La defensa de Lula pide su liberación por considerar que los fiscales actuaron por odio

Río de Janeiro, 27 ago (EFE).- La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva, que purga desde abril de 2018 una condena por corrupción, presentó este martes un recurso de hábeas corpus ante la Corte Suprema en el que pide la liberación del expresidente brasileño por considerar que los fiscales de su caso actuaron motivados por odio. Los abogados presentaron como prueba de su alegato copias de reportajes publicados este martes y en los que el portal de noticias en internet UOL divulga grabaciones de conversaciones en la que los fiscales del caso Lula ironizaron sobre el dolor sufrido por el ex jefe de Estado cuando perdió su esposa, su hermano y su nieto. “Los mensajes refuerzan la evidente parcialidad y la persecución de los fiscales contra Lula y su familia”, según un mensaje publicado por la cuenta oficial del expresidente en Twitter. El mismo mensaje explica que, en su recurso, la defensa cuestiona ante el Supremo Tribunal Federal la imparcialidad de los fiscales responsables por la Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que condenó a decenas de empresarios y políticos, incluyendo al exmandatario. Según los abogados de Lula, las conversaciones divulgadas por UOL muestran que los fiscales ironizaron el dolor del duelo cuando quedó viudo; calificaron su petición para salir de la cárcel e ir al entierro de su hermano como “ganas de pasear” y alegaron que esa “novela” se repetiría cuando murió su nieto. “Los mensajes muestran que la actuación de esos fiscales siempre fue orientada por odio y desprecio personal al presidente y sus familiares”, alegó el abogado Cristiano Zanin, principal miembro del equipo de defensa de Lula. Dicho odio, según el defensor, convierte a los fiscales en “absolutamente incapaces de cumplir con sus deberes de imparcialidad, impersonalidad y exención garantizados por ley”. Las conversaciones publicadas este martes forman parte del grupo de mensajes intercambiados en la aplicación de mensajería Telegram que un “hacker” anónimo interceptó y entregó al portal Intercept Brasil. Tales mensajes supuestamente han puesto en duda la imparcialidad de los fiscales de la Lava Jato así como del entonces juez federal Sergio Moro, responsable por las principales condenas en el proceso y que actualmente ejerce como ministro de Justicia en el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.