La medicina es servicio, y el servicio es un don

Con el Dr. Hertz Ganzo Alvarez

El Dr. Hertz Ganzo es uno de los tantos salteños adoptados, oriundo de Melo, pero con un inconmensurable cariño por nuestra ciudad a la que eligió como su lugar en el mundo, desde hace muchísimos años, y que lo ha transformado en un naranjero de pura cepa. Médico de los de antes, radiólogo de suma importancia en el medio y a nivel país, que AlDorsoGANZO2305consideró a su profesión más que un trabajo, como una labor-terapia, según sus palabras, se muestra satisfecho por su desempeño llevado a cabo a lo largo de sus jóvenes 80 años, teniendo como sostén y apoyo indeleble a su familia, así como también un marcado compromiso social, convencido de que el servicio a la comunidad es necesario.
El Dr. Ganzo es el suscriptor que lleva el número 1 de la segunda época, recibiendo el diario en 25 años en forma ininterrumpida. En él, agradecemos a todos nuestros lectores en este 23 de mayo, día que cumplimos 20.000 ediciones de noticias en casi 58 años.
De ésta manera dialogó con EL PUEBLO el Dr. Ganzo.

¿Médico por convicción?
Me formé y conformé para seguir la carrera de medicina – radiología, para ejercerla en mi ciudad natal; soy del centro de la ciudad de Melo, Departamento de Cerro Largo, nacido y criado allí, donde estuvimos con mi señora por cinco años -ella es médica anestesióloga- y muy buena médica por cierto, de la que sabe realmente medicina, pero cada vez practicábamos más ésta y menos nuestra especialidad. La primera placa me la solicitó un médico-cirujano, que falleció hace muchos años, quien exigía buenas placas, que fue en cierta manera quien me motivó a decidirme a tomar la senda que tiempo después posibilitó que viniéramos a Salto; y así surge, digamos, la idea de apostar, no era fácil, por hacer lo que me gustaba dentro de la medicina, aquello para lo que me había especializado y que practiqué hasta que me jubile hace algunos años y que me hizo afincarme en esta hermosa ciudad.

¿Vivió el ejercicio de la medicina tan sólo como un trabajo?
La medicina para mí nunca fue un trabajo, fue como le llamo yo, una labor-terapia; el día que no iba al consultorio extrañaba. Durante mis estudios de radiología atendí en Pando por 2 años, y una vez especializado, como le mencioné, volví a Melo. Pero, no hacía lo que era mi especialización, a pesar que lo que hacía sí me era redituable. De todas maneras la satisfacción de ser retribuido por el agradecimiento de la gente, me mantuvo firme hasta que surgió la oportunidad de dar el gran paso. Nunca tomé la profesión como un peso, al contrario, la viví a pleno. Le cuento una infidencia, hasta tenía un pequeño frigobar con refrescos y una cafetera en el consultorio, para atender y de esa manera pasar un buen momento (risas).

¿Todo tiempo pasado es mejor?, y se lo pregunto desde la perspectiva de su profesión.
En esa época, había enfermedades como el cáncer de esófago, por ejemplo, del cual solamente se hacía el diagnóstico, pero el tratamiento…, porque eran muy bravos, como una carretera en bajada, veíamos al paciente y ya sabíamos hasta la fecha aproximada de deceso. Ahora la cosa cambió mucho, existe muchísima medicación anticancerosa; hay médicos especializados como los oncólogos, etc., y un claro ejemplo lo tenemos aquí en Salto, el Dr. Atahualpa Campos, quien una vez que finalizó medicina se quedó especializándose en cirugía de tórax por cinco años; sin embargo, antiguamente le entrábamos al tórax como viniera, de corajudos; también se usan las radiaciones de muy buena manera, en fin, a Dios gracias, la medicina se renueva permanentemente para bien de los pacientes y de los médicos también.

¿Se respeta la vida, o no se es consciente de su valor?
No concibo cómo, por un lado nos desvelamos para darle un año más de vida a una persona de 97 años; y por otro lado, los muchachos con motocicletas, a los 14 años están buscándose la muerte no de esquina a esquina solamente, sino que también en el trayecto de toda la cuadra. Debería de haber una real conciencia de lo que significa la vida y tratar de vivirla de la mejor manera posible.

¿Ha cambiado mucho el mundo desde aquél Melo natal al día de hoy?
Muchísimo, y diría que cambió para bien, si comparamos a Melo con Salto o con Montevideo mismo, todos ellos, como el mundo, han cambiado para bien. Pero situándonos específicamente en Salto, ha habido un permanente proceso de crecimiento, el cual en otros lugares del país, como en Melo mismo, lo hubo durante un tiempo para luego estancarse. Salto tiene sus barrios, que en muchos casos son pueblos, con todo, bellísimos; tiene sus espacios públicos, sus avenidas, su impulso; y lo bueno también, más allá de ciertas rencillas, es que cada gobernante que llega, aporta algo nuevo, deja una obra nueva (luces, semáforos, calles, plazas, etc.), y eso hay que valorarlo, lo que no sucedió en mi pueblo, cosa que lamento. Contamos con la voluntad de la gente, fíjese sino en la fuerza que se puso para lograr el IMAE; y deberíamos también, y es un proyecto, por qué no, de lograr en un futuro el resonador magnético, que le daría a Salto un importante lugar en lo que respecta a la salud.

Sabemos que tiene también una pasión oculta, que se la impuso, llamémoslo así, la familia de un paciente, ¿podríamos saber cuál es?
Exactamente. Hace muchos años le “salvé”, por decirlo así, la vida a un paciente; eran otros tiempos, y su familia, un día apareció en el consultorio con un paquetito de obsequio, y al abrirlo, me encontré con algo desconocido para mí hasta ese momento, y que tampoco nunca había usado: una pipa; yo fumaba, pero cigarrillos. Desde ese instante, hasta el día de hoy, soy fumador de pipa, lo cual es todo un ritual y me gusta.

¿Cómo llegó a estos pagos del Salto?
Me trajeron; fue la Sociedad Médico – Quirúrgica, porque precisaban a un radiólogo, al haber fallecido el Dr. Amorim. Y la verdad, que como teníamos el conocimiento que en la clínica de Amorim se hacían las cosas bien, tanto desde la óptica médica, esencial, como en la empresarial, decidimos arriesgarnos y apostar, tanto a ello, como al futuro, y creo no haberme equivocado. Creo que realizamos un buen trabajo que benefició a mucha gente, pues de algo estoy seguro, supe hacer mi trabajo, porque sabía hacerlo bien y con responsabilidad. También me ayudó el que soy un enamorado de Salto, cuando salgo por sus calles, me siento contento. Lo único que veo es que le falta un empujoncito en la toma de conciencia de que es una ciudad turística, si bien ya descubrió que es una ciudad universitaria.

¿La vocación de servicio es necesaria?
Yo formé parte muchos años del Club de Leones, por lo que le digo que creo que la vocación de servicio es necesaria. Si mal no recuerdo fue Gabriela Mistral en un poema la que dijo: ¿Serviste hoy? La medicina es servicio y el servicio es un don que tenemos todos los seres humanos, unos lo dan y otros no, pero ahí está. Y la verdad que hace bien, tanto al que lo da como al que lo recibe, pero entendamos al servicio no como la limosna, pues ella humilla al que la recibe, y degrada al que la da.

¿Le preocupa el futuro de Uruguay?
No lo veo tan lindo como me gustaría verlo. Tenemos un Estado que desde hace tiempo nos viene apretando demasiado a los ciudadanos; cada vez más impuestos, cada vez se complica el llegar a fin de mes, cada vez cuesta todo mucho más. Ese mismo estado es burocrático, ineficiente en muchos aspectos, y eso lo pagamos todos, usted, los lectores, yo, todos; todos los aportes que realizamos con esfuerzo del trabajo, no son bien aplicados y eso se transforma en encarecimiento de la vida pues se precisan más impuestos y se ven pocos resultados eficaces, para mi entender.

¿Qué significa la familia para usted?
Es todo. No concibo mi vida sin mi mujer Dora, con la que llevamos 55 años de casados, y sin mis hijos. La mayoría está en Uruguay y una en España. Tengo 7 hijos y 20 nietos, y bisnietos en viaje. Son mi vida. Con mi esposa nos conocimos en la Facultad de Medicina, y desde ahí hasta el presente estamos juntos y logramos conformar una hermosa familia.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...