La OMS exhortó a los países miembros a aumentar los impuestos sobre los cigarrillos

En ocasión del Día Mundial Sin Tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhortó a los países miembros a aumentar los impuestos sobre los cigarrillos para animar a los consumidores a dejar de fumar.
El Día Mundial sin Tabaco se conoce también como “Día del Antitabaquismo” y se recuerda todos los 31 de mayo desde 1987.
Basándose en datos de 2012, la OMS estima que un aumento del 50% en los impuestos al tabaco en todos los países reduciría el número de fumadores en 49 millones en los próximos tres años y, en última instancia, salvaría 11 millones de vidas.
“Aumentar los impuestos sobre el tabaco es la manera más eficaz de reducir el consumo y salvar vidas”, afirmó la Directora General de la OMS, Margaret Chan. “Una medida decidida sobre la política fiscal relativa al tabaco que golpea a la industria donde más le duele”, afirmó.
Actualmente, cada seis segundos muere una persona debido al consumo de tabaco. El tabaco mata a la mitad de sus consumidores. También ocasiona gastos considerables para las familias, las empresas y los gobiernos.
El tratamiento de las enfermedades relacionadas con el consumo, entre ellas el cáncer y las cardiopatías, es caro. Además, dado que las enfermedades y las defunciones relacionadas con el tabaco suelen afectar a las personas al inicio de su vida laboral, la productividad y los ingresos se reducen.
Según la OMS, los precios elevados son particularmente eficaces para disuadir a los jóvenes (que suelen tener ingresos más limitados que los adultos) de comenzar a fumar. Así, calcula que si todos los países aumentaran los impuestos al tabaco en un 50% por paquete, los gobiernos podrían incrementar sus ingresos globales en 101.000 millones de dólares.
El plan abarca un conjunto de medidas que, aplicadas colectivamente por los Estados Miembros, los organismos de la ONU y la OMS, ayudarán a alcanzar el objetivo global de reducir un 25% la tasa de mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2025, y un 30% la prevalencia del consumo de tabaco.

En ocasión del Día Mundial Sin Tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhortó a los países miembros a aumentar los impuestos sobre los cigarrillos para animar a los consumidores a dejar de fumar.

El Día Mundial sin Tabaco se conoce también como “Día del Antitabaquismo” y se recuerda todos los 31 de mayo desde 1987.

Basándose en datos de 2012, la OMS estima que un aumento del 50% en los impuestos al tabaco en todos los países reduciría el número de fumadores en 49 millones en los próximos tres años y, en última instancia, salvaría 11 millones de vidas.

“Aumentar los impuestos sobre el tabaco es la manera más eficaz de reducir el consumo y salvar vidas”, afirmó la Directora General de la OMS, Margaret Chan. “Una medida decidida sobre la política fiscal relativa al tabaco que golpea a la industria donde más le duele”, afirmó.

Actualmente, cada seis segundos muere una persona debido al consumo de tabaco. El tabaco mata a la mitad de sus consumidores. También ocasiona gastos considerables para las familias, las empresas y los gobiernos.

El tratamiento de las enfermedades relacionadas con el consumo, entre ellas el cáncer y las cardiopatías, es caro. Además, dado que las enfermedades y las defunciones relacionadas con el tabaco suelen afectar a las personas al inicio de su vida laboral, la productividad y los ingresos se reducen.

Según la OMS, los precios elevados son particularmente eficaces para disuadir a los jóvenes (que suelen tener ingresos más limitados que los adultos) de comenzar a fumar. Así, calcula que si todos los países aumentaran los impuestos al tabaco en un 50% por paquete, los gobiernos podrían incrementar sus ingresos globales en 101.000 millones de dólares.

El plan abarca un conjunto de medidas que, aplicadas colectivamente por los Estados Miembros, los organismos de la ONU y la OMS, ayudarán a alcanzar el objetivo global de reducir un 25% la tasa de mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2025, y un 30% la prevalencia del consumo de tabaco.