La Comisión de Selección no le encuentra la vuelta

Las 600 entradas vendidas el pasado domingo en la tarde-noche, cuando se enfrentaron Salto y Artigas por la tercera fecha de la primera rueda de la Copa Nacional, fue eje central de análisis de la Comisión de la Liga Salteña de Fútbol. Una pregunta fue y vino: ¿Qué fórmula para que el aficionado acuda al estadio, cuando los combinados salteños en Sub 18 y mayores afronten sus partidos? ¿Cuál es el día? Sábado o domingo. Pero además, ¿cuáles son los horarios más potenciales a favor de esa asistencia? Lo cierto es que para los componentes de la Comisión de  Selección, la concurrencia no fue la que se pretendía. Ni frente a Paysandú primero y de última con Artigas, Cuando se produjo el estreno de los salteños antes los sanduceros en el Dickinson (sábado 10 de enero), una concurrencia no mayor a las 1.660. Menos aún, en el caso del domingo. Los juveniles Sub 18 arrancaron jugando con 35 grados. El hecho real es que a nivel de la Comisión se entiende que “no es un problema de la entrada y el valor que tiene”. Convencimiento que “bajándola, tampoco habrá de generar variantes”
La ilusión no deja de ser una: que ya en la segunda fase de la Copa, si Salto clasificase y teniendo en cuenta que se trata de partidos de ida y vuelta, la resonancia previa pueda ser mayor y el producto (llámese público en la cancha), simplemente otro.

Las 600 entradas vendidas el pasado domingo en la tarde-noche, cuando se enfrentaron Salto y Artigas por la tercera fecha de la primera rueda de la Copa Nacional, fue eje central de análisis de la Comisión de la Liga Salteña de Fútbol. Una pregunta fue y vino: ¿Qué fórmula para que el aficionado acuda al estadio, cuando los combinados salteños en Sub 18 y mayores afronten sus partidos? ¿Cuál es el día? Sábado o domingo. Pero además, ¿cuáles son los horarios más potenciales a favor de esa asistencia? Lo cierto es que para los componentes de la Comisión de  Selección, la concurrencia no fue la que se pretendía. Ni frente a Paysandú primero y de última con Artigas, Cuando se produjo el estreno de los salteños antes los sanduceros en el Dickinson (sábado 10 de enero), una concurrencia no mayor a las 1.660. Menos aún, en el caso del domingo. Los juveniles Sub 18 arrancaron jugando con 35 grados. El hecho real es que a nivel de la Comisión se entiende que “no es un problema de la entrada y el valor que tiene”. Convencimiento que “bajándola, tampoco habrá de generar variantes”

La ilusión no deja de ser una: que ya en la segunda fase de la Copa, si Salto clasificase y teniendo en cuenta que se trata de partidos de ida y vuelta, la resonancia previa pueda ser mayor y el producto (llámese público en la cancha), simplemente otro.







Recepción de Avisos Clasificados