La Gracia, una clemencia pensada

hugo lemos

Hugo Lemos

Cuando hablamos de que se concederá una Libertad por Gracia a un recluso, potestad que en nuestro país solamente tiene la Suprema Corte de Justicia, o que se le otorgará una pensión Graciable a una persona por algún don especial, estamos hablando de un acto de clemencia que hace el Estado a través de sus instituciones y poderes como el caso del Ejecutivo, Legislativo o Judicial, para beneficio de alguna persona.
Pero cuando escuchamos tantas veces esta palabra, salimos a buscar de qué se refiere el concepto de Gracia. Según su significado es: un favor, un don o una concesión que se concreta sin ningún merecimiento en particular.
Aunque también la Gracia refiere a la: Potestad de perdonar una pena o de conmutarla por otra menor que el ordenamiento constitucional atribuye. Hoy en día no se configura como un mero acto graciable, sino como auténtico acto jurídico que afecta al orden público; por ello, en algunos ordenamientos se requiere una ley para su ejercicio, con lo cual se convierte en una prerrogativa formal.
En el caso de la visita anual de cárceles y causas, que cada año cumple como instancia formal la Suprema Corte de Justicia, cuyos ministros son los únicos con potestades para este acto, en cuya oportunidad puede conceder la Gracia que extingue el delito y puede también excarcelar provisionalmente a los procesados en base al artículo único de la Ley Nº 17.272 sustitutivo del art. 20 de la Ley Nº 15.737.
Para estos casos, el instituto de la Gracia es, al igual que la amnistía, un instituto de clemencia soberana. No se trata de una facultad absoluta, desde que el art. 109 del Código Penal la prohíbe para los reincidentes y habituales.
La excarcelación provisional de los encausados ha sido interpretada como una garantía contra la lentitud del proceso y se compadece con la previsión del artículo 15 del Pacto de San José de Costa Rica, incorporado a nuestra legislación por la Ley Nº 15.737, que consagra el derecho del imputado “a ser juzgado dentro de un plazo razonable o a ser puesto en libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso”.
Para tenerlo en cuenta, el año pasado en Salto, en el marco de la Visita Anual de Cárceles los ministros de la SCJ Ricardo Pérez Manrique y Felipe Hounié, le concedieron la libertad por Gracia de la Corte a un recluso que estaba cumpliendo prisión preventiva, es decir preso sin condena, hacía 3 años y 7 meses, por un delito que tenía como pena de 2 a12 años de penitenciaría.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...