La pelota condenada

Lluvia más lluvia. Una madrugada sin contemplaciones. Por eso, la lógica de la suspensión sobre las 10 y 30′. Ni la “A” ni la “B”. Por eso, la pelota condenada. En soledad y lejos de la pasión. Ahora, con la mira puesta en el miércoles que vendrá y la octava fecha en juego. El tramo final de la segunda rueda y con Universitario de punta. Habrá que aguardar mañana martes la divisional “B”, con la resolución pendiente. Es el segundo domingo consecutivo en que no puede jugar.