La enfermedad Celíaca

Con la Licenciada en Nutrición: Milagros Olivera

“La alimentación en base a productos naturales, es una alimentación segura”.
Para quienes desconocemos el tema, pero sí, somos sabedores del significado de una mejor calidad de vida para un celíaco, elaboramos el siguiente informe junto a una excelente profesional.
¿Quiénes son las personas celíacas?, ¿es para siempre su enfermedad?, ¿qué es el gluten?, ¿tiene que cumplir una dieta estricta?, son las preguntas de quienes con síntomas y luego análisis comprobados de que padecen esta patología, se pueden replantear.
Es la Licenciada en Nutrición Milagros Olivera, quien hoy nos acompaña, respondiéndonos:
“Los celíacos son las personas que por una predisposición genética tienen una intolerancia permanente al gluten, (fracción proteica que se encuentra en los cereales: trigo, avena, cebada y centeno)”.
“Se produce la intolerancia, porque en el organismo del celíaco la mínima ingestión de gluten genera una lesión del intestino delgado, afectando la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos. La condición de intolerancia dura toda la vida y por ello deben seguir una dieta estricta sin gluten, de lo contrario, aparecerá nuevamente la lesión mucosa del intestino delgado que provoca la enfermedad celíaca”.
Podemos llamarle enfermedad, mientras se desconoce el diagnóstico, luego de asumir la dieta post-diagnóstico, se considera una condición permanente.
¿Cómo se manifiesta?
Se describen diferentes formas de presentación vinculadas en parte a la edad de los pacientes así como al grado de afectación intestinal. Podemos tener síntomas como diarrea, con o sin vómitos, dolor y distensión abdominal, sobre todo observada en niños.
En otras ocasiones los niños no crecen, están apáticos e irritables. Pero esta forma de presentación clásica es cada vez más infrecuente sobre todo en adultos. En estos, la presentación constituye un verdadero desafío médico dado que muchas de las manifestaciones no se vinculan al tubo digestivo, siendo frecuente la anemia, la osteopenia, afecciones neurológicas, ginecoobstétricas, aumento de las enzimas hepáticas, que vinculan al gastroenterólogo con otras especialidades.
¿Cómo se llega a diagnosticar?
Por medio de exámenes de sangre: anticuerpos antigliadina, anti-transglutaminasa, anti-endomisio, dosificación de inmunoglobulina A, en caso de negatividad de anticuerpos; luego en caso de dar positivos se confirma con la Biopsia Intestinal, porque esta demuestra la lesión. El primer análisis que apareció hace años, el anti-gliadina, hoy se usa más para el control de la dieta y en la recuperación de la persona.
¿Es un análisis de alto costo?
Es relativo. Si pensamos que con estos exámenes estamos adelantando un diagnóstico que ayuda a mejorar la calidad de vida de un paciente, se está cuidando el bienestar de una persona sin exponerlo a un deterioro mayor con la posibilidad de contraer otras enfermedades que pueden ocasionar costos mayores a la sociedad médica.
¿A quiénes afecta?
Afecta tanto a niños como a adultos. Muy importante a señalar es que durante mucho tiempo se la vinculaba solo a la edad pediátrica siendo hoy cada vez más frecuente el diagnóstico en la edad adulta. Actualmente la edad media del diagnóstico, es de 45 años y en un por ciento de los casos se diagnostica en personas mayores de 60 años de edad.
En cuanto al sexo se observa una relación mujer-hombre de dos a uno. Y hay formas totalmente asintomáticas y algunas veces depende del rigor con que se interroga al paciente. Estas formas se ven en los familiares de pacientes celíacos o en pacientes que asocian otras enfermedades que se vinculan.
¿Se logra revertir la enfermedad?
Haciendo una dieta sin gluten, el organismo es capaz de volver a tener una mucosa intestinal normal. Transgredir la dieta, conduce a un progresivo deterioro de la mucosa y su función. Hay un período en la vida, sobre todo durante la adolescencia, en que la enfermedad se vuelve silente.
Aunque se realicen transgresiones no hay síntomas pero la intolerancia se mantiene y continúa la interacción entre el gluten y la mucosa intestinal, por lo tanto, el daño continúa. La no adhesión tiene repercusiones variadas, déficit de calcio con riesgo de fracturas, alteraciones ginecológicas como abortos reiterados, anemias resistentes, hasta el desarrollo de enfermedades malignas, situación observada en forma muy severa donde no se cumplió la dieta libre de gluten. Puede llegar incluso a sanarse.
La cura es la Dieta Libre de Gluten o la Dieta Sin Gluten. Esto es bueno, porque la cura depende de un cambio en la dieta alimentaria, sin medicamentos de por vida.
Síntomas en niños
Se debe descartar la enfermedad celíaca ante alguno de varios síntomas. En niños, los más comunes son: Retraso del crecimiento. Dolores de barriga. Alteración del carácter. Distensión abdominal.
Deposiciones blandas, voluminosas y fétidas. Pérdida del apetito. Estreñimiento.
En adultos: Alteración del esmalte dental. Dolores musculares. Anemia crónica. Artritis Reumatoidea. Falta de calcio, Osteoporosis. Dolores de cabeza reiterados. Estreñimiento. Esterilidad. Abortos recurrentes. Dermatitis Herpetiforme. Hipotiroidismo o Hipertiroidismo.
Aftas a repetición.
La dieta
El cambio de dieta, resulta en la práctica más complicado de lo que parece, porque nos vamos dando cuenta de que el gluten está por todos lados, aunque no se vea en forma de pan.
Vivimos en un mundo de trigo, donde nos rodean las panaderías, con sus bizcochos, sándwiches, masitas y hasta los merengues, pueden estar cubiertos por una nube de trigo que se va asentando sobre los merengues blancos; las pizzerías, rotiserías, en todos lados está presente el trigo.
Por el lado de la cerveza, whisky vemos la cebada y ahí están las bebidas no aptas para celíacos. La alimentación en base a productos naturales (frutas, verduras, etc.), libres de gluten, es una alimentación segura.
¿Cuándo siente el paciente mejoría?
El tiempo de respuesta es variable. En general, luego de una a dos semanas, se notan cambios clínicos, los pacientes se sienten mejor, si tienen diarrea la mejoran, superan el cansancio, recuperan el apetito, evidencia una mejoría general. La enfermedad tiene una respuesta gratificante para el médico que plantea la enfermedad y al ver la buena respuesta apoya aún más su diagnóstico, pero y principalmente para el paciente que comienza a sentirse día a día mejor, en ocasiones, luego de muchos años de pasar mal, de hacer reiteradas consultas y probar múltiples tratamientos. La recuperación del intestino lleva más tiempo, de ahí que el análisis de anticuerpos como control, deba realizarse aproximadamente a los seis meses y la biopsia para ver la respuesta luego del año de dieta libre de gluten.
¿Qué personas corren un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad?
Los familiares de primer grado de pacientes celiacos tienen un riesgo mayor así como pacientes con enfermedades auto-inmunes como Diabetes Mellitus Tipo I, enfermedades de Tiroides, Síndrome de Sjogren. Pacientes con síndrome de Down y síndrome de Turner tienen también un riesgo mayor.
¿Aparece en la niñez y también cuando es adulto?
Es hereditaria. Y cuando aparece un integrante de la familia seguramente van a aparecer otros integrantes más tarde o más temprano. Entre un doce y un quince por ciento aproximadamente de los familiares de primer grado de un celíaco, es celíaco, y así aparecerán un padre o una madre de un niño recién diagnosticado o viceversa; como también se encontrarán explicaciones de abuelos o tíos abuelos con malestares de años. Vemos familias donde se ven primos celíacos, hermanos, niños o adultos.
Dependerá de cada uno, las personas más sensibles serán diagnosticadas antes porque tendrán más síntomas visibles a los ojos del médico; en general los niños presentan los casos más floridos y con los síntomas clásicos; entre los adultos empiezan a aparecer los síntomas no tan clásicos, pero que luego la evidencia los transformó en clásicos: anemia, osteoporosis, abortos recurrentes, estreñimiento, entre otros.
Prevención y Tratamiento de la Enfermedad Celíaca.
Prevención Primaria: se estimula la lactancia materna, logrando un efecto protector. Prevención Secundaria: aplicada en diagnósticos tempranos, con el Tratamiento de la Enf Celíaca: La adherencia a la Dieta Sin Gluten reduce complicaciones.
Estrategias para el futuro: lograr la permeabilidad intestinal (con una enzima: zonulina), se está haciendo mucha investigación actualmente. Con la manipulación genética de las harinas, desarrollando “gluten inofensivo”: sin péptidos de gliadina. Debemos fomentar la utilización de otras harinas como: maíz, arroz, mandioca, quínoa, papa.
Podemos agregar como un consejo o una experiencia personal como profesional a los celiacos y sobre todo a aquellos que son nuevos en el tema, es que es de suma importancia el cumplimiento de la dieta sin gluten ya que su consumo, aunque sea en poca cantidad o esporádico, revierte todo el tratamiento en segundos, todo el sacrificio de años se pierde en unas horas. Es bastante común que me comenten los pacientes, sobre todo los adolescentes, que se salen de la dieta por algún motivo en especial, que no la pasan muy bien.
Algunas personas no desencadenan los síntomas frente a la ingesta de gluten y otras sí. El daño a nivel intestinal, se produce de todas formas y eso es lo que hay que tener presente”.
Mary Olivera.
Correo electrónico: marbelos2015@gmail.com







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...