La tumba olvidada de Carlos Gardel

El 24 de este mes se cumplió un nuevo aniversario del trágico fallecimiento de Carlos Gardel. La fecha es siempre propicia para que mucho se hable sobre su persona, sus dotes de artista y su nacionalidad. Pero hoy queremos compartir una reflexión del periodista argentino Oscar Dinova sobre lo que él llama “el olvido de la tumba de Gardel”. A continuación un breve fragmento de la nota:
“Los cementerios son sitios de memoria y el zorzal criollo, ícono argentino si los hay, motivo de orgullo ante el mundo. Sin embargo, no hay flecha ni cartel que oriente al visitante, local o extranjero, que le quiera rendir homenaje en el sitio donde descansa. En el cruce de las calles 8 y 33, el artista argentino más grande de todos los tiempos espera, sonriente, a sus fieles
admiradores. Es generalmente una cita de respeto y de pasión, y con seguridad, mutua. Pues esos eran los sentimientos que este músico sin par tenía para con su público, de cualquier posición social, origen étnico o nacionalidad. Pero debemos buscarlo, preguntar a otros, solicitar ayuda. Es que esa porción silente de la ciudad que es Chacarita puede ser un pequeño laberinto a resolver, un galimatías intricado, de no ser por la siempre buena predisposición de los que nos antecedieron o de un empleado que, alternando sus tareas, nos sirva de guía ocasional. Así es. Bajo un sol agobiante, una persistente llovizna o enfrentando un viento frío y cortante que se desliza impiadoso por las bocacalles solitarias, el visitante debe sobreponerse si quiere llegar al punto de encuentro con su ídolo y aún más, si pretende dedicarle un buen rato a ofrecerle las flores o cigarrillos, esas ofrendas paganas que le ha llevado desde su casa o su hotel.

El 24 de este mes se cumplió un nuevo aniversario del trágico fallecimiento de Carlos Gardel. La fecha es siempre propicia para que mucho se hable sobre su persona, sus dotes de artista y su nacionalidad. Pero hoy queremos compartir una reflexión del periodista argentino Oscar Dinova sobre lo que él llama “el olvido de la tumba de Gardel”. A continuación un breve fragmento de la nota:

“Los cementerios son sitios de memoria y el zorzal criollo, ícono argentino si los hay, motivo de orgullo ante el mundo. Sin embargo, no hay flecha ni cartel que oriente al visitante, local o extranjero, que le quiera rendir homenaje en el sitio donde descansa. En el cruce de las calles 8 y 33, el artista argentino más grande de todos los tiempos espera, sonriente, a sus fieles

admiradores. Es generalmente una cita de respeto y de pasión, y con seguridad, mutua. Pues esos eran los sentimientos que este músico sin par tenía para con su público, de cualquier posición social, origen étnico o nacionalidad. Pero debemos buscarlo, preguntar a otros, solicitar ayuda. Es que esa porción silente de la ciudad que es Chacarita puede ser un pequeño laberinto a resolver, un galimatías intricado, de no ser por la siempre buena predisposición de los que nos antecedieron o de un empleado que, alternando sus tareas, nos sirva de guía ocasional. Así es. Bajo un sol agobiante, una persistente llovizna o enfrentando un viento frío y cortante que se desliza impiadoso por las bocacalles solitarias, el visitante debe sobreponerse si quiere llegar al punto de encuentro con su ídolo y aún más, si pretende dedicarle un buen rato a ofrecerle las flores o cigarrillos, esas ofrendas paganas que le ha llevado desde su casa o su hotel.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...