“La poesía es una trompada y una caricia, te salva y a la vez te mata”

El pasado viernes 22 llegó a nuestra ciudad el poeta bonaerense Mauricio Abbati, para presentar en Casa Quiroga su libro titulado “Terminal”, que el pasado año obtuviera el Primer Premio en el Concurso Internacional “Marosa di Giorgio”. A continuación algunos pasajes del diálogo mantenido con EL PUEBLO:
-¿Por qué el deseo de venir a presentar “Terminal” a Salto?
Más allá de la sensación de ser reconocido en su momento con el libro, hay algo previo, de lo que era el certamen “Marosa di Giorgio” y de lo que para mí era Marosa di Giorgio, poeta que yo había leído y que se me había hecho muy entrañable. Yo no soy de participar en concursos, pero cuando leo que hay un concurso organizado por la Asociación Marosa di Giorgio, me dio la sensación que eso era un lugar por lo menos para acercar mi trabajo. Entonces, encima de ser reconocido o señalado con un premio, me pareció que cerraba, o empezaba en realidad, un vínculo con Salto trayendo a presentar acá el libro que había sido reconocido.
-Fue la de esta noche una presentación diferente, donde hubo algo así como un juego donde le pidió a la gente que fuera diciendo palabras sueltas, y al mismo tiempo se apagaron las luces…¿cuál fue la intención?
La poesía, al menos para mí como poeta, tiene esas dos dimensiones: la posibilidad de decir y la de entender duramente que es un límite. La palabra nos permite avanzar sobre todo lo que nos pasa y a la vez me doy cuenta que todo lo que me pasa no puede ser abarcado con la palabra. Entonces trato de volver a la palabra como comienzo, como posibilidad y como límite. La palabra estaba suelta en la oscuridad tratando que nos resuene.
-Usted presentó al concurso el libro inédito, ¿obtener el Primer Premio fue decisivo para publicarlo luego o ya estaba planeada la publicación?
Estaba planeado. Este es mi tercer libro, tengo dos más, nunca tuve apuro por publicar, publiqué mi primer libro hace cinco años, escribí hasta que me crucé con alguien, mi editora, que me interesó en la publicación. Lo que sí sabía es que iba a tener sí o sí un lugar en Salto, sobre todo cuando la gente de la Asociación (Marosa di Giorgio) me recibió tan bien, dándome esto, para mí es bellísimo estar en este lugar, quizás el lugar más deseado para estar.
-Si tuviera que hablarnos del estilo de “Terminal, ¿qué diría?
Es un estilo muy libre, yo escribo abruptamente, a veces la poesía es una trompada y una caricia, te salva y a la vez te mata, por eso tenemos tanta historia de poetas que se han permitido dejar de vivir…
-En su poesía aparece mucho la ciudad, ¿cómo influye en la obra el medio en el que vive?
Totalmente, no me imagino la escritura de mi poesía fuera de la ciudad, por más que pueda hablar del ave o del árbol, siempre la referencia es la ciudad. Yo creo que la ciudad Buenos Aires agobia muchísimo y ese agobio se transforma, por una necesidad de supervivencia, en una palabra poética. Por otro lado yo amo Buenos Aires, me gusta extrañar Buenos Aires, estar acá en Salto y extrañarlo. Por otro lado las grandes ciudades son cada vez más complejas para ser vividas y en general hay un padecimiento muy fuerte. Ahora… qué es lo que nos hace permitir ese padecimiento… no lo podría decir.
-¿Es sólo poeta o ha incursionado en otros géneros?
No. Sólo poeta; lo he hecho sí pero me parece que la dimensión de lo que a mí me pasa o lo que a mí me interesa se vuelca en la poesía, y no busco otro lugar.
-Hay quienes dicen que una de las cosas que afectan al arte hoy en día es la falta de críticos y en general de sentido crítico en la gente, ¿qué opinión le merece desde el punto de vista de escritor?
Hay algo de eso sí, hay una tendencia, lamentablemente mundial, a que las cosas sean lo más livianas posibles. Por otro lado el mundo nos está mostrando que la cosa es tremendamente dura, sin embargo parece que los humanos queremos ponernos un bálsamo para al menos no ver algunas cosas. En ese sentido puede ser que perdamos espíritu crítico. Yo igualmente, y lo veo como docente, creo mucho en que los jóvenes se manejan en dos polos: por un lado no se comprometen y de golpe se comprometen mucho con algo y lo hacen con una mirada muy crítica. El hombre siempre ha sido tanto o menos de esto y de aquello. Sí hay un componente que son los medios y cierta cuestión masiva, cierto concepto de lo global, ciertas intenciones del poder, pero por abajo está el deseo del hombre que sostiene la necesidad de crear y de ser crítico con la sociedad y con él mismo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...