La Junta no pudo sesionar a solicitud de ediles del F.A. quienes pidieron se aplicara el reglamento

Por haberse pasado un minuto de la hora

No pudo sesionar en forma ordinaria la Junta Departamental de Salto pues ediles del Frente Amplio solicitaron se hiciera cumplir el reglamento a rajatablas por haberse pasado un minuto de la hora para la cual fue convocada. Es así que el edil Carlos Beasley (FA) consultó al asesor jurídico de la Junta sobre cuestiones de reglamento y se estableció que pasados los cinco minutos de tolerancia, no se encontraba en sala el quórum mínimo requerido para sesionar durante la media hora previa.

LOS HECHOS

Lo cierto es que a la hora indicada para dar inicio la sesión, tanto ediles del partido de gobierno como de la oposición, se encontraban en sus bancadas o en la barra conversando. Fue sobre las 20.6 que la presidente en ejercicio Griselda Ocampo (PC) se sentó en la Mesa e hizo tocar el timbre para que los ediles tomaran asiento, fue cuando Beasley pidió la palabra.

“Muchas veces –comenzó diciendo el edil frenteamplista- nos dicen que tenemos el afán de ser reglamentarista y que a veces nos excedemos en ese extremo, pero vuelvo a repetir lo mismo que dijera hace casi un año en este tema, este reglamento interno de la Junta Departamental es lo único que nos asegura la igualdad en la discusión política en el seno de nuestra Corporación. En el capítulo de las sesiones, en quórum y horario, explica detalladamente cuáles son las horas y cuáles son las tolerancias en las reuniones. Se viene produciendo desde hace bastante tiempo en las comisiones y en las sesiones ordinarias y hasta en las extraordinarias que no tienen tolerancia, el hecho de que empiezan siempre después de la hora sin que figure en ningún acta además el hecho, porque se pone por forma, ‘siendo la hora veinte damos inicio a la sesión’, cuando nunca es la hora veinte y en este caso empezamos una sesión a la hora 20.06, o sea, pasados los cinco minutos de tolerancia no estaba el presidente en sala ni ninguno de sus vices, y no había ni siquiera quórum en minoría para empezar la sesión con la media hora previa. Por lo que yo, atendiendo al reglamento, quisiera hacer la consulta al asesor jurídico si corresponde comenzar esta sesión y si de acuerdo a reglamento tendría que haberse levantado de hecho por el secretario en el momento que se cumplió la hora y no había ni siquiera quórum en sala”.

Ante esto, el Dr. Pablo Perna, asesor jurídico de la Junta, atinó a dar la razón reglamentaria al edil opositor. “Si, se establece una tolerancia de cinco minutos a los efectos de que exista quórum. La verdad que no tengo conocimiento si efectivamente se tomó la hora y si a la hora de tolerancia habían once (ediles), que es el quórum mínimo para sesionar en minoría en la media hora previa”.

La presidente consultó entonces al edil cuestionante si estaba solicitando que se levantase la sesión, lo que fue interrumpido nuevamente por el Dr. Perna, “si el secretario acá confirma que se pasaron los cinco minutos y habían ocho ediles presentes, entonces la sesión ha comenzado fuera de hora y en el tiempo determinado no había el quórum suficiente, por lo tanto, si es así efectivamente, se estaría levantando la sesión”, sentenció.

La presidente dio entonces la palabra al edil Errecalde (FA), quien reafirmó lo sostenido por su compañero Beasley. “Es correcto lo que afirma el señor edil Beasley, siendo la hora 20.07 le hacemos la consulta al señor secretario que ya estábamos pasados de los cinco minutos y no habían once ediles para formar el quórum para la media hora previa. Entonces le pregunto si la sesión iba a ser válida o no porque ya habíamos pasado de la hora establecida, la cual marcamos cuando iniciamos nuestro trabajo”.

“Bueno, queda por levantada la sesión”, fueron las palabras finales de la presidente Griselda Ocampo a las 20.12 horas, dando por finalizado algo que nunca alcanzó a comenzar formalmente.