- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

La literatura que te hace pensar y sentir distinto

La literatura debe ayudar a las personas a redescubrirse, a repensar las cosas, a tener espíritu crítico, y eso es importante para tener una mirada diferente en el mundo en el que vivimos. Por eso, hay gente que pese a que vivimos en un mundo donde reina la pantalla y todo es inmediatez y redes sociales, aún se dedican a escribir y a contar historias que nos hacen pensar e imaginar, apelando a nuestra creatividad. Por suerte aún hay escritores y de los buenos, en un país donde el mercado literario es basto por un lado y escaso en calidad por otro. Pablo Silva [1]
En oportunidad de conocerlo Pablo Silva Olazábal, reconocido a nivel nacional por la distinción de sus obras literarias, nos concedió una entrevista donde hablamos de literatura, para nuestra sección semanal Al Dorso.

¿Quién es Pablo Silva Olazábal?
Soy un escritor y también soy periodista radial uruguayo. Conduzco un programa que se llama La Máquina de Pensar que se emite todos los días de noche por Radio Uruguay (1050 AM) en Montevideo. Nací en Fray Bentos el 18 de marzo de 1964 y en 1976 mi padre, que era dirigente sindical bancario y edil del Frente Amplio en Río Negro, se exilió en España y nosotros nos fuimos un año después para allá. Pero volví en 1986. En España me gradué de Maestro en la Escuela Normal “María Díaz Giménez”, que depende de la Universidad Complutense de Madrid, pero nunca trabajé de maestro. Escribí la novela “Pensión de Animales” y obtuve el Segundo Premio de Narrativa Inédita en los Premios Anuales del MEC (Edición 2012) y una mención de honor en el concurso Banda Oriental-Lolita Rubial (Edición 2013).

¿Es importante que el escritor le deje un legado a la gente con cada obra que escribe o simplemente el lector tiene que apreciar el trabajo que se hace en el momento y seguir viendo otros trabajos?
Creo que el arte de escribir es pasar de lo conocido a lo desconocido, hay que ir tanteando una historia. Y cuando se termine, cuando la historia está redonda, que el lector sienta que está avanzando hacia lo desconocido.
Y de alguna forma sienta la experiencia de abrir una puerta que uno no sabe adónde te va a llevar. Un lector me dijo que lo que más le había gustado de mi libro “Pensión de Animales”, era que en un momento empiezan a pasar muchas cosas y ya se llenaban de expectativas de abrir cada puerta.
Entonces despertar esa imaginación del propio lector de qué es lo que va a haber detrás de cada puerta es algo muy bueno.

¿Qué es lo que contás en Pensión de Animales?, el libro con el que ganaste el Premio Nacional de Literatura.
Detrás de cada puerta, en cada habitación hay historias algunas de ellas terribles, o de hombres y de mujeres que están muy animalizados, es como un bestiario.

¿Qué reflexión te deja el libro, o pensás tu que le hace sentir a quien lo lee?
Bueno lo que yo creo, y es lo que le pasa tanto al autor como a un lector, es que el mismo te pone en contacto con partes de tu personalidad, con facetas que todos tenemos que normalmente están en la oscuridad. Nosotros hablamos, y tenemos una máscara, pero todos tenemos nuestras zonas oscuras. Y lo que hace este libro es que en cada habitación de esa pensión de animales aparece una de nuestras zonas oscuras, en una de ellas está la violencia y en otra está la lujuria, en otra el miedo a la muerte. Y así surgen distintas facetas de la personalidad de un ser humano cualquiera. Sí, es como pasar de lo conocido a lo desconocido y meterte en una pieza oscura y ver que lo que hay ahí también es parte tuyo. Una lectura me dijo que toda la pensión es el cuerpo del aura, su organismo. Creo que están pasando muchas cosas.

En Uruguay vivimos un momento muy marcado por ese mercado chico, en el que a veces a los escritores se les hace difícil desarrollar sus obras, ¿es importante tener en cuenta eso a la hora de escribir un libro y de valorar esa obra?
Cuando uno escribe lo hace con todo su cuerpo, con toda la mente, con todas sus historias y eso se filtra, en mi caso no lo hago pensando en el porvenir del libro. Alguien me dijo que en este caso de piezas donde la gente está aislada podía ser la historia de las redes sociales, donde en algunos casos nos estamos viendo, pero estamos aislados. Y bueno, eso puede ser. O no es casualidad que forcemos los límites y que la historia que yo escribió transcurra en 10 minutos y la historia que escribió el otro lo haga en 8 horas, no se, puede ser un momento de esta época. Insisto en que estamos rodeados en un momento de la humanidad, que estamos en transición de lo conocido a lo desconocido.

¿Eso aplica a la literatura también?
Sí claro, todo, todo es así. Toda la cultura, toda la educación, el sistema de salud, eso creo que está experimentando, está en crisis y está experimentando una transición hacia no sabemos dónde. Entonces eso genera miedos también.
¿Es importante generar un aporte desde la literatura y desde la escritura, para tener pensamiento propio y espíritu crítico?
Claro, yo creo que la literatura y el arte lo que hacen es generar incertidumbre, que te pienses, que te saque un poco del lugar en el que estás, de lo conocido, y que te haga pensar que hay otras cosas. Hay gente que te habla por ejemplo de cosas espirituales y de que un libro, te hablo del caso del que yo escribí, te puede hacer pensar que hay otros mundos, que están ahí, en forma paralela.

¿En Salto puede adquirirse Pensión de Animales dado el particular sistema de distribución de libros que tiene el país?
Sí claro, porque hubo gente que lo compró. Yo le digo a la gente que el sistema uruguayo de distribución es de una sola forma, hay uno o dos distribuidores nacionales, y esos solamente le llevan libros a quienes se los piden, si se editan 100 libros no van a mandar los 100 libros a Salto, mandarán solamente lo que los libreros les piden. Y los libreros van a pedir solo lo que la gente le pide.

¿Hay que exigir mucho para poder tener la literatura que uno quiere?
Las librerías tienen ganancias, y por eso exigen que la gente vaya, busque, elija y quiera pedir lo que quiere leer, es parte de un circuito donde la idea final es dejar ganancias, pero los autores muchas veces, la mayoría de las veces, estamos lejos de eso.

¿Pensás que la literatura en Uruguay en esta época pasa por un buen momento?
Sí, pero lo que pasa es que hay mucha producción, muy diversa, de muy buena calidad, quizás parte de este cambio tecnológico que estamos experimentando hacen que los libros se editen muy rápido, haya muchos títulos y eso va en contra de una cierta decantación, porque la literatura, a diferencia de otras artes, requiere de un tiempo más lento. Pero estamos cada vez más acelerados todos, todo está más acelerado, en algunas cosas está bueno, pero hay cosas que requieren de un proceso.