La huella de carbono: respuestas a nuevas exigencias de trazabilidad ambiental en los mercados compradores

El Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Tabaré Aguerre, convocó este 15 de julio de 2010 a la instalación de mesas institucionales público-privadas y a la formación de grupos técnicos, encargados de realizar la primera estimación de la huella de carbono de las principales cadenas agroexportadoras. Las cadenas del arroz, las carnes y los lácteos serán las primeras en ser analizadas. Los resultados permitirán conocer como está posicionado Uruguay respecto a otros países exportadores.

Se pretende además identificar las estrategias más adecuadas para encarar debilidades y aprovechar fortalezas, dado que la huella de carbono puede representar para Uruguay cambios en las condiciones de acceso a mercados y ganancias o pérdidas de competitividad relativa a otros proveedores.

La huella de carbono mide la intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de producto, involucradas en su producción, industrialización y trasporte.

Los mercados internacionales de alimentos se están viendo crecientemente involucrados en exigencias relacionadas con los impactos ambientales y con la mitigación del cambio climático. Se apela cada vez más a la responsabilidad de empresas y consumidores en sus decisiones de compra y eso conlleva la necesidad de informar y etiquetar.

Es previsible que las cuestiones ambientales y el combate del cambio climático se asocien cada vez más con la competitividad exportadora de bienes agropecuarios (mayormente en términos de posibilidades de acceso a mercados importantes).

Adicionalmente, intereses comerciales pueden camuflarse detrás de consideraciones ambientales, llevando a amenazas de tipo para-arancelario y aún arancelario. En este contexto, se habla crecientemente de huella de carbono.

Este concepto está siendo incorporado por grandes cadenas de supermercados de Europa (Tesco, Casino) y Estados Unidos (Wal-Mart) que analizan requerir el etiquetado de los productos con información sobre la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero involucradas. Francia ya cuenta con la «Ley Grennelle» que solicita informar la intensidad de emisiones de carbono de productos alimenticios y derivados, tanto de producción nacional como importado.

Por el momento los productos de exportación de Uruguay no están siendo afectados por la huella de carbono. No obstante, es esperable que los productos que sean intensivos en emisiones (como carnes rojas y arroz) y otros dirigidos a nichos de mercado exigentes podrán

enfrentar dificultades en mercados o segmentos de mercado que son capaces de diferenciar productos por este atributo.

Para estimar correctamente la huella de carbono debe hacerse un análisis de ciclo de vida de los productos o servicios, desde la cuna hasta un sitio definido. El análisis de ciclo de vida permite la identificación de los puntos críticos para reducir los impactos ambientales en las cadenas de proveedores, en los procesos productivos, industrialización, empaque, transporte, distribución y disposición final de residuos. Asimismo, permite visualizar las implicancias de distintas tecnologías en términos de intensidad de carbono.

Comunicaciones Institucionales MGAP