- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

La encomiable lucha de los “Sueños Compartidos”

Ana Paula Viettro

Ana Paula Viettro es conocida en nuestro medio por estar vinculada a la televisión, siendo la productora de AgroUno; un programa agropecuario, pero además es una de las caras visibles del grupo solidario Sueños Compartidos, dedicado a ayudar a aquellas familias que tienen que lidiar con niños con discapacidad.
Paula, es un ejemplo de solidaridad teniendo en cuenta que es madre de una niña con discapacidad y es justamente ella quien la impulsa a dedicar su tiempo ayudando a otros, a través de distintas actividades que se realizan a lo largo del año con el objetivo de recaudar fondos.
Pese a haber tenido contratiempos, como fue la pérdida de su esposo y padre de sus hijos; nuestro compañero de tareas Juancho Ambrosoni, periodista agropecuario muy querido y respetado en nuestro medio, que falleció en febrero de 2006, como consecuencia de un accidente de tránsito ocurrido en octubre del año 2005 cuando cumplía tareas en su labor agropecuaria. Paula es una persona alegre, que supo rehacer su vida sacando adelante a su familia con amor y dedicación aceptando los retos que la vida le impuso.

¿Cuándo y dónde nació Paula Viettro?
Nací en Salto el 28 de agosto del año 1976, me crié en calle Artigas 943 arriba de la panadería El Trigal ( que era de mi tío), con mi abuela y mis tíos, donde hoy se halla la farmacia del Centro Médico.

¿A qué edad fue madre de su primer niño?
Me casé el 5 de diciembre de 1997 con Juan Miguel Ambrosoni (Juancho), con quien tuve dos hijos. A los 23 años tuve a Juan Carlos y a los 27 a Alfonsina.

¿Cómo fue el proceso con Alfonsina?
Cuando nació nos enteramos que sufría lisencefalia; y ahí comenzó nuestra lucha.

¿Cómo es esa patología?
Es una patología poco común y significa cerebro liso. Antes no había la tecnología que hay ahora por lo que no se vio nada en los estudios de rutina en el embarazo. Cuando nació fue todo una sorpresa pero a la vez sabíamos que teníamos que luchar por ella, todos juntos hasta el día de hoy.
Alfonsina es como un bebé, tiene hoy trece años, pero no camina, no habla, aunque sí entiende si le hablas con amor, con ternura.

¿Cuándo comenzó su vínculo con la Teletón?
Hace ocho años cuando fui al Centro de Teletón en Montevideo donde Alfonsina se sometió a un programa de cuatro días donde se le hizo un diagnóstico de la enfermedad y te dan pautas de lo que podés hacer. Ella no tiene rehabilitación, pero sí la llevamos a controles con fisiatras en la Teletón de Fray Bentos.

¿La Teletón le ha sido de ayuda para sobrellevar la situación?
Sí, lo que necesitas, la Teletón te lo brinda; si no tenes cómo acceder a ciertos materiales (aunque no es mi caso), te lo brindan, además de los tratamientos.
¿Cuándo comenzó a brindar su ayuda para esta institución?
Decidí integrar y ayudar como una forma de devolver lo que ellos hicieron por nosotros y a la vez poder darle la oportunidad a otros niños de poder rehabilitarse y para ello se necesita recaudar dinero para que ellos puedan asistir.
Nuestro trabajo es honorario, volcamos todo a la Teletón, así como también con el grupo Sueños Compartidos hacemos rifas y ventas para juntar dinero para el pasaje de la gente que va, ya que muchos no pueden, o para comprar pañales, etc.

¿Cuantas personas dependen de esos ingresos en Salto?
El número de personas va variando, porque tratamos de que no siempre estén dependientes de nosotros, para poder de esa manera ayudar a todos. Hay más de 140 niños, de los cuales la mayoría va al centro Teletón de Fray Bentos. Son niños con discapacidades motrices e intelectuales.

¿Qué expectativas tienen para esta nueva edición de la Teletón?
Las expectativas siempre son buenas, siempre queremos llegar a la meta, el año pasado fue muy difícil, este año no va a ser fácil, pero sí esperamos que todos nos apoyen. Cuando llega el momento la gente apoya. Falta mucho por mejorar, la gente ve a una persona con discapacidad y lo mira distinto. Pero es una discapacidad, son personas, somos todos iguales, con capacidades diferentes.
A mi como madre me choca si alguien mira diferente a mi hija. Pero por lo general no me pasa, porque trato de estar con mi grupo de amigos, mis familiares, y ella ya está integrada.

¿La familia es lo esencial?
Si, la familia es fundamental. La figura de mi pareja; Víctor Hugo Solís, es fundamental para mis hijos, sabemos que no es su padre biológico, pero cumple ese papel. Cuento además con la ayuda de Claudia que hace muchos años que está con nosotros, y yo salgo a trabajar tranquila porque es como si estuviera yo.