La lluvia parando y el fútbol llegando; drenaje de canchas garantiza: se jugará

Ya sobre el mediodía de la víspera, el sol volvió a salir. Es lo que las canchas necesitaban, para comenzar a orear después de tanta lluvia comprobada en los últimos días.
El fútbol de la “A” y de la “B” vienen de la segunda suspensión en el año. El jueves a la noche, la incertidumbre pareció plantearse, teniendo en cuenta el nuevo registro. Pero lo concreto es que los informes de meteorología, coinciden en que “hasta la semana que viene, ausencia de lluvia” por estos lares. Todo a la medida de la pretensión: no otra que el fútbol pueda retornar.
Desde los neutrales de la Liga Salteña de Fútbol, un objetivo: aguardar lo suficiente en materia de horas, antes de cualquier pronunciamiento. Pero el hecho es que la variable en el tiempo comenzó a producirse en la víspera, razón por la cual todo hace suponer que mañana domingo, la “A” y la “B” sabrán de su retorno en la escena.
EL IMPECABLE DRENAJE
Si de la “A” se trata, la fecha abarcará partidos en el Dickinson, Nacional y Parque Luis T. Merazzi. Cualquiera de los tres campos de juego, sabe de un impecable drenaje, por lo que en cualquiera de los tres casos el fútbol podrá disputarse sin complicaciones.
En el caso del plantel superior de Nacional, martes y miércoles entrenó en la cancha, incluso asumiendo sesión de fútbol. Jueves y viernes al margen a los efectos de evitar deterioros. En el caso de la “B”, los partidos como siempre pactados para Tigre, Chaná y Deportivo Artigas. De repente el Parque Humberto Forti (Chaná), es el más complejo para superar la situación, no otra que el agua acumulada. Pero en Deportivo Artigas, la misma característica con respecto a los escenarios de la “A”: drenaje a favor, para posibilitar una doble jornada a la que no le faltan picos de atracción. No hay dudas que Sud América (el puntero) y Deportivo Artigas, será duelo especial.
EL IMPERATIVO DE JUGAR
Queda en claro: los campos de juego entre la normalidad y el posible mínimo deterioro. Pero en verdad, si el clima no variaba sustancialmente, el fin de los delegados de clubes apuntaba en una misma dirección: “tratar de jugar en la medida que sea posible. Agotar esa posibilidad”.
Incluso en algunos casos, hubo expresa solicitud de los Directores Técnicos: evitar una segunda suspensión. Todo induce a pensar que el fútbol de la “A” y de la “B” retornará con normalidad, aunque alguna instancia pactada para hoy sábado pueda dejarse sin efecto.
Ya en la víspera, se decidió postergar por una semana más, el fútbol previsto por el Consejo Único Juvenil. Frente a la realidad planteada, habría que valorar los tratamientos a los que han sido sometidos los campos de juego, que en menos de 72 horas son capaces de minimizar los efectos de casi 270 milímetros de lluvia.