La Gastronomía entendida como verdadero Arte

Ana Clara Ciocca Caprile es una joven salteña que desde siempre tuvo la influencia del arte (música, canto) por el lado de su padre, Ruben “Papino” Ciocca, y de la repostería por el lado de su madre, Adriana Caprile, así como de su abuela materna (con quien vive). Concibe a la Gastronomía verdaderamente como un Arte y eso intenta desarrollar. “Cada cocinero tiene cosas para expresar en sus platos, cada cocinero debe crear y desarrollar el ingenio”, expresó en diálogo con EL PUEBLO.
Cursó hasta tercer año la Facultad de Trabajo Social, carrera que dejó en suspenso para dedicarse completamente a la cocina, formación que está culminando, aunque entiende que debe seguir un perfeccionamiento continuo. Confiesa que “yo soy más de la pastelería, de lo dulce” y entre los trabajos creados últimamente destaca el que realizó en base a la obra pictórica y poética de Frida Kahlo (mexicana), sobre la que creó “una mesa personalizada; miré imágenes y las llevé a tortas, también elaboré galletitas con frases de ella”. Ana Clara realizó hace poco tiempo una muestra en el Hotel Concordia, en la que el arte (además del que implica de por sí su trabajo) no estuvo ausente, pues el docente de teatro Matías Pérez brindó un show. Y viene preparando asimismo muestras con la participación de su padre en canto y guitarra, y recitados de Martha Peralta. “La idea era darle vida a ese lugar (Hotel Concordia) que cuenta con varias obras de Frida Kalho”, dijo.
Consultada acerca de otras creaciones suyas que le hayan quedado grabadas, habla a modo de ejemplo de “la creación de animales de granja hechos de galletitas con fondán, con un gran trabajo en cuanto a texturas, colores y formas”. Ante la pregunta de si esta actividad le permite vivir, económicamente hablando, responde inmediatamente que sí, que “por suerte anda bien, gracias a la promoción en facebook, la participación en ferias y sobre todo la publicidad que se hace boca a boca”. Comentó además que durante los días 23 al 26 de junio, tuvo la oportunidad de participar, en el Liceo Nº 1 de Paysandú, de un certamen gastronómico a nivel nacional del que participaron 55 equipos, los que debían elaborar, ante un jurado, un plato principal y un postre. Este año Ana Clara logró instalar allí un stand con sus productos y el año pasado, junto a otros compañeros, obtuvo el tercer puesto. “Dedicación de tiempo y trabajo” es la clave para obtener buenos resultados en esta disciplina, según la entrevistada.