“La juventud lo puede todo”

Con Magdalena Tomeo de Bertolotto

Mujer de bajo perfil, ha sido el alma mater junto a su esposo José Luis Bertolotto, de una de las empresas turísticas más exitosas de nuestro medio, reconocida a nivel nacional e internacional.
Salteña por adopción, formó una familia que la tiene indudablemente como una matriarca que los reúne, sosteniendo como leiv motiv, que estar tiempo juntos, es lo más importante.
De esta manera dialogó con El Pueblo, transitando por su profesión de docente, empresaria, madre y abuela.

¿Fue difícil adaptarse a la sociedad salteña?

Trato de adaptarme siempre a todas las situaciones, por una cuestión de la naturaleza de supervivencia. Tuvo sus cosas buenas y sus cosas difíciles; pero creo que eso es parte de la sociedad humana, y por lo tanto puedo decir que MAGDALENA TOME ACOMPAÑADA DE SU NIETA AGOSTINAme adapté, aunque al principio no fue fácil desprenderme de lo que dejé en Montevideo, si bien la vida que llevábamos allá no era la que deseábamos desde el punto de vista familiar, ya que procurábamos tener más tiempo para pasar juntos con nuestros hijos, verlos al mediodía, almorzar, cenar, comunicarnos, compartir, o sea, lograr la tranquilidad que hay en el interior y no en la capital, motivo por el cual decidimos venirnos a Salto, y continuar aquí.
A pesar de que pudimos lograr muchas cosas, también es cierto que la lucha fue mucha y dura.

¿Una de sus grandes pasiones ha sido y es aún la docencia del idioma Inglés?
Soy Profesora de Inglés y comencé la docencia en Montevideo donde trabajaba con 100 alumnos, a los que tuve que abandonar cuando vine a vivir a Salto; luego, una vez aquí, empecé enseguida a dar clases particulares en el Colegio Crandon, luego dos años después, abrimos con una socia de Paysandú el Instituto Cedi, ejerciendo mi profesión desde el año 1982 hasta el año 1994, y todavía algo hago, ayudando a la nieta con sus clases, y además concurro a un grupo de conversación donde hablamos el inglés para no perder el ritmo.
La verdad que extraño la docencia, pero debí abandonarla para ocuparme de lo turístico.

¿Cuándo comenzó el emprendimiento turístico en Termas del Daymán?
Quien comenzó con el emprendimiento fue mi esposo; yo lo que hice fue seguirlo a él, quien siempre tuvo una gran visión, muy especial para ese tipo de cosas, y a quien en ese terreno nunca he cuestionado.
Él decía: éste lugar tiene futuro, y mirábamos y veíamos un campo desierto, abandonado, sin nada, pero él lo visualizaba cómo sería.
Creo que nadie puede quedarse con las ganas de hacer cosas, por eso lo apoyé y acompañé en la aventura, respaldándolo en la compra del campo, en sociedad con mi cuñada, pues el dinero no nos alcanzaba; después se le ocurrió construir dos monoblocks de 4 habitaciones, o sea, 8 cabañitas.
Recuerdo que iba en el auto con una sombrilla, una silla plegable y una mesa y me sentaba bajo un árbol, esa era mi recepción y recibía a los clientes, el tiempo pasó, y pasamos por mucho trabajo, muchos sacrificios, muchos dolores de cabeza, debimos abrir una sociedad anónima pues en un momento no daba para seguir adelante, y por suerte unas cuantas personas se sumaron a la idea y continuamos.
Tuvimos bastantes problemas, aunque no lo crea, para poder acceder a la autorización que nos habilitara tener un pozo termal, idas y vueltas, hasta que la DINAMA, luego de 11 años, nos permitió hacerlo. También nos agarró la crisis, la que debimos sobrellevar y un montón de imponderables que supimos sortear hasta llegar al presente, y ver a la Posada del Siglo XIX, tal cual es hoy.
Ahora que veo hacia atrás, desde ésta altura de la vida y pienso, ¿cómo hicimos para pasar por todo eso?, las rabietas, las desilusiones, la necesidad de dinero; lo que me indica que, la juventud lo puede todo.

Entonces, ¿debe de sentirse muy orgullosa de lo logrado y del lugar que ocupa su centro termal como destino turístico de primer nivel?
No sé si es tan así, hay varios lugares buenos; ahora, orgullosa estoy por todo lo conseguido en base al esfuerzo, y lo miro y veo todo el tiempo transcurrido, y la satisfacción de saber que son muchas personas las que trabajan allí y que viven de su trabajo, por lo tanto ser o dar oportunidades de trabajo, visto desde ese punto de vista, creo que sí, que es algo bueno y que se ha hecho una buena labor.

¿Había en ese momento respaldo del Estado para fomentar ese tipo de proyectos?
No. Nosotros no podemos decir, sinceramente, que hayamos tenido, como otras empresas turísticas del medio, respaldo político de ninguna índole, ni a nivel departamental, ni a nivel nacional.
Hicimos lo que hicimos, como pudimos, sin recibir favores de ningún lado, aún teniendo entre nuestros socios a una persona muy vinculada a las esferas políticas, al que nunca le pedimos absolutamente nada al respecto, comprometiéndolo a nada, ni él jamás se comprometió a interceder por la empresa, siendo que era uno de los dueños.

Actualmente, ¿el turismo departamental se encuentra respaldado como debería, comparado al empuje dado desde el Estado a otros lugares del país?
Lamentablemente a nosotros el Ministerio de Turismo nos pega y mucho; no nos da el respaldo que tendría que darnos, y cuando digo no nos da, me refiero a todo el sector termal, siendo una de las injusticias más grandes, pues siempre se dio prioridad a otros centros como a los balnearios del Este, donde están colocados todos los intereses y eso desde siempre, por lo cual, honestamente, no tengo nada que agradecerle al Ministerio, al contrario, tengo mucho para reprocharle.
En estos momentos sé, a través de mi hijo que forma parte de la Asociación de hoteleros, gastronómicos y demás de Termas, que hay varios enfrentamientos, por las negativas recibidas en la ayuda solicitada, cuando sabemos que existen dineros destinados, los que siempre hubieron, qué no sabemos su destino.

¿Los salteños no estamos enterados de lo que somos y significamos turísticamente hablando?
Creo que hay una gran indiferencia desde las autoridades; el destino lo que quiero pensar, no es que no sé, no lo quiero pensar.
No se valora lo que es el turismo para el Departamento, la importancia que tiene al dar trabajo a muchísimas familias a través del comercio, la gastronomía, los hoteles y todo lo que está abocado al mismo, inclusive aquello que estaría prohibido como el paseo de compras, el que está siempre llenó de turistas pues es un atractivo en sí mismo, lo que contradictoriamente le está dando ganancias también al país, dejando de lado el tema de los impuestos y demás, que es otro tema.

¿Familia numerosa y unida?
Mi familia está conformada por tres hijos – una mujer y dos varones -, y seis nietos, divinos todos ellos, por los que siempre estoy enloquecida, y que son tanto para mí como para mi marido, nuestra vida. Sé que somos un poco pesados, estando arriba de cada uno viendo como está, qué precisan, qué podemos hacer y qué no. Con nuestros nietos tenemos la oportunidad de salir de vacaciones, pasear, estar tiempo juntos que es lo más importante; el compartir.
Lo que sí me apena un poco, es que mi hija y sus dos hijos no vivan en Uruguay, pues los extraño, pero sí están bien en donde eligieron vivir, para mí está bien, que es lo importante.

¿Recuerda alguna anécdota en especial, después de tantos años tratando con gente?
Si, una anécdota que me acuerdo y me da mucha gracia. Una vez llegaron unas turistas argentinas que deseaban conocer la Gruta del Padre Pío y tratar de ver “las luces”, como le decían, y las llevé, o mejor dicho las acompañé, ellas en su auto y yo en el mío, en una noche muy oscura, hasta el Tambo El Mirador; a la ida yo iba adelante y al regreso ellas, y en un momento, en medio de esa oscuridad en la que no se veía nada, de repente vemos unas luces que se movían, iban y venían; bueno, esas mujeres aceleraron aquel auto de tal manera, que las perdí, no podía llegar a alcanzarlas, hasta llegar a la Posada. Qué era, un tractor que estaba trabajando. No me olvido más el susto que se dieron esas dos mujeres, me decían: usted no las vio, iban y venían, parecía que se nos venían encima. Fue muy cómico.

¿Le ha quedado alguna asignatura pendiente?
Un montón, tendría que vivir otra vida para cumplir con todas las que me quedan por hacer. Viajar, estudiar cosas que no he podido, pintar, y otras tantas más







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...