La realidad latinoamericana siembra diversas ideas musicales en Rozalén

Sarah Yáñez-Richards. Montevideo, 13 jul (EFE).- La sensación mística que experimentó la cantautora española Rozalén al subir un templo mexicano o la valentía que le trasmitieron las «niñas colibrí» -llamadas así porque, pese a tener alas pequeñas, logran volar alto- de Guatemala sembraron varias ideas musicales en la cabeza de la artista.
De sus diversos viajes a Latinoamérica, ya sea acompañando a una ONG o en su gira «Cuando el río suena…», ha germinado en la cabeza de la bautizada como María de los Ángeles Rozalén Ortuño, pero conocida en el mundo de la música como Rozalén, varios temas, aunque aún no sabe si estos formarán parte de su próximo trabajo.
«De hecho, estoy pensando que casi todas (las canciones del próximo álbum) están vinculadas (de una manera u otra) con Latinoamérica», dijo entre risas la artista en una entrevista con Efe en Montevideo, última parada latinoamericana de su gira.
Para Rozalén esta mezcla de culturas es totalmente normal porque lo que uno va viviendo se le «queda dentro» y en estos dos años de gira la también licenciada en Psicología ha dado un «montón de saltos al charco» para ir a Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú y Uruguay.
Una de las melodías que le ronda por la cabeza y que describió como un poco más «mística» surgió de una excursión al templo mexicano de Tepoztlán, ya que esta subida representa la línea de la vida y le gustó esa «metáfora». EFE