La ética pisoteada

Uno de los principales objetivos del fútbol juvenil es rescatar a los niños y jóvenes de los vicios como el alcohol y la droga para que hagan del deporte un estilo de vida y luego de un proceso de aprendizaje, para que aquellos muchachos que tengan talento puedan integrarse al fútbol profesional y hagan de esto su nueva vida.
Desde luego, no todos van a llegar, solo una minoría, pero se busca también que aquellos que queden por el camino sean buenas personas, buen hijo, en el futuro buen padre, con rectitud, y demuestren todos los valores que se les enseño en su club.
Otros se insertarán en el mismo club que lo cobijó como un dirigente más, otros se formaran como técnicos, preparadores físicos o pasarán a formar parte de la parcialidad que apoye a su institución.
La carrera de los futbolistas se los compara con una pirámide, en la base están todos, es el futbol infantil, a medidas que nos dirigimos a la cúspide naturalmente se va seleccionando, van quedando por el camino hasta que llegamos a la cúspide que es en realidad los que llegan al futbol profesional o de élite, que son muy pocos.
Es muy importante enseñarles los valores, actuar con ética, cultivar con amor y responsabilidad y de esa manera formar buenas personas.
Lamentablemente el Presidente del Consejo Unico Juvenil denunció graves irregularidades que atenta contra todos los principios de la formación de un joven futbolista, no es ético incluir jugadores con nombres cambiados, con documentos adulterados, no inscriptos o inscriptos pero en otras ligas, con la intención de sacar ventaja ante sus adversarios de turno. Lamentablemente no son pocos los casos, Colinet habló de 30 formularios que tienen irregularidades constatadas, algunas graves y los hechos de dieron en las tres divisionales. Todas estas maniobras están sin lugar a dudas concertadas con personas mayores con son en definitiva los responsables, los cuales que con el afán de triunfar, están condenando el futuro de esos jóvenes, con mentiras y falsedades que pueden tener consecuencias e incluso truncar los sueños de los jóvenes futbolistas,
Desde luego al no denunciar claramente los hechos concretos ha generado desconfianza porque desgraciadamente todas las instituciones están en el “ojo de la tormenta” incluso aquellas que obran correctamente.
Se perdió la ética dirigencial, el fair play (juego limpio) de algunos directivos y esa actitud de fomentar las trampas y la distorsionar el juego aplicadas por algunos salpica a todos.
No obstante la advertencia de Colinet de que “desde hoy mismo se estarán aplicando severas sanciones a los responsables de irregularidades”, lo cual en lo personal no estoy de acuerdo, pues considero que ya se debería sancionar a los que actuaron en forma tramposa, y de esa forma limpiar al Consejo Unico Juvenil devolviendo la confianza que nunca tendría que estar en dudas.
¡Que tema!, una vez más vemos que la ética fue pisoteada, lamentablemente en categorías formativas.

-LUIS DIAZ-