La gran aventura Lego

Como ya lo hicieron con “Lluvia de hamburguesas” y “Comando especial”, los guionistas y directores Phil Lord y Christopher Miller lanzan a pura creatividad y desenfado una nueva saga, en este caso basada en el universo de los juguetes de la marca Lego.
Si bien buena parte de la historia transcurre en el ámbito de la construcción, hay en esta comedia de aventuras narrada a toda velocidad unos cuantos elementos fantásticos; superhéroes (de Batman a Supermán, pasando por Linterna Verde y La Mujer Maravilla); referencias a las franquicias de Star Wars, Harry Potter, Piratas del Caribe, Transformers y El señor de los anillos; figuras históricas como Abraham Lincoln y William Shakespeare, y hasta aisladas apariciones de actores de carne y hueso, como el aquí malvado Will Ferrell o un personaje concebido a la medida del popular ex basquetbolista Shaquille O’Neal.
El film propone un clásico enfrentamiento entre las fuerzas del Bien (lideradas por el mago Vitruvius) y las del Mal (encabezadas por el ambicioso Lord Business), y en el medio aparecen –además- desde el Policía Bueno/Policía Malo (hilarante creación de un agente con doble personalidad) hasta el todopoderoso Hombre de Arriba.
El protagonista es un típico antihéroe llamado Emmett, un albañil ingenuo e idealista (su canción favorita es la pegadiza “Todo es increíble”), quien será reclutado por error por una sociedad de Maestros Constructores para combatir al tiránico Lord Business y a sus Gerentes Obsesivos. Para acompañarlo en la disparatada misión habrá, claro, una presencia femenina: la intrépida y rebelde Wyldstyle.
Aún cuando el film por momentos puede resultar un poco caótico en su acumulación de personajes, conflictos y vueltas de tuerca, es de agradecer el grado de irreverencia y delirio creativo de la dupla Lord-Miller, quienes aprovechan toda la imaginería de Lego y los efectos visuales en 3D para construir, en definitiva, una de las mejores apariciones en el universo animado desde la saga de Toy Story.
Crítica. Una lástima que una película tan linda para los niños no haya tenido el lugar que se merecía en la programación del cine, pasándose en un horario poco apropiado para la gente menuda, pues a las 21 horas no es algo adecuado. Menos de una película que viene arrasando la taquilla tanto en Estados Unidos como en Europa y también en Montevideo.
No se le dio una oportunidad a dicha película porque quienes concurrimos a la función del domingo, no llegábamos a treinta.
También es de recibo que en Salto los juguetitos  Lego no han prendido en nuestros niños, tal vez por los costosos que son. De todas formas la televisión y en internet hay variado material sobre ellos que los han hecho sumamente popular en el mundo… menos en Salto. Posiblemente por allí se intente explicar una decisión de la gerencia del cine para exhibir una película infantil tan tarde.
La película en sí deja un importante mensaje a los niños, como en su momento lo hiciera “La Historia sin fin” (1984), en la década del 80 se pedía a los niños que no abandonasen la lectura de los libros porque eso les permitía desarrollar su imaginación. En esta película de Lego deja como mensaje el no tener miedo a la creatividad y no atarse a los esquematismos y estereotipos que hay en toda sociedad. Siempre se encuentra en primera línea la libertad del niño para poder desarrollarse con total plenitud.
Es una lástima que ese mensaje haya llegado a tan pocos en Salto, pero seguro mejorará su audiencia cuando dicha película llegue al DVD o al cable.
VIMOS:
EL QUINTO
PODER
En 2010 WikiLeaks, una organización mediática sin ánimo de lucro, filtró a través de su web miles de documentos relacionados con la política exterior de Estados Unidos, la Guerra de Irak y la diplomacia internacional. Este hecho se considera  la mayor filtración de documentos secretos de la historia, y alertó a los gobiernos, los poderes públicos y las empresas multinacionales que se sintieron amenazados.
Todo comienza cuando el fundador de WikiLeaks, Julian Assange (Benedict Cumberbatch) y su mano derecha, Daniel Domscheit-Berg (Daniel Brühl), se unen para convertirse en los vigilantes de los más poderosos. Con esa intención, crean una plataforma que permite fugas anónimas de datos que sacan a la luz oscuros secretos de los gobernantes y crímenes corporativos. Pronto, sus publicaciones se hacen más famosas que las de los tradicionales medios de comunicación.
“El quinto poder” es la adaptación de la novela “Inside WikiLeaks: My Time With Julian Assange At The World’s Most Dangerous Website”, de Daniel Domscheit-Berg.

Como ya lo hicieron con “Lluvia de hamburguesas” y “Comando especial”, los guionistas y directores Phil Lord y Christopher Miller lanzan a pura creatividad y desenfado una nueva saga, en este caso basada en el universo de los juguetes de la marca Lego.

Si bien buena parte de la historia transcurre en el ámbito de la construcción, hay en esta comedia de aventuras narrada a toda velocidad unos cuantos elementos fantásticos; superhéroes (de Batman a Supermán, pasando por Linterna Verde y La Mujer Maravilla); referencias a las franquicias de Star Wars, Harry Potter, Piratas del Caribe, Transformers y El señor de los anillos; figuras históricas como Abraham Lincoln y William Shakespeare, y hasta aisladas apariciones de actores de carne y hueso, como el aquí malvado Will Ferrell o un personaje concebido a la medida del popular ex basquetbolista Shaquille O’Neal.

El film propone un clásico enfrentamiento entre las fuerzas del Bien (lideradas por el mago Vitruvius) y las del Mal (encabezadas porpage el ambicioso Lord Business), y en el medio aparecen –además- desde el Policía Bueno/Policía Malo (hilarante creación de un agente con doble personalidad) hasta el todopoderoso Hombre de Arriba.

El protagonista es un típico antihéroe llamado Emmett, un albañil ingenuo e idealista (su canción favorita es la pegadiza “Todo es increíble”), quien será reclutado por error por una sociedad de Maestros Constructores para combatir al tiránico Lord Business y a sus Gerentes Obsesivos. Para acompañarlo en la disparatada misión habrá, claro, una presencia femenina: la intrépida y rebelde Wyldstyle.

Aún cuando el film por momentos puede resultar un poco caótico en su acumulación de personajes, conflictos y vueltas de tuerca, es de agradecer el grado de irreverencia y delirio creativo de la dupla Lord-Miller, quienes aprovechan toda la imaginería de Lego y los efectos visuales en 3D para construir, en definitiva, una de las mejores apariciones en el universo animado desde la saga de Toy Story.

Crítica. Una lástima que una película tan linda para los niños no haya tenido el lugar que se merecía en la programación del cine, pasándose en un horario poco apropiado para la gente menuda, pues a las 21 horas no es algo adecuado. Menos de una película que viene arrasando la taquilla tanto en Estados Unidos como en Europa y también en Montevideo.

No se le dio una oportunidad a dicha película porque quienes concurrimos a la función del domingo, no llegábamos a treinta.

También es de recibo que en Salto los juguetitos  Lego no han prendido en nuestros niños, tal vez por los costosos que son. De todas formas la televisión y en internet hay variado material sobre ellos que los han hecho sumamente popular en el mundo… menos en Salto. Posiblemente por allí se intente explicar una decisión de la gerencia del cine para exhibir una película infantil tan tarde.

La película en sí deja un importante mensaje a los niños, como en su momento lo hiciera “La Historia sin fin” (1984), en la década del 80 se pedía a los niños que no abandonasen la lectura de los libros porque eso les permitía desarrollar su imaginación. En esta película de Lego deja como mensaje el no tener miedo a la creatividad y no atarse a los esquematismos y estereotipos que hay en toda sociedad. Siempre se encuentra en primera línea la libertad del niño para poder desarrollarse con total plenitud.

Es una lástima que ese mensaje haya llegado a tan pocos en Salto, pero seguro mejorará su audiencia cuando dicha película llegue al DVD o al cable.

VIMOS: EL QUINTO PODER

En 2010 WikiLeaks, una organización mediática sin ánimo de lucro, filtró a través de su web miles de documentos relacionados con la política exterior de Estados Unidos, la Guerra de Irak y la diplomacia internacional. Este hecho se considera  la mayor filtración de documentos secretos de la historia, y alertó a los gobiernos, los poderes públicos y las empresas multinacionales que se sintieron amenazados.

Todo comienza cuando el fundador de WikiLeaks, Julian Assange (Benedict Cumberbatch) y su mano derecha, Daniel Domscheit-Berg (Daniel Brühl), se unen para convertirse en los vigilantes de los más poderosos. Con esa intención, crean una plataforma que permite fugas anónimas de datos que sacan a la luz oscuros secretos de los gobernantes y crímenes corporativos. Pronto, sus publicaciones se hacen más famosas que las de los tradicionales medios de comunicación.

“El quinto poder” es la adaptación de la novela “Inside WikiLeaks: My Time With Julian Assange At The World’s Most Dangerous Website”, de Daniel Domscheit-Berg.







Recepción de Avisos Clasificados