sistemas productivos admiten la intensificación puntual en momentos acotados de la producción manteniendo la identidad de nuestras carnes. Gracias a esta identidad el producto tiene una amplia aceptación en la población, siendo el país con mayor consumo per cápita de carne bovina del mundo. Esa misma identidad es reconocida y nos diferencia en el mundo ante los compradores internacionales que pagan por nuestras carnes valores más altos que los que pagan por la carne de los países que producen en base a granos. Por esta razón Uruguay cuenta con una ventaja adicional.

C-    La referencia a que la carne uruguaya producida fundamentalmente en base a pasto puede ser más perjudicial al medio ambiente que la carne producida en base a grano no solo es errónea científicamente sino que también horada la imagen nacional. Una evaluación científica de esta índole debe ser entre otras cosas completa y tiene que tomar en cuenta tanto la emisión como la captura de gases de efecto invernadero, lo beneficioso de ese  punto de vista ambiental que representa la riquísima  biodiversidad vegetal y animal asociada a los sistemas evaluados, las implicancias que estos tienen en cuanto al bienestar animal y finalmente cuáles son sus riesgos para la inocuidad del alimento de la excesiva intensificación productiva con sus riesgos microbiológicos asociados e incluso cuando éstos se pretenden minimizar, la peligrosa resistencia a los antibióticos que se produce, lo que termina afectando también a la salud humana.

D-    Desde el desafortunado informe de la FAO en 2006, cuestionado por la comunidad científica internacional por incompleto y parcial y aceptado por la propia FAO como un error, el INAC ha estado velando por una difusión responsable del debate sobre impacto ambiental de la ganadería. No se puede ignorar que poderosos intereses económicos y comerciales muchas veces dan soporte a posiciones aparentemente objetivas que no tienen validez científica. Continuaremos en la misma tesitura, informando siempre a la población con equilibrio y objetividad, defendiendo una actividad económica que está entrelazada con los orígenes mismos de nuestra nación y que sigue realizando una contribución significativa al bienestar de los uruguayos