La tolerancia de los jueces o la impotencia de no poder

Oleaje del reclamo

En Salto. En el lugar del Interior que fuese. En Montevideo o en ámbito que se cuadre en países más cercanos y más lejanos al nuestro, pero siempre si de latinos se trata.

Claramente en el viejo mundo europeo, la situación es otra. Los jugadores ACATAN la decisión del árbitro y no caen en el enfermizo reclamo. Claro, es otro mundo, una actitud, hasta otro respeto a la autoridad. Otro sentido común: practican para jugar. Saben bien que ese público, paga una entrada para verlos jugar. Por eso lares nuestros, la realidad es dramáticamente opuesta y el protestar se ha convertido en un oleaje sin más giros.
************
A nivel de la Divisional «C» en nuestro medio, el Colegio de Jueces designa a quienes son parte de la primera línea de fuego: los más aptos no faltan en la escena. Y en las primeras fecha de la rueda inicial, no les han faltado complicación ante el alarde de la protesta,
Pero la cuestión es general, al nivel del partido que fuese, en la divisional que sea. Se protesta frente a un corner sancionado, se protesta frente a un saque de banda, se protesta frente a una posición adelantada, se protesta ante una infracción en el sector de la cancha que se fuese….¡no existe lo que no se proteste! El vicio del reclamo se convierte en cuestión letal.
¿CUÁL ES EL PUNTO EN CUESTIÓN?
Frente a este imperio del reclamo, determinadas interrogantes acuden a manera de ritual: ¿es la excesiva tolerancia de los jueces o simplemente es la impotencia de NO poder controlar el acecho de los que se inclina reverentes a la misión del reclamo?
¿No es posible que los árbitros planten bandera, antes de iniciar un partido de fútbol en cuanto a NO tolerar la protesta para que los jugadores sepan a que atenerse? Pero además, ¿tiene relación directa LA PERSONALIDAD DEL ÁRBITRO para manejar este tipo de situación?
¿No hay manera de evitar que en los partidos más se hable de lo que se juegue?
Finalmente, cabe preguntarse: ¿pasa por la EDUCACIÓN a la hora de admitir que implicar un partido de fútbol, aceptar las reglas que lo regula y validar la AUTORIDAD del juez como aspecto tan primordial como básico?
En tanto, el oleaje se prolongará. El reclamo nuestro de cada día.
Repetido. Empalagoso. Torturante. Después de 90 minutos, quedarán deudas pendientes de los reclamantes. Pero ninguno las pagará.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-