Las leyes y las drogas

Vender estupefacientes es un delito acá y en todos lados. En nuestro país existen normas claras al respecto como la Ley Nº 14.294 que establece la penalización de la comercialización de estupefacientes o la Nº 17.016 que lo que hace

Hugo Lemos

Hugo Lemos

es modificar algunas modalidades delictivas que se han ido sumando con el correr del tiempo, con el fin de aggiornarse a esta realidad.
Como todas las cosas las leyes solamente marcan las reglas de juego en las que vive una sociedad e imponen los límites a la conducta humana. La intención de una ley es establecer la claridad de las reglas y en ese marco, el tráfico de drogas que hoy es visto como un problema social, es también un delito.
No hay excusa de que una mujer que se haya quedado sola en casa con sus hijos, para darles de comer se pone a vender drogas, tal como los relatos que escuchamos en la cárcel cuando los abogados hacen la defensa de su cliente con el fin de obtener su libertad. Comprensible es su drama social, pero si la solución es cometer delitos para poder sobrellevar los problemas económicos, el sistema se desvía y los problemas se agravan.
LA PENA
En Uruguay, más allá de la discusión de si es posible drogarse en la vía pública, llevar consigo estupefacientes y/o tenerlos en casa, las leyes son claras y la mayoría de las personas terminan siendo procesadas por esta normativa.
Ley Nº14.294 artículo 30: El que, sin autorización legal, produjere de cualquier manera las materias primas o las sustancias, según los casos, capaces de producir dependencia psíquica o física, contenidas en las listas a que refiere el artículo 1º, precursores químicos u otros productos químicos, contenidos en las Tablas 1 y 2 de la presente ley, así como los que determine el Poder Ejecutivo según la facultad contenida en el artículo 15 de la presente ley, será castigado con pena de veinte meses de prisión a diez años de penitenciaría. (*) Redacción dada por la Ley 17.016
En tanto, el artículo 31, mencionado en la jerga por los propios reclusos que caen por el delito que aquí se menciona como “el 31”, sostiene que “el que, sin autorización legal, importare, exportare, introdujere en tránsito, distribuyere, transportare, tuviere en su poder no para su consumo, fuere depositario, almacenare, poseyere, ofreciere en venta o negociare de cualquier modo, alguna de las materias primas, sustancias, precursores químicos u otros productos químicos mencionados en el artículo anterior será castigado con la misma pena prevista en dicho artículo.
Aunque toda regla tiene una excepción, pero no es la que se aplica comúnmente “quedará exento de pena el que tuviere en su poder una cantidad razonable destinada exclusivamente a su consumo personal, con arreglo a la convicción moral que se forme el Juez a su respecto, debiendo fundamentar en su fallo las razones que la han formado”.
Esto es algo así, como lo que el juez entienda que es razonable para que la persona se drogue tranquila en su casa, algo que es tan discrecional como arbitrario







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...