La «U» – Ferro Carril: ¡A cal y canto!

Universitario – Ferro Carril
¡Hay que pedirles
fútbol y fútbol!

Universitario – Ferro Carril

¡Hay que pedirles  fútbol y fútbol!

Porque los dos están en condiciones de exponer. Porque sustentan atributos. Porque no se guardan argumentos. Y porque por algo los dos, están donde están. La punta en propiedad de Universitario y la condición de invicto. 25 unidades acumuladas sobre 27. Un campañón. Ganando algunos partidos, apretado. Pero ganando. Ferro Carril bien que reconoce lo que está en juego. Es la ocasión para quedarse ahí nomás… En las últimas fechas, el mejoramiento sustantivo de la franja, sobre todo a la hora del gol. Tres imposiciones al hilo. Hay que pedirles fútbol, porque además la cancha roja es aliada de esa posibilidad. Hay que pedirles fútbol, porque los ingredientes son puntuales, incluso el enfrentamiento táctico-estratégico desde Ramón Walter Rivas y Gustavo Adolfo Ferraz.

Sin favoritismos. No los hay. ¡Hay que jugarlo y lo van a jugar! ¿Partido y pico?… ojalá.

Almagro-Ceibal

La condición de un  ganador potencial

Ese ganador potencial es Ceibal. Tiene las cartas esenciales para transformarse en favorito. Lo es, a partir de un relieve superior en materia individual y porque además, sabe de la necesidad de sumar, en una tabla que registra la fuga sin más vueltas de Universitario, Salto Uruguay y Ferro Carril. Con Almagro, todo a contramano. La adversidad manifiesta sobre todo en el plano defensivo. Goles en el arco de Sebastián Gómez y de última, los 8 goles de Salto Uruguay. Para Almagro, doble objetivo: evolución en el plano anímico y en lo futbolístico. ¿En qué medida eso es posible?

Si esa evolución no se plasma, entonces las avenidas a la cuenta de Ceibal, se abren de par en par. ¿Es de los partidos con resultados cantados o cabe algún suspenso?

Saladero-Gladiador
Consigna en este horizonte
Fue tarde de estreno para Ivo Efraín Silvestre en Saladero. Fue imposición albinegra por el gol de Diego Godoy. Una manera de ir zafando de cuestiones más o menos complejas. Con Gladiador, el empate 0 a 0 en condición de local, pero sin exposición a favor del elogio mismo. Le costó resolver, por más que dispuso de dos o tres chances: Marcelo Malaquina le fue limitando ilusiones y se fue masticando bronca.
Lo cierto es que para los dos rige el mismo fin. Es la consigna en el horizonte: ganar o ganar. En Saladero, Efraín movió las piezas y Marcelo Mezza fue zaguero. Si Maicol Trindade disfruta de mayor abastecimiento a partir de Diego Godoy, Saladero en su cancha, se hace posibilidad de victoria. Si ello ocurre, se fortalece el mando de Silvestre y el equipo se atreve a soñar. En tanto Gladiador es la duda abierta: si o no. Si o no…
Deportivo Artigas-Nacional
El eje de discusión
Cuando juega Deportivo Artigas, aflora una situación de hecho: su melancolía de ataque. Su apego a un fútbol que no incluye variantes, por eso tan pocos. De mitad de cancha para arriba, la creación anda a los tumbos. En aspectos como esos, Nacional saca ventaja y se nutre de otro tipo de convicción. También es cierto que no siempre Nacional surge lúcido en los metros finales, más allá de Ricardo Laforcada, Ángel «Tito» Pereira o el propio Darío Rondán. El eje abierto de la discusión es cosa concreta. ¿Quién a quién en medio de interrogantes en materia de funcionamiento ofensivo? Desde la teoría, más Nacional. Acaso, lo suficiente para vencer. La complicación para Richard Suárez está planteada: ¿sobre qué base transformar en creíble a Deportivo Artigas a la hora de atacar? Ese es el punto. O el suspenso mayor.
Chaná-Progreso
Penumbra: un mal en común
Chaná, con algunos puntos más que Progreso, pero llegando a la instancia, después de tanta descompaginación real. No por nada, son seis partidos sin producir victorias. Se ancló en el camino. La ausencia de reacción y la inevitable merma de puntos en la tabla. Para los dos, es esa penumbra en común. Progreso ahora con nuevo Director Técnico. Solo cinco puntos en la suma.
Un reflejo inapelable de lo que no ha sido. La soledad de Domingo Ramírez, cuestión vital a tener en cuenta. Chaná puede afincarse en una cuota mayor de chance, por la capacidad de goleo superior. Es de los partidos que directamente impacta en la zona roja de tabla. Después de todo, Chaná no está al margen de esa realidad.
Los números lo certifican. Esos números, también duelen.